cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Los perros ladran a las doce en punto
Drama |
13.04.15
  • 4
  • 9
  • 924
Sinopsis

En la crueldad de nuestros actos, está la clemencia que merecemos.

De algún modo tienen que entender que son solo perros, decía Mauricio Jiménez un  calvo de cuarenta años, siempre que conversaba con los de más oficiales acerca de como disciplinar a los presos. Si no dejaban de gritar en las noches solo había que patearlos, entre tres oficiales sacaban a uno de su celda y lo molían a golpes con los garrotes y las botas grotescas, así mientras los demás mirasen detrás de las rejas sabrían quién manda. Aquel era el remedio para toda ocasión.

Ese miércoles era su día de descanso, lo pasaría frente al televisor mirando los noticieros deportivos y el canal de adultos, bebiendo cerveza de lata y comiendo porquerías en diferentes presentaciones, no se movería del sillón  más que para ir al baño, pero Armando se había reportado enfermo por la mañana, y el trasero que debiera estar llenando el sillón tuvo que ir a cubrir el turno de día.

Mauricio estaba más cabreado que de costumbre “¡Coman su mierda perros!”  Les dijo en el desayuno. Al medio día en punto,  cogió sus llaves y un par de esposas, se dirigió a la celda 423 para un traslado, como el itinerario del día marcaba. Fue solo, su compañero tenía diarrea y estaba muy ocupado.

Le ordenó al preso que se girase, y le coloco las esposas inmovilizando sus tatuados brazos, le tomo por los pelos y lo arrojo tan fuerte como pudo fuera de la asquerosa habitación, el hombre quedo de rodillas con la cara pegado al suelo alzando el trasero, Mauricio quiso reventarle una patada pero se contuvo, camino hasta a él y se puso en cuclillas para hablarle al odio.
-Te golpearía todo el día pero ya es hora de que te mudes, perro. 

Justo en la última letra de su oración el preso se volteo rápidamente hacia su cuello encajándole los dientes, arrancándole un enorme trozo de carne. Mauricio se tendió en el suelo sujetando su cuello en un intento vano de detener la hemorragia, mientras el resto de los perros ladraban de júbilo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritor por convicción, lector por necesidad.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta