cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Londres - Madrid
Varios |
13.09.15
  • 5
  • 2
  • 342
Sinopsis

Dos horas muertas en un avión.

Teresa tiene diecisiete años, está en un avión que salió del aeropuerto de Heathrow, Londres, a las 17:15 y que aterrizará en Barajas, Madrid, a las 19:35. Tiene dos horas por delante y ya se sabe de memoria el folleto de seguridad que viene en la redecilla del asiento de delante, sus dedos recorren el plástico que lo recubre e intenta, sin éxito, buscar alguna burbuja de aire con la que entretenerse. Piensa que British Airways ha hecho un gran trabajo en plastificar sus folletos.  

Teresa tiene dos horas muertas, confía en que en el balance que hará al final de su vida (no se acordó de hacerlo) haya más horas vivas que muertas. La gente que tiene a su lado no parece interesante, la mujer de su derecha, de unos cuarenta años, ha intentado entablar conversación con ella más veces de las educadamente correctas. Ella no quiere hablar, no quiere decirle lo bien que lo ha pasado en su año fuera, ni de Arthur, Giorgio o Will, ni siquiera de la vez que casi se fractura la pierna jugando al baloncesto en la liga juvenil. Quiere llegar a casa y abrazar a su perro, publicar la mejor de las cinco fotos que se hizo justo después de perder la cobertura y probar la marihuana.

“Qué ganas tengo del buen tiempo de casa” dijo la mujer.

“¿No ves que no quiere hablar contigo?” contestó el hombre de la izquierda de Teresa, Teresa se extrañó pero no dijo nada, la mujer bajó la cabeza.

“Lo siento”

Ana tiene treinta y cuatro años, está triste. Estuvo en Londres dos meses y consiguió que una amiga, la única que le quedaba, le mandase dinero para permitirse el billete de vuelta. Ana había fracasado, no sabía muy bien por qué había decidido ir a Inglaterra en primer lugar, pero sabía que había fracasado, que sus problemas viajaban con ella, sin pagar ningún suplemento adicional, se imaginó una pantalla luminosa en el aeropuerto, junto a las que exponen los horarios de salidas y llegadas, que decía “Los problemas vuelan gratis, no necesitan facturación”, no le hizo demasiada gracia.

Ana sabía, intuía, que aun teniendo diecisiete años Teresa no se haría su amiga, sabía que Teresa era superior a la Ana adolescente y a la Ana adulta, pensaba que eran especies diferentes y que no estaban destinadas a interactuar, mucho menos a mantener una relación informal de dos horas. 

Ana se intentó suicidar dos meses después, no lo consiguió. Comenzó a ser feliz a los cuarenta y cinco años.

El hombre de la izquierda era crítico de danza contemporánea. Detestaba el pescado con patatas fritas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me gusta el pop triste y los fideos instantáneos. novoyaescribirnunca.wordpress.com

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta