cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Los días de Acapulco
Amor |
25.03.15
  • 5
  • 10
  • 643
Sinopsis

¿Un deseo inconfesable?

La ventana de tu habitación está entreabierta y la cálida brisa nocturna se cuela sin pudor, trayendo notas de los mariachis que todavía rondan por las calles. «… que las noches de Acapulco tienen magia, y te matan de placer o de nostalgia…». Ojalá pudiese hacer yo  lo mismo: revolotear sobre tu lecho, introducirme en tus sueños, sentir tu calidez. Sin embargo, tengo que conformarme con observarte mientras duermes y velar deseando que nunca llegue el amanecer, para contarte todo lo que no me atrevo cuando me miras, para repetir en mi cabeza una y otra vez cada uno de los instantes de estos días, esperando que se graben en ese rincón de la memoria donde siempre permanecen, por muchos años que pasen.

Hace tanto que somos amigos… y es tan poco lo que sabes de mí. Siempre estuvimos juntos. En el instituto, en la facultad, en los cursos de verano. Y aunque no hubo un momento concreto en el que fuera consciente del cambio, acabé por sentir su verdadera dimensión cuando comencé a buscar tu compañía por encima de todo, cuando las confidencias se convirtieron en la caricia de tus labios en mi oído, cuando tus guiños de complicidad se transformaron en miradas que fundían mi razón, cuando tus abrazos pasaron de ser la expresión de nuestra amistad, a ser la cálida y adictiva sensación que producía el contacto de tu cuerpo con el mío.

Alguna vez estuve a punto de contártelo todo, como después de aquellas Jornadas sobre energías alternativas en Bilbao, cuando la última noche, ebrios de locura y desenfreno, excedimos todos nuestros límites y yo tuve que reprimir con todas mis fuerzas el deseo de besarte. Pero no hacía falta mucha perspicacia para saber que no lo entenderías. Para saber que a partir de ese momento ya nada sería lo mismo y yo perdería lo poco que tenía.

Entonces surgió aquél proyecto ecológico en Punta Diamante. Era como si me hubiera tocado la lotería. Nuestros estudios sobre el generador eléctrico incluidos en el informe previo. Dos participantes por cada universidad. Vuelos y estancia para una semana. Dos habitaciones comunicadas en el Pierre Marques. En fin, un sueño hecho realidad, por mucho que, conociendo tu tendencia a la promiscuidad y tus maneras de seductor incorregible, tuviera que soportar la tortura de ver tu cama compartida al amanecer.

Ahora, mientras duermes junto a esa mujer, quiero contártelo todo. Quiero hablarte de los desayunos frente al mar, quizás el mejor momento del día. Los dos solos, desperezándonos con el sol, nuestros cuerpos desnudos bajo el albornoz, entre el aroma de las tostadas recién hechas y tu perfume embriagador. De las mañanas de intenso trabajo y las miradas plenas de orgullo. De las tardes de carnaval. De deseos ocultos, juegos ambiguos, máscaras de razón para las locuras del corazón. De las noches de Acapulco, del placer y la nostalgia…, cuando tú desaparecías con la chica de turno y yo volvía al hotel para esconderme en un sueño artificial.

Ahora, mientras la ciudad purga su resaca de lujuria, yo quiero confesarte mi verdad. No sabes lo que daría por ser esa chica desconocida que ve cómo el día rompe la magia de la noche e ilumina tu cuerpo lentamente, acariciándolo con la ternura y calidez de quien se sabe seguro de estar ahí cada mañana. Porque después de hoy, Acapulco será sólo un recuerdo y nosotros volveremos a nuestra vida, para compartir únicamente nuestro tiempo en el trabajo, en las juergas de fin de semana o en largas charlas frente a una cerveza. Sin embargo, este momento es solo mío. Y mientras duermes, te lo cuento. Para que algún día puedas mirarme a los ojos y comprender que te amo, pero que ante todo… soy tu mejor amigo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy bien: 1º) Toda la expresión en general; 2º) El ambiente de sensualidad sobre todo al principio con la brisa y la música; 3º) El saber ocultar la clave hasta prácticamente al final donde se despeja que el narrador es un hombre.
    Muy grande tu relato, y muy grande tu forma de contarlo. Transmites, como ya he visto en tus otros escritos, con sencillez y naturalidad. Los sentimientos se cuelan sin estridencias, dejándonos sentir como el protagonista de tu relato, el hombre que anhela lo que sabe que nunca podrá tener. Y el marco de Acapulco (magnífica la referencia musical del principio) funciona de maravilla, como escenario de ese momento de confidencia. Un gran trabajo Isidoro, enhorabuena.
    Un relato fluido con una narración sensible que no se excede gracias a la naturalidad y ternura que desprenden cada una de las palabras de este enamorado contenido. Una historia de amor narrada desde el punto de vista de un hombre enamorado de su amigo desde toda la vida, y que por miedo a perderle del todo, no se lo confiesa. No obstante, sabe llevar muy bien su secreto, y le vale con disfrutar de él aunque sea en los breves momentos en los que se encuentran. Un saludo, Isidoro.// PD: muchas gracias por tus comentarios y valoraciones. Te invito a leer mi relato ''SCARLETT'', puedes acceder a él en esta página o en mi blog, como quieras.
    Es, en fin, roza la fibra del corazón. Es fácil caer en la sensiblería, pero tú controlas el punto medio.
    Muchas gracias por vuestros comentarios, Nora, Ana, Isabel, umbrío, Lucio El amor tiene muchas formas y ésta es sólo una de ellas. Me llama la atención que valoréis el que no haya caído en excesos sensibleros. Reconozco que, a veces, me cuesta reconocer los límites y, por tanto, expresar los sentimientos con naturalidad y con intensidad a la vez. Me alegro que os haya gustado
    Un relato muy bien escrito, y como comentan los compañeros con la sensibilidad justa para no caer en la sensiblería, los sentimientos del protagonista están muy bien expresados. Igualmente la ambientación en ese mundo universitario le da un toque de originalidad y dibuja una pequeña trama paralela a los sentimientos que describe el protagonista. Buen relato. Un saludo.
    Me gusta el tono que utilizas para narrar esta historia de amor entre dos amigos. O de uno al otro sin enterarlo. Si resulta complicado explicar el amor entre amigos de diferente sexo, del mismo debe resultar incómodo. Un abrazo.
    Te felicito, Isidoro, por tu talento para expresar los sentimientos de tu protagonista con tanta sensibilidad pero sin caer en excesos sensibleros. Un saludo
    Hola Isidoro, ante todo muchas gracias por tu comentario por tomarte la molestia no solo de leerme, también de aportarme algo tan constructivo y alentador.Tu relato me ha encantado.No me considero amante de las historias de amor porque a veces siento que rozan la fantasía, pero esto es diferente.Es un intenso paseo por el sentir de alguien profundamente enamorado sin perder de vista la realidad mostrando tanto la pasión, el deseo,la admiración por la persona amada como la frustación y desazón que produce no sentirnos correspondidos.Es una historia de amor realista, un viaje breve pero intenso y lleno de matices que acaba con el sentido común de un protagonista que deja claro que sabe lo que es amar con mayúsculas.Un verdadero placer.Gracias de nuevo.Saludos.
  • Una anciana y una niña, testigos de un mundo que muere y renace de sus cenizas

    Aquí os traigo un nuevo relato que, después de Tiburones, continúa las aventuras del oscuro Cruz Silveira. Género negro de lo más clásico

    ¿Casualidad o destino? Un drama oscuro entre las paredes de un monasterio

    Nunca algo tan sencillo fue tan cautivador

    Un espectáculo que a nadie dejará indiferente

    ¿Un deseo inconfesable?

    Sólo veía el precio que había que pagar por cada nuevo día en las villas miseria

    La historia de alguien especial. Como tú

    De princesas, caballeros y dragones

    ¿Dónde está la luna?

Los relatos de Julio Verne, de Salgari, de Mark Twain, me mostraron el cielo. El arte, la historia, el cine, el cómic, me enseñaron a pilotar. La pluma, me permitió volar.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta