cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
Los Guardianes - Capítulo 1: El chico misterioso
Fantasía |
19.05.16
  • 5
  • 0
  • 757
Sinopsis

Hola a todos, hoy vengo con una nueva historia. Sé lo que estaréis pensando, ¿y Tierras de magia? Bueno, me he quedado en blanco con esa historia, así que puede que no la vuelva a subir durante un tiempo. ¡Espero que os guste esta! PD: Algunos personajes son los mismos como Cullen, Roberto y Víctor XD

Un joven se despierta en un lugar desconocido sin recordar nada de lo ocurrido. Ante la confusión, conoce a una joven chica que pertenece a una organización llamada Los Guardianes que se dedica a ayudar a la gente en apuros. Son tiempos difíciles para el mundo, y el Templo del Hielo, un importante templo del Clero, fue destruïdo. Ahora mismo, Los Guardianes están investigando la destrucción del Templo del Hielo para evitar que algo así pase a los demás templos: el del agua, el del fuego, el del viento, el del rayo, el de la tierra, el de la luz y el de la oscuridad.

“¿Dónde estoy? ¿Qué lugar es este? La cabeza me da muchas vueltas. No recuerdo nada. Me duele el cuerpo, me cuesta mucho moverme. No paro de escuchar una voz. ¿Quién será? Y, ¿qué quiere de mí?”

  • ¡Eh! ¿Te encuentras bien? ¡Contesta! – decía la voz de un chica. – Vamos, ayudadme a levantarlo.
  • ¡Sí, capitana!

La chica levantó al chico desconocido con la ayuda de sus compañeros, y tras darle algunos golpes en la cara (por no decir bofetones) recuperó  la conciencia. El chico abrió sus ojos y vio a una chica con el pelo largo y castaño con los ojos verdes y vestida con un traje de color marrón oscuro. Junto a ella había muchos hombres que como ella no paraban de mirar al chaval.

  • Oye, ¿estás bien? – preguntó la chica.
  • ¿Dónde estoy? – preguntó el chico.
  • En el templo del hielo, bueno; lo que una vez fue el templo del hielo. – contestó.
  • ¿El templo de hielo? ¿Cómo he llegado hasta aquí? – dijo el chico mientras ponía su mano en su cabeza. – No… no recuerdo nada.
  • ¿No sabes cómo has llegado aquí ni qué ha pasado?
  • No recuerdo ni mi nombre.
  • Mmmm, tienes amnesia. Seguid investigando la zona, yo le llevaré a la sede.
  • ¡Sí, capitana! – contestaron los soldados que la acompañaban.
  • ¡Un momento! Tendré algo que decir, ¿no? – dijo el chico.
  • Tranquilo, cuando  lleguemos podrás hacer lo que quieras. Pero, no te acuerdas de nada y estás en un templo en ruinas en unas montañas nevadas infectadas de bestias. ¿Seguro que quieres quedarte aquí solo?
  • Supongo que no.
  • Por cierto, me llamo Sonia Collinwood. Encantada.
  • Igualmente. Ya te he dicho que no recuerdo mi nombre, así que puedes llamarme como quieras.

La joven castaña comenzó a mirar al pobre chico. Era un joven con el pelo corto y castaño y con los ojos marrones. Iba vestido con un traje azul eléctrico y con unos pantalones del mismo color junto con unas botas negras. El chico llevaba unos mitones puestos en sus manos, cosa que le hizo pensar a ella que quizás él utilizaba los puños para combatir.

  • ¿Qué tal Mitones?
  • No me parece mal. Bueno Sonia, yo te sigo.

Entonces, los dos jóvenes se embarcaron hacia la sede de donde venía Sonia. Del Templo del Hielo a su destino no había mucho camino, no obstante sería un camino difícil. El templo del hielo se situaba en las Montañas de la Escarcha, que como cuyo nombre indica; estaba todo helado. Era un paisaje lleno de nieve.

Tras una hora caminando, los dos jóvenes avistaron un puente de piedra en mitad de ese camino nevado.

  • Mira, tras ese puente está nuestro destino. – dijo Sonia. – Ya nos queda poco.
  • Oye Sonia. ¿A dónde vamos en realidad? – preguntó Mitones.
  • Nos dirigimos a nuestra base, la sede de Los Guardianes.
  • ¿Y qué son Los Guardianes?
  • Verás, el mundo está en caos últimamente. Hay guerras entre naciones, los animales están descontrolados y las tensiones entre magos y  humas han aumentado.
  • ¿Los qué?
  • Parece que la amnesia ha hecho mella en ti. Los magos son humanos que tienen poderes sobrenaturales por así decirlo y los humas cualquier ser humano no mago.
  • ¿Y tú que eres?
  • Una huma, pero al contrario que la mayoría de ellos, los magos me caen bien.
  • ¿Y que hacéis Los Guardianes?
  • Intentamos eliminar todo ese caos y que de esta manera haya paz. Pero eso va a ser difícil ya que el templo del hielo acaba de ser destruido.
  • ¿Tan importante es ese templo del hielo?
  • ¿De verdad no sabes nada? ¿Sabes la historia del Clero?
  • Es la religión que gobierna en el mundo.
  • Vaya, te acuerdas de algo, menos mal. Así será más fácil la explicación. A los inicios del Clero, cinco devotos divulgaron la palabra de la Creadora por todo el mundo. Durante sus viajes, construyeron  8 diferentes templos. Níveo, el Tigre Albino construyó aquí en Watera el templo de agua y el templo del hielo. Catleya, la Fénix Carmesí; construyó en Fira el templo del fuego y el templo de la tierra. Shynru, el Dragón Turquesa; construyó en Thundera el templo del rayo y el templo del viento. Lena, la Doncella Radiante; construyó el templo de la luz en Bashinra, la capital del Clero. Y finalmente, Balberino conocido como el Lobo Aullante construyó el templo de la oscuridad.
  • ¿Y dónde está situado el templo de la oscuridad?
  • No sé sabe. Según las leyendas, Balberino lo construyó en una isla perdida en los Archipiélagos Orientales. Mas nadie ha logrado nunca llegar a ahí. La cuestión es que esos templos son un símbolo muy importante para el Clero, y  la pérdida de uno de ellos sería un duro golpe para la fe y la esperanza de la gente.
  • Entiendo.

Sonia y Mitones siguieron su camino y cruzaron el puente. Tras hacerlo, Mitones escuchó unos ruidos muy singulares. Al principio no le dio importancia, pero cada vez los iba escuchando más fuertes y con más frecuencia. Fuera lo que fuera, se estaba acercando.

  • Sonia, creo que…
  • Lo sé. Llevamos ya un rato con esos huargos detrás nuestro.
  • ¿Huargos?¿Cómo lo sabes?
  • No te hacen capitana  de los exploradores de Los Guardianes así porque sí. Lo que me sorprende es que tu los hayas notado.
  • Por alguna razón he notado su presencia. ¿Qué hacemos?
  • Lo primero es mantener la calma, si saliéramos corriendo nos alcanzarían y acabaríamos descuartizados. Lo mejor es hacerles creer que somos una presa fácil y cuando se abalancen sobre nosotros atacar. ¿Sabes luchar?
  • Recuerdo unos pocos movimientos de artes marciales.
  • Servirá.

Ambos jóvenes siguieron el camino hasta que finalmente los huargos saltaron sobre ellos tal y como Sonia se imaginaba.

  • ¡Ahora! – gritó Sonia.

Ambos se giraron y Sonia sacó dos pistolas de sus bolsillos y disparó a tres de los huargos matándolos, mientras que Mitones iba a atacar con sus puños. Pero misteriosamente, de sus manos salieron bolas de fuego que quemaron a los huargos que quedaban. Con los huargos eliminados, Mitones se estuvo mirando las manos preguntándose que había pasado.

  • Así que eres un mago. Vaya Mitones, estás llenos de sorpresas.
  • Soy mago. Acabo de recordar que soy un mago.
  • Pues ha sido muy oportuno. ¿Has recordado algo más?
  • Solo que vengo de la aldea apartada de los magos y unos cuantos hechizos básicos.
  • Bueno, es un comienzo.
  • ¡Capitana Collingwood! – dijo la voz un hombre.

Entonces ambos se giraron y vieron a un hombre mayor rubio con el pelo parecido al de Mitones (en el peinado, Mitones no es rubio), los ojos marrones también como los de Mitones y vestido con una armadura plateada y llevaba una espada y un escudo rojo.

  • Comandante Rutherford. – contestó Sonia.
  • Veo que habéis tenido compañía. – dijo el comandante.
  • Bueno, les hemos dado una buena bienvenida. Pero ha sido más fácil gracias a él.
  • Entiendo. –dijo el comandante mientras observaba a los huargos calcinados. – Es un mago, ¿verdad?
  • Comandante, el pobre chico estaba inconsciente y además sufre amnesia. Él ni si quiera recordaba que era mago. No recuerda ni su nombre. Creo que ya tiene bastante para que encime usted le juzgue y lo discrimine por ser mago.
  • No le estoy discriminando, solo me mantengo alerta, y le sugiero que haga lo mismo capitana. Iban camino a la sede, ¿no? Yo iré al templo del hielo. Cuando llegue quiero un informe de su investigación capitana.
  • A la orden comandante.

El joven comandante se alejaba mientras Mitones no dejaba de observarle. Por alguna razón, Mitones sentía que había algo en el rubio soldado que le ponía nervioso. Sentía como que había alguna conexión.

  • ¿Mitones? – decía Sonia mientras le daba un golpe flojo en la espalda para que recuperara su ser. - ¿Pasa algo con el comandante?
  • ¿Quién es? No sé porque, pero tengo la sensación de conocerlo.
  • Cullen Stanton Rutherford, comandante de la Milicia de los Guardianes. Es un huma de unos 40 años aproximadamente. Es el máximo diligente de nuestros soldados. Se encarga de entrenarlos y es uno de los fundadores de nuestra empresa. Ya has notado que como mucha gente, no le tiene mucho cariño a los magos. Pero tranquilo, en el fondo es amable con ellos. Muy en el fondo. Lo cual es irónico, puesto que él nació en la aldea de los magos.
  • ¿Cómo?
  • Su familia era maga, pero él nació huma. Pero algunos sucesos hicieron que abandonara su hogar y cogiera manía a los magos y e incluso a su familia. Pero ya te lo contaré más tarde. Ahora deberíamos continuar.

Los dos chicos continuaron su camino. Ya casi habían llegado a la sede de Los Guardianes, solo les faltaba un poco más; un pequeño camino en el pie de Las Montañas Escarcha.  En las montañas hacía mucho frío pero eso no era algo que molestara ni a Mitones ni a Sonia. Como ella dijo, no te hacen capitana por nada. Sonia había nacido en el país de Bashinra, sede del Clero. Desde que era muy pequeña, siempre se le ha dado bien explorar y luchar con todo tipo de armas a distancia. Gracias a que su padre era un importante general en la Milicia del Clero, Sonia se alistó a ésta con tan solo 14 años. Hace dos años, cuando cumplió los 17; se unió a Los Guardianes por tal de eliminar el caos que asolaba el mundo. Allí, Sonia recibió el entrenamiento para ser una exploradora bajo la tutela de Troy, comandante de los exploradores. En tan solo dos años, Sonia fue ascendida a capitana gracias a sus habilidades y por sus logros.

Casi al final del camino, ambos vieron unas puertas cerradas que estaban siendo custodiadas por unos hombres. En el medio había uno que parecía ser quien los lideraba. Era un chico de la misma edad que Sonia y Mitones, con el pelo un poco largo y moreno. Iba vestido con una armadura de azul turquesa y portador de una lanza.

  • Hombre Sonia, ya era hora de que volvieras.- dijo el chico. - ¿Quién es la persona que te acompaña?
  • Hola Víctor. Nos lo encontramos inconsciente en el Templo del Hielo. El pobre sufre amnesia, no recuerda nada de lo ocurrido.  – explicó Sonia. – Tampoco recuerda su nombre, yo le llamo Mitones.
  • Entiendo. Bueno, es un placer Mitones.- dijo Víctor poniendo su  mano para que Mitones le saludara.
  • Igualmente.- contestó Mitones.
  • ¡Abrid las puertas! ¡Es la capitana Collinwood! – gritó Víctor a los demás soldados.
  • ¡Sí, señor!
  • Dime Sonia, ¿qué tal el viaje?
  • Normal. Unos monstruos por aquí, otros por allá. Nada que no pueda encargarme con un par de disparos. – dijo Sonia.
  • No esperaba menos de Sonia Collinwood, capitana de los exploradores de Los Guardianes e hija del gran general Collinwood.
  • ¿Eres famosa Sonia? – preguntó Mitones.
  • Bueno, mi padre es un importante general de la Milicia del Clero. – contestó Sonia. – Para famoso Víctor.
  • ¿Yo?
  • Vamos, eres uno de los hermanos Dragoblade. – respondió Sonia. – Eres un miembro de la casa real de Thundara.
  • ¿Me estás diciendo que Víctor es un príncipe? – preguntó Mitones sorprendido.
  • Era un príncipe. Dejé todo eso. Esa vida no estaba hecha para mí. Además yo no sabría como gobernar un país. Mi hermana está más capacitada para eso. Ahora solo soy el capitán de la Milicia de Los Guardianes.

Víctor Dragoblade, capitán de la Milicia de Los Guardianes. Nació en el país Thundara, un país al este y tierra de dragones. Víctor es el mediano de tres hermanos e hijo de los reyes de Thundara. No obstante, Víctor no quería formar parte de eso y se fue. Víctor pensaba que no pasaría nada, ya que igualmente su hermana mayor gobernaría y en el caso que hubiera algún problema su hermano menor se encargaría. Tras la aparición del caos que está asolando al mundo, Víctor se unió a Los Guardianes al mismo tiempo que Sonia y se estuvo entrenando con el comandante Cullen Rutherford. Como Sonia, Víctor fue ascendido a capitán solo en dos años.

  • Espero que te guste nuestra sede. – dijo Sonia mientras Mitones caía al suelo.
  • ¡Mitones! Se ha desmayado – dijo Víctor.
  • No contesta. ¡Rápido, cógelo! Saray sabrá qué hacer. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Hola! AHora mismo los cuatro jovenes están de camino a Costa Calma, pero este capítulo la historia avanzará muy poco ya que se trata de una especie de tutorial.

    Después de haberse desmayado, el joven con amnesía se despierta en una enfermería junto a una maga blanca que le ha estado curando. Se despierta en la sede de Los Guardianes con muchas preguntas de las cuales quiere saber la respuesta.

    Hola a todos, hoy vengo con una nueva historia. Sé lo que estaréis pensando, ¿y Tierras de magia? Bueno, me he quedado en blanco con esa historia, así que puede que no la vuelva a subir durante un tiempo. ¡Espero que os guste esta! PD: Algunos personajes son los mismos como Cullen, Roberto y Víctor XD

    Azulea, una chica que ha de cumplir su cometido al salir de la tribu donde siempre estuvo hasta su décimosexta primavera. Ahora iniciará el camino para traer conocimineto, gloria o riquezas a su hermandad. Recuerde lector, usted podrá guiarla por un camino u otro. Tome sabias decisiones.

    Azulea, una chica que cumple su decimosexta primavera emprenderá un viaje para traer conocimiento, gloria o riquezas a su tribu. El lector será su guía y decidirá, en ocasiones, que camino ha de tomar. Escoga con sabiduria.

    Roberto y su grupo consiguieron salir de Fyenza con Víktor, que se ha unido al viaje. Pero el camino a Barranco Rojo sigue siendo muy peligroso. Nuestros queridos héroes han de atravesar una cueva donde unos terribles arácnidos habitan en ella. Pero parece ser que es la única opción para llegar a su destino.

    Sinopsis corta: Esta es una historia donde el lector pordrá decidir que camino seguirá la heroïna. Azulea es una chica de dieciséis años de la Tribu Errante que emprenderá un viaje hacia la Capital tal y como dicta la tradición. Aunque sea una gran tribu conocida por todos los rincones del reino, Azulea deberá pasar a través de las adversidades sin la ayuda de su comunidad para así poder demostrar su valía y volver a ella con conocimiento, gloria o riquezas. ¿Qué obsequio mostrará a la tribu? Pero eso no es todo, aunque sea una aventura que en un inicio emprenderá sola, en sus viajes conocerá a Fayira una maga de estirpe élfica con una gran capacidad cognitiva, a Jack el guerrero destacado por su brutal fuerza y por la brillante ausencia de su inteligencia. Al final de cada episodio habrá una pregunta con multi-respuesta. Está en la mano del lector escoger algunas de las acciones que llevará a cabo Azulea, guiándola así por un camino u otro. Más largo o más corto, el efecto mariposa creado por el lector lo decidirá. ¿Será el lector capaz de escoger sabiamente las acciones correctas para que Azulea cumpla su misión sin morir en el intento? Atentamente: Vuestro humilde “game master”

    Tras perderse en la ciudad de Fyenza, Roberto insiste en buscar al ladrón que le robó y recuperar lo que le fue robado, pero su búsqueda le hará encontrarse con un mercenario misterioso del país de Concordia. Mientras tanto, Serena, Melia y Alistair están buscando una manera de encontrar a su amigo

    Había pensado de hacer una sinopsis de la historia

    Después de que Serena se uniera al grupo, Roberto y compañía llegan a Fyenza; una ciudad llena de pobreza y muerte donde no encontrarán nada más que problemas.

Soy un gamer novato que hace videoguías de juegos tipo Final Fantasy en youtube y que le gusta mucho las novelas fantásticas y de ciencia ficción. Soy de Barcelona y estudia física en la UB.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta