cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Los perdedores. Sara 5.
Drama |
25.04.14
  • 4
  • 3
  • 2614
Sinopsis

La contestación de Carlos sólo tiene una única respuesta, la huida. Todo está planeado, en la exposición la solución expondrá el problema pero de momento el tiempo se detiene un segundo y deja escapar una risa como una exhalación. Suena bonito, una sonrisa en ahora mismo un mundo negro.

Sara bajó del coche con una mano delante y otra detrás después de que hubiese dicho lo que pensaba. El silencio era sepulcral después de argumentar con hechos que no era la solución al problema, ni el problema de la solución al problema. Pensaba que la cosa se estaba liando, antes quería solucionar el problema aunque se había refugiado al principio, quería recuperar todo lo que añoraba pero no lo consiguió y como era una persona cuyo lema era “Lo que no soluciones de primeras es porque no tiene solución” dejó de intentarlo. Tras refugiarse se dio cuenta de que no era ella quien tenía el problema ni quien tenía que arreglarlo, dio de lado la situación y comenzó a vivir de nuevo, después el pasado volvió y luego más pasado y más pasado y sabiéndolo ya pero sin estar preparada el problema regresó y con eso la convirtieron en la solución. Una solución que estaba en peligro porque una neurótica y celosa mujer que con anterioridad había sido su amiga la perseguía porque la consideraba culpable.

Cuando puso un pie en casa de Rocío, la única hermana de Carlos, pensó que no la conocía pero que en el porte tenía mucho en común con Carlos y eso hacía que Sara la conociese. Aunque los ojos de Rocío y los de su hijo que llevaba en brazos eran tan azules como los de Carlos, en la constitución de su cuerpo se notaba que no eran tan parecidos, Rocío era de complexión delegada pero fuerte, con una espalda ancha y con el pelo rizado y rubio, pero en su mirada de madre se notaba que era una persona frágil de fácil manejo al igual que Carlos.

-Os quedareis en casa de mi hermana los tres días que quedan para la exposición de tus cuadros, mi hermana es peluquera y aunque no ejerce ahora por baja de maternidad te ayudará a lo que necesites- Carlos hizo un además de salida al rellano de la primera planta donde vivía su hermana pero retrocedió y siguió diciendo- y Sara, sé que no eres la solución al problema pero eres la persona a la que se le debe pedir disculpas y es esa persona la que debe estar en medio, si no reclamas el perdón que tanto te pertenece dejarás que pase el tiempo y seguirás creyéndote y siendo para los demás el problema . No dejes que sigan pisoteándote, ya llevas en tu cara la huella de muchos zapatos, no quieras uno más y no lo digo por mí sino por Emma. No quiero que me soluciones la vida, solo vengo a arreglar lo que rompí y lo hago por el bien de todos.- Con un abrazo se despidió de Sara que lo dejó hacer sin esforzarse en fingir, Dani que le susurró que lo había hecho bien y su hermana que le sonrió con afecto, y con un pequeño beso en la frente de su sobrino Isaias.

Tras marcharse, Dani cerró la puerta y Sara se dio la vuelta.

-¿Tú no te vas?- Dijo sorprendida.

-¿Por qué razón piensas que voy a dejarte sola? ¿Dejar sola a la persona que tiene que perdonarme por todos estos años de silencio? Tú no estás en problemas, lo que estás es loca- Dijo riéndose a carcajadas mientras cogía la maleta.

Rocío dejó al niño en el parque que había al lado de una ventana en el salón. El piso era amplio. La puerta que daba al rellano estaba separada de un muro de ladrillos de cristal translucido que deformaba lo que había detrás de él en este caso el salón, en el había una cheslón con rinconera y un sofá simple de dos plazas el pasillo que conectaba la cocina el baño y dos dormitorios formaba una ele. Al lado del salón la cocina y una galería, consecutivamente el dormitorio principal, en la esquina de la ele el baño y al final el dormitorio donde Sara y Dani dormirían juntos esa noche pues solo había una cama. La habitación era un cubículo naranja con un armario de puerta corredera y una venta al patio de vecinos. En ella había un ordenador y una cama pegada a la pared.

-Me pido fuera- dijo con un soniquete, parecía una niña que jugaba, como si hubiese olvidado todo lo que estaba pasando, como si las palabras de Carlos la hubiesen hecho recapacitar.

-No, no, de eso nada, si te caes de la cama te levantarás por la mañana diciendo que te he empujado o algo por el estilo.

-No me caeré, te lo prometo y si me caigo es mi culpa, venga, por favor, por fa, por fi- Dijo poniendo ojitos de cordero degollado y cara triste.

-¡Que no! Además si estás dentro te puedo controlar mejor, no vaya a ser que te escapes por la noche a hurtadillas como una ladrona.- dijo fingiendo una seriedad que no tenía y cuando se dio la vuelta comenzó a reírse.

Sin darse cuenta estaban los dos tumbados en la cama sin parar de reírse, es como si por una vez el mundo se parase para que el problema ya no fuese un problema y la solución ya hubiese solucionado el problema. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy estudiante. Me gusta viajar, los idiomas y la música rock. Escribiendo estos relatos mi intención es desahogarme y mejorar mi técnica de escritura.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta