cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Los lobos pueden hablar
Terror |
22.03.15
  • 0
  • 0
  • 720
Sinopsis

(ya saben a que cuento me refiero) y ya había publicado una versión de este relato anteriormente, así que desvergonzadamente les presento esta "nueva versión" tal vez no gane nada, pero que mas da...

Andrea había estado durmiendo toda la tarde después que llegó de la escuela. Su mochila tirada despreocupadamente a un lado de su cama, ella yacía en su cama con aun con su uniforme puesto, su cabello despeinado sobre la almohada. Andrea dormía mucho últimamente. A veces ella deseaba poder quedarse en sus sueños para siempre.

  Casi siempre era el mismo sueño; Andrea se veía a sí misma caminando por un bello sendero adornado por margaritas (su flor favorita) en medio de un bosque en un lugar sin nombre, la Andrea de sus sueños tenía unos siete años (la Andrea de ahora tenía ya 12 años) vestía un lindo y pequeño vestido rojo que su abuela le había regalado; "Oo mírate, te ves casi como la niña del cuento" le decía su abuela. Bueno eso era cuando ella estaba viva.

  La abuela había muerto cuando Andrea tenía nueve años; ellas siempre habían sido inseparables y a Andrea no le importaba caminar casi una hora para llegar hasta su casa, a diferencia de su Abuela, la madre siempre había sido la bruja del cuento.

En fin, en su sueño, Andrea observaba a las mariposas y conejos conviviendo juntos entre las flores, ella llevaba su pequeña lonchera llena de pastelillos para que ella y su abuela comieran mientras tomaban el té. La casa de la abuela se veía al final del sendero, una casita pintada de colores brillantes con un techo rojizo que la diferenciaba de entre las demás casas arruinadas por la lluvia y el abandono.

 

  Andrea sabía que era un sueño por supuesto, por eso sabía cuándo era hora de despertar y volver al mundo gris, a sus doce años Andrea había visto la maldad en las personas, había visto al-

 ¡LOBO! le gritó Andrea a su yo más pequeña.

La pequeña giró y miró al lobo parado a lo lejos, parado en sus patas traseras como un perro haciendo un truco, su cabello negro y alborotado estaba lleno de espinas como si hubiera salido de un agujero (¿no es de ahí de dónde salen de todos los lobos?) su hocico alargado se abría y se cerraba mientras una larga lengua caía entre sus dientes largos y filosos. El lobo estaba babeando.

  "¡Corre tonta! ¡CORRE!" le gritó Andrea a la pequeña, pero sus pies se habían hundido en la tierra que ahora se veía lodosa, la pequeña se quedó ahí parada sintiendo un terror tan grande y tan oscuro. El lobo empezó a acercarse, lentamente sabiendo que la pequeña era suya, sus ojos brillaban con una rabia enfermiza y entre más se acercaba más se daba cuenta la pequeña que lo chorreaba de su boca no sólo era baba, era sangre. El lobo estaba frente a ella ahora.

  "Huuuy Andreita, mi pequeña niña" decía el lobo, su aliento rancio soplando en el rostro pálido de la pequeña.

  "No te va a doler, tranquila. Juguemos un rato" el animal jadeaba con un hambre y perversión inhumana.

Andrea intentó correr pero el lobo la atrapó hundiendo sus garras en la piel, sangre empezó a brotar lentamente.

 "Debiste correr" le decía Andrea, ella lloraba dormida en su almohada.

El lobo la jaló hacia él, olfateando su cabello. La pequeña miró una última vez a la casa de la abuela que ahora se veía gris y muerta como la realidad.

 "Oh abuela, el lobo, el lobo..."

El lobo rasgó su cuello y la pequeña no vio más que el pelo negro y maloliente.

 (¿Andrea?...) se escuchó a lo lejos.

La niña soltó la lonchera en el lodo y dejó que el lobo la engullera.

 

 

 

Andrea despertó sintiéndose mareada, su habitación se había vuelto un horno.

 "Andrea, ¿dónde estás?"

Pánico la hizo levantarse de la cama.

 "¡Andrea abre la puerta" el hombre somataba la puerta como si fuera una emergencia.

Andrea si miró al espejo, miró las ojeras bajo sus ojos y los moretones ocultos en su cuello, su labio aún algo hinchado (oh cuanta sangre cuanta sangre) desdobló su falda y abrió la puerta.

  "Cuántas veces te he dicho que no cierres la puerta con llave" decía el hombre con voz eufórica. Andrea sólo se quedó mirando sus zapatos negros.

  "Bueno, ya no importa. Sabes, tu mamá no vendrá hasta la tarde" dijo el lobo.

(Oh abuela, los lobos existen y hablan y caminan)

"Los lobos hablan" dijo Andrea en una voz tan baja que nadie más pudo oírla.

  "Ven Andrea, juguemos un rato"

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Hace un año jamás habría pensado en escribir un relato corto, mucho menos en leer un libro cada semana. Pero aquí estoy, tratando de seguirle el paso a todos ustedes. Tal vez tenga talento o tal vez no. No lo sé. Pero planeo atravesar éste oscuro túnel y averiguar si hay algo brillante para mí al final...

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta