cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
LO HERMOSAMENTE RADICAL
Varios |
02.09.15
  • 5
  • 2
  • 711
Sinopsis

Ahora quizá deba ir por un pan al horno de don Eustaquio, aunque en verdad a él nunca le interesa venderme una pieza de su pan, piensa que soy tan pobre que no me alcanza más que para comprarle una sola pieza de pan. En realidad no me gusta el pan, lo que me gusta es ir al parque, subirme en medio del puentecito y echar migas de pan a los patos que nadan en la laguna del parque, tan simple como eso.

DE LA SERIE: LOS RELATOS DE GUALDO

 

Mi piel se ha puesto más blanca de lo normal últimamente, aun así tras unos lunares rojos dejo salir mi sonrisa, pero no se me quita la cara de serio que tengo. Ahora me pongo la camisa, la dejo suelta sin metérmela dentro del pantalón y para disimular mi cabello despeinado y mi cara mal lavada desde no sé cuándo,  tomó la gorra y me la encajo en la cabeza, y dejo que de mi boca salga en voz baja la frase: “Bueno, ahora si ya estoy listo”.

 

Un rápido descenso por las escaleras cambia la temperatura de mi cuerpo y eso cambia mi humor (a un humor de perros). Cierro la puerta tras de mí y me siento como un pugilista listo para entrenar los puños dando golpes al viento, y me alejo de ahí dando un suave trotecito para calentar mi cuerpo otra vez, a ver si eso vuelve a cambiar mi humor de esta mañana.

 

Mi vos tosca raspa mi garganta y al salir pastosa de mi boca pregunto a una extraña si quiere ir al circo a ver las bestias, con cara de indignada se aleja rápidamente de mí lado, y el extrañado soy yo porque lo único que quería era regalarle para la entrada al circo que llego el fin de semana pasado a la ciudad, y en la cual hay un espectáculo que lo denominan “de las bestias” y que a mí por lo menos, me pareció lo más interesante que he visto en cuanto a espectáculos circenses se refiere.

 

Pero esa chica se aleja como desesperada y al dar vuelta la esquina da un grito de espanto, como sea, lo mejor será olvidarla pronto o volverá mi mal humor. Ahora quizá deba ir por un pan al horno de don Eustaquio, aunque en verdad a él nunca le interesa venderme una pieza de su pan, piensa que soy tan pobre que no me alcanza más que para comprarle una sola pieza de pan. En realidad no me gusta el pan, lo que me gusta es ir al parque, subirme en medio del puentecito y echar migas de pan a los patos que nadan en la laguna del parque, tan simple como eso.

 

Mientras voy por la calle una extraña me tuerce los ojos, yo me detengo y la miro de frente, la miro y me dan ganas de torcerle los pezones. Luego paso de frente sin decir nada agachando la cabeza, paso de prisa, paso casi escapando de su mirada, paso casi soltando sus pezones, paso y cruzo la avenida como si nada hubiera pasado entre esa extraña y yo. Y el incidente pronto queda olvidado.

 

Cruzando la avenida aprovecho para entrar al mercado, en realidad nunca compro, lo que en verdad me interesa es ir a ver a la frutera vender sus frutas, me suena lacónicamente encantadora su vos rogona que suelta ante los compradores, paso y repaso por su puesto de frutas, veo sus ricas naranjas, ella me mira no sé qué pero cada vez que lo hace me sonríe, nunca me ofrece nada, será porque sabe que no voy a comprarle, pero siempre termina regalándome una de sus naranjas, será que me la regala a cambio de que siga pasando y repasando por su puesto. Entonces me alejo del mercado y me voy por la calle chupando el jugo de la naranja.

 

Es terrible pero a pesar que tomo vitamina c directo de la naranja, siento mi garganta inflamada, anoche sude mucho, anoche corrió sudor por mi espalda, anoche, escapar no me dio tiempo para cuidarme ni de la temperatura que me dio. Pero así comienzan todas las enfermedades.

 

Siempre que paso por el acuario, siento que los peces pasan muy delicadamente cerca de mí, tan cerca que casi puedo sentirlos en mi piel, y siento que sus escamas se confunden con mi piel seca, y que son sus escamas las que caen de mi cuerpo como un polvillo blanco cada vez que me cambio la camisa; el agua del acuario no me gusta, el agua del acuario esta pestilente y verdosa, los peces sufren, me solidarizo con los peces, mi piel de pescado se solidariza con la piel de los peces. Soy un pescado en un acuario sucio y fétido, lleno de tiburones y pulpos con largos tentáculos, me pregunto si los peces del acuario se solidarizan conmigo y por eso me miran con esa mirada tan compasiva desde sus pequeños ojos redondos.

 

Una extraña con el pelo teñido de rojo mira a medio mundo cerrando y abriendo los ojos, mira sonriendo, mira solamente hombres, mira en medio de la calle parada como una estatua humana, mira como pidiendo algo a cambio, todos pasan de largo, ninguno se queda a sostenerle la mirada, parece que estuviera pidiendo intimidad con los ojos, parece una huérfana, parece una indigente, pero no para de sonreír como una boba, parece una loca, si no la conociera diría que es una libidinosa en busca de algún patán aprovechado, pero su patán y aprovechado soy yo, así que me la tengo que llevar a casa casi a empellones para que quite esa sonrisa de su rostro.

 

La pelirroja escapo muy joven de la casa de su padrastro y fue a dar a las escaleras muy cerca de mi puerta, desde que la invite a pasar el placer fue su vocación, pero aun y así sigue siendo una desconocida para mí porque se presentó con un nombre ficticio y hasta el día de hoy no ha querido decirme ni su nombre verdadero, ni mucho menos su apellido, ni porque lleva el apellido de su padrastro con una “de” por delante.

 

Al final eso no me pareció extraño porque mi vida ha estado llena de extrañas, todas las faldas cortitas que he conocido siempre han llevado nombres extraños y solo nombres, como si el resto de su personalidad fuera un anónimo perdido u olvidado en alguna de las esquinas que trabajaban.

 

Entre otras cosas, al volver a casa, me quitare la camisa, tirare la gorra porque me quedo ajustada, cerrare todas las cortinas, me recostare en la cama y en silencio, con la pelirroja a mi lado, fingiré que es una noche muy oscura y me pondré a dormir.

 

Mirándola a ella, soñare que los cabellos rojos son pasto y me pondré a masticarlos hasta quedar profundamente perdido entre luces redondas multicolores y no despertare hasta que la pelirroja se haya quedado calva.

 

Si quieres leer más relatos como éste te invito a pasar por el blog: http://literaturaapocrifa.blogspot.com/

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 125
  • 4.68
  • 169

Les invito a seguir mis acrósticos (poemas hechos con nombres) también en vídeo. https://www.youtube.com/channel/UCiab3Cq6TUQUlqeNltn6Bvg

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta