cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Los ojos de Bagdad
Drama |
27.03.15
  • 0
  • 1
  • 880
Sinopsis

Texto / denuncia, sobre la visión de los pueblos ocupados.

Ayer vi el amanecer más hermoso salir tras las nevadas montañas del Kurdistan. Cada color, cada tonalidad, embargaron la escasa emoción que me queda. Fueron los treinta minutos más embriagadores que he pasado en los cuatro meses que llevo en este país. Nunca pensé que fuera tan bello, hasta el desierto, con la combinación de ocres de la arena cambiando al movimiento de la luz diurna, es de una belleza casi imposible de describir. Pero ayer también fue el peor día de mi vida.

Sus ojos nos dicen a cada rato que no nos quieren. No he visto ningunos alegres desde que llegué. Es, tristemente, la pura realidad. Ese primer contacto, esa intuida cercanía que pueden aportar los ojos de una persona, no existe en este lugar. Ni en los niños, que te esquivan presurosos hasta esconderse detrás de sus madres o sus hermanos mayores, tienen un rayo de esperanza en su mirada que te pueda hacer sentir que estas haciendo lo correcto. Sin ninguna emoción más que su miedo hacia nosotros. Los solitarios columpios parecen llorar cuando los niños corren a refugiarse de nuestros registros, oxidados y quejumbrosos por su falta de uso.

¿Pero qué es lo correcto? Me imagino a alguien entrando en mi propia casa y poniendo a mis hijos de rodillas durante horas, mientras terminamos nuestra misión del día, y se me revuelve el estómago al ver caer su mirada rendida al suelo frío.

Ayer, alguien a mucha distancia decidió que yo muriera: que mi hora había llegado, y apretó el gatillo de su arma convencido de que otro demonio dejaría de existir. Las balas no saben de vientos o tormentas de polvo, ni de sus ráfagas arremolinadas que se exhiben de pronto desviando esa sentencia que llevaba mi nombre. Esa, que después de atravesar mi hombro fue en busca de Yusuf. No puedo imaginar lo que estaría pensando, con los ojitos clavados en el suelo.

Hoy el sol no ha salido en esta hermosa tierra. Triste y nublado, ha acompañado el desconsuelo de otra familia. Tan triste y nublado como los ojos de Bagdad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Amante escritor de poesía y relatos cortos, con una novela terminada y varias en ciernes. grancanario, isleño, y si me apuran, aborigen de mi tierra.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta