cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Lo siento, me perdono, gracias, me amo
Reflexiones |
07.10.15
  • 4
  • 0
  • 553
Sinopsis

Lo siento, me perdono, gracias, me amo

Observando el paisaje urbano sentada en la terraza, junto a una taza de cacao y embriagada de la cálida noche, bailo con mis pensamientos, los descuartizo lentamente, desmantelo cada partícula de ellos, me siento consciente de mí en éste momento. Quizás es un pequeño juego o manía que ayuda a relajarme. A veces me pregunto ¿Por qué a tanta gente le cuesta hablar consigo misma?, ya sea en silencio, alzando la voz o escribiendo, siendo un pragmático loco en lugar de dejar de interesarse por la persona más importante de su vida; nosotros.

Cuesta tanto darnos tiempo a nosotros mismos, aprender a tomar decisiones correctas aunque nos den miedo por lo que perdemos, a veces incluso aguantamos situaciones que nos incomoda convirtiéndonos en infelices consentidos, por querer llenar un vacío desagradable que nos asusta afrontar sin ver más allá de nuestro propio bienestar, sin querer arriesgarnos a ser felices, sin sentirnos infravalorados. ¿Cuántas veces habremos callado y aguantado tiempo sabiendo que en el momento que un par de frases revolucionarias emergieran de nuestros labios sería el cierre de una etapa, o lo que es peor, un adiós a alguien querido?

Los miedos se convierten en nuestro cáncer mental, son nuestros duros enemigos difíciles de acabar con ellos y vampiros de energía positiva. Nos matan lentamente por dentro estando muy vivos. Nos roban la ilusión y las ganas de querer emprender nuevas aventuras.

Y es tan necesario aprender a decir no como a diferenciar las personas y coyunturas tóxicas, que no quiere decir que sean malas personas, si no que a nosotros nos aportan más peso que ligereza en nuestros pasos hacia delante, quizás por falta de complicidad mutua, estados de ánimo diferentes o simples caprichos de la vida. Desde pequeños deberían enseñarnos a masturbar nuestra mente de forma positiva y no a llenarnos de altas expectativas idealizadas que acaban por frustrarnos al no alcanzar el nivel deseado.

El conformismo humanístico no está hecho para mí, yo quiero amor verdadero, quiero risas, quiero buenos momentos, quiero respeto, crecimiento personal, quiero esencia, quiero personas valientes, quiero lágrimas emotivas, quiero chispa, quiero cariño, y lo más importante, quiero dar lo mismo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 26
  • 4.68
  • 172

Soy un perfume de esencias de personas, experiencias y espontaneidad.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta