cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Los lunes al Face
Humor |
25.08.14
  • 4
  • 4
  • 789
Sinopsis

Si no estás en la red...no existes.

p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 120%; }   

     Después de una semana con fiebre sin más actividad que la que requiere cubrir las necesidades más elementales, he vuelto a facebook. He vuelto ilusionada, con la determinación de responder inmediatamente a las notificaciones de todos mis contactos, no sea que crean que los he olvidado.

     De manera automática, mi vista enfocó la esquina superior izquierda de la pantalla, pero allí... no había NADA, azul sin grana. Lo que quiero decir es que ningún grupo, amigo, publicista, vojeaur, community, acosador digital o ente paranormal, se acordaba ya de que yo existía. El impacto fue brutal. Mi primera reacción fue la de publicar inmediatamente mi nuevo estado, que había vuelto y necesitaba saber de ellos, pero no encontré ninguna imagen que coincidiera con mis emociones y terminé por abandonar la idea. Sabía que tenía que hacer algo y que tenía que hacerlo ya si no quería ser olvidada definitivamente, recluía a la única certeza de ser nombrada el día de mi cumpleaños.

     Como es lógico, lo primero era descender por el muro (en lugar de subirlo), recabar información, ver álbumes, escuchar la radio, leer entrevistas o al menos empezarlas, cotillear conversaciones, dar al me gusta, compartir campañas, enviar firmas, comentar comentarios, mandar a la mierda a un par de políticos, ponerse al día.

     Recuerdo haber visto publicado un texto, que casi elogiaba las faltas de ortografía, que me costó una trifulca con alguien que afirmaba que -los que no cometen faltas son los que no saludan en el ascensor. O sea, que la educación es inversamente proporcional a la corrección ortográfica. También había publicado la guerrillera de mi muro (yo creo que todo el mundo tiene alguna), que llevaba cuatro días celebrando el día de la mujer y que ni resaca tenía ya. Me llamó la atención el post de un chico, en cuya foto de perfil no dejaba demasiado juego a la imaginación, que decía algo relativo a ser juzgados por nuestro interior....eso explica la falta de ropa.

     Después de un viaje a Cancún, una victoria en apalabrados, un par de insultos a Wert (por poner un solo ejemplo), un concierto de Heriberto Cruz (¡promoción, promoción!), la presentación de un poemario, tres privados y un par de eventos, volvió la vida a mi face. El universo recupera su ritmo, su color y hasta su olor. Todo fluye.

     El estómago me recuerda el paso de las horas y, al alba, decido que ya es hora de apagar el ordenador. Desayuno y me voy al trabajo. Es lunes. Mierda...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias Acavi Galaxia, IreneMF y Ana María Madrigal por ocupar un ratito de sus vidas en mis desvaríos. Aún no puedo creerme que la gente lea algo que he escrito yo; a veces creo que estoy metida en una película barata de sobremesa en la que una madre mediocre y sin trabajo empieza a creerse escritora...el final está por venir. Muchísimas gracias y ¡salud y alegría para todos!
    Like y te comento en tu muro, jejeje es broma. Muy buen relato, saludos
    Estupendo relato sobre la gran dependencia y adicción a internet. Sí señor, realmente bueno.
    Un relato muy original y muy bien escrito.
  • Fermín no era supersticioso, pero si la vida lo ponía en esa tesitura, estaba dispuesto a serlo...

    A mis treinta y quince soy todo lo que soy, una irreverente sin ataduras ni juventud...es lo que tiene.

    Si no estás en la red...no existes.

    El sexo no tiene que ser entre dos, ni entre tres, ni entre cuatro, ni entre veinte...no tiene nada que ver con el número; es sexo, no matemáticas.

    Un vecino puede ser muchas cosas, puede ser un trabajador ejemplar, un padre maravilloso, una persona amable de las que quieren ayudar en todo y más, un ser honesto, solidario y bondadoso...pero también puede ser todo lo contrario.

  • 5
  • 4.64
  • -

Soy una escritora aficionada que, hasta hace bien poco escribía únicamente para mí. Desde hace apenas un año, escribo públicamente en un blog (http://solosasa.blogspot.com.es) que, si bien no tiene mucho éxito, a mí me proporciona muchas satisfacciones. Por si sirve de algo, soy licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación y actualmente busco trabajo como Redactora de Contenidos (en realidad, como cualquier cosa que tenga que ver con la escritura).

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta