cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
LSH: SELENE. CAPITULO 4 (1/3)
Fantasía |
25.03.14
  • 0
  • 0
  • 1906
Sinopsis

Quinta entrega. Un capítulo de descubrimientos y acción.

Capítulo 4: La ceremonia de investidura, primera parte.

Dayanna partió hacia Selene montada en su caballo Rin. Recorrió durante más de dos días el Bosque Multicolor que separaba a Urbem de Selene. Durante el recorrido admiro la belleza del bosque, lleno de árboles cuyas hojas nacían rojas, naranja, azules, amarillas y cada color contenido en el arco iris. De allí el nombre de aquel basto bosque. Aquel sitio colorido hizo recordar a la hechicera la magia que habitaba en ese lugar. Allí se habían forjado nada menos que las ocho lunas reales de Solland. Lunas que ahora posaban sobre la corona del rey.  Pero las lunas no eran importantes ahora mismo. Importaban los Sehrli. El libro de conjuros; el vino de la persuasión; la mano del poder; el ojo que todo lo ve, y la flor de la eternidad. En especial aquel último Sehrli, la flor, era la que salvaría al rey. Pero le encomendó a Elisa la búsqueda del libro de conjuros, pues este escondía los secretos del poder detrás de cada objeto.

 Dayanna solo había estado una vez en Selene, y no le había ido bien. Ya no recordaba el nombre de aquella mujer, ni su rostro, pero si recordaba sus singulares peinados. Aquella mujer había descubierto que era una hechicera y por poco la atrapan. Para ese entonces tenía 12 años. Ahora no creía que la reconociesen. Y ahora estaba allí después de ocho años, al norte de Selene. Sabía exactamente donde estaba. Le había dicho a Elisa que buscase al norte el libro. Pero ya no era el libro lo que buscaba Dayanna. Era a Elisa.

Y así pasaron los días. Dayanna recorrió la ciudad con cuidado, ocultando los primeros días  su rostro, temerosa de que por asares del destino, se encontrase con aquella mujer.  Mientras eso sucedía, en Urbem, Nohemí estaba a tan solo un par de horas de su ceremonia de investidura como reina de Solland.

Nohemí miraba a través de la ventana de su aposento la multitud que ya se congregaba a las afueras del castillo. Nunca en sus 16 años había visto tal cantidad de gente reunida, y se sentía aterrorizada por ello. Y eso no era lo peor. Lo peor era que todos los Jefes de las cinco ciudades, Selene, Ciudad Carmesí, Magenta, Las Rosas, y El Dorado, ya estaban en Urbem junto a sus ministros. ¿Qué pensarían al verla? ¿Notarían en sus ojos todo el terror y lo indefensa que se sentía? Deseó que Elisa estuviese junto a ella. Y también Jared. Con él se sentiría segura. Pero él solo estaría allí entre la multitud. Esperaba poder encontrar entre la multitud aquellos ojos verdes.

*****

A Michel le encantaba lo sola que se encontraba Selene en aquel momento. Muchos de los ciudadanos habían viajado hasta Urbem para asistir a la investidura de la nueva reina.

Viajar para ir a ver a una reina que no la conocía, ni la conocería nunca, producía en Michel bastante sueño. Prefería hacer lo que estaba haciendo, caminando por las calles de Selene junto a su gatito negro. Aún no le había puesto nombre, a pesar de tener cinco días con él. Ya se le ocurriría algo.

Michel caminó hasta la plaza de la ciudad. En cualquier otro momento hubiese estado llena de gente, de música y de baile. Pero ahora estaba desolada. Apenas unos ancianos sentados en los bancos, y unos pocos niños correteando de un lado a otro. En ese momento la plaza era el lugar perfecto para relajarse y leer un libro.

Tomó asiento en uno de los bancos y se dispuso a leer, mientras su gato se echó en el suelo mirándola fijamente, como esperando que se levantase del banco.

El libro que tenía entre manos era bastante interesante. Era sobre la guerra de los diez años entre magos y hombres. Se lo había regalado Elisa. Aún no podía creer lo que había pasado con ella.  De repente, Michel se percató que su gato estaba ronroneando. Alzó la mirada y observó como una mujer con vaqueros y blusa negra acariciaba a su gato. La mujer la miró y le sonrió.

- ¿Es tu gato?

- Sí –respondió Michel.

- Es hermoso. ¿Cómo se llama?

- Aún no le pongo nombre.

- Si yo tuviese un gato lo llamaría Sam –dijo la mujer. Michel jamás la había visto en la ciudad.

- Parece un buen nombre.

- ¿Dónde lo encontraste? Ya casi no se ven gatos en todo el reino.

- Me lo encontré vagando por la calle y lo adopte. –En ese momento el gato maulló, como queriendo confirmar las palabras de Michel.

- Es bueno que lo encontrase alguien como tú. Normalmente son sacrificados.

- ¿Sacrificados? –preguntó Michel abriendo los ojos de par en par. A la joven le pareció que el gato también lo hizo.

- Así es –dijo la mujer sentándose y colocando el gato en su regazo-. En un tiempo atrás los magos se transformaban en gatos negros y las hechiceras en gatas blancas.

- Bueno, pero mi gato no es un mago –dijo Michel mirando de reojo al felino que parecía muy cómodo con la mujer-. ¿No se supone que los magos no podían convertirse en animales, ni en objetos?

- Supongo que no lo es –afirmó la mujer mirando por varios segundos los ojos del felino-. No, los magos tenían prohibido usar la magia multiforme. Era una ofensa para el gremio y además ocasionaba en el mago que la usaba un desgaste enorme que podía incluso llevarlo a la muerte. Sin embargo, si tenían permitido convertirse en gatos.

- ¿Magia multiforme?

- Era una magia que permitía adoptar forma de animales y cosas.

- A mí me parece una magia genial.

- Lo es. Pero no para un mago. Todo mago que la usaba era despreciado y desterrado.

- ¿Eso por qué? –preguntó Michel dejando a un lado el libro que tenía entre manos.

- Antes de la guerra entre hombres y magos, los enemigos naturales de los magos eran los nahuales, seres cuya única “magia” consistía en cambiar su forma a la de cualquier animal. Que un mago usase magia multiforme era rebajarse y asemejarse al enemigo.

- Ya veo… -dijo Michel un poco fascinada-. Sabes mucho.

- Pues leo mucho.

- Leer es muy bueno.

- Mucha gente no lo sabe, ni intenta saberlo.

- No eres de por aquí, ¿cierto? –preguntó la joven.

- No. Vengo de otra ciudad buscando a una amiga.

- Ya veo. ¿Necesitas ayuda?

- Con sinceridad, sí. Busco a una mujer llamada Elisa.

- ¡¿Elisa Navas?! –dijo Michel sorprendida.

- Navas… -dijo la mujer-. Sí. Elisa Navas es la mujer que busco. ¿Sabes dónde puedo encontrarla?

- Parece que no lo sabes.

- ¿Qué cosa?

- Elisa está acusada de asesinato.

La mujer tragó grueso ante aquellas palabras.

- ¿La atraparon? –preguntó la mujer sobresaltada, haciendo que el gato diese un respingo.

- No… Logro escapar.

- ¿Adónde?

- Dicen que a Ciudad Carmesí.

*****

Alberto dio un brinco hasta el suelo y observó a las dos mujeres. Michel se veía bastante interesada en platicar con aquella mujer. A Alberto le pareció que aquella joven de indudable belleza no era una mujer común y corriente. Había algo en ella diferente. Y sospechaba que ella también se había percatado que él no era solamente un gato. En los tiempos que corrían, un hechicero sabía reconocer a otro hechicero.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Una simple reflexión de la vida diaria.

    Pensamientos que fluyen un domingo por la tarde...

    ¿Sueño cumplido?

    Tercera parte del cuarto capítulo. Octava entrega de la historia.

    Previamente: Elisa viajó a Selene en busca del Libro de Hechizos, teniendo que huir a Ciudad Carmesí al presenciar un homicidio y descubrir que la Magister Lenrys es una hechicera. Esto obliga a Dayanna a viajar a Selene en busca de Elisa, encontrándose en la ciudad con un curioso gato negro. Mientras tanto en Urbem, Nohemí está a punto de ser coronada como Reina de Solland.

    A veces debes aprender a decir adiós...

    Y quizás haya alguien que comprenda el significado de las alas, y del ronroneo. Y quizás alguien ignore lo que esconden algunas letras. Lo siento, no tiene un final feliz, dependiendo desde la perspectiva que se le mire.

    Historia de la creación de los Sehrli. Perteneciente al mundo de LSH: Selene.

    Quinta entrega. Un capítulo de descubrimientos y acción.

    Historia escrita en conjunto con la usuaria y amiga "Ann", con la cual me alternaré la publicación de cada capítulo de esta historia. Espero les sea de agrado. Ella y él. Él y ella. Platicaban todas las noches. Se deseaban buenos días, todos los días. Sus conversaciones estaban llenas de emociones y sensaciones gratificantes, de palabras bonitas y promesas. Se extrañaban el uno al otro y podría decirse que se querían. Pero… no se conocían. ¿Qué eran ellos? No eran pareja absolutamente, tampoco amigos. Pero a la distancia, algo especial los unía. Cada día ese sentimiento que los unía creció y creció hasta que las ganas de conocerse fueron más. Ella y él en dos mundos diferentes. Ella lo tiene todo, él tiene poco. Pero él tiene lo que a ella nadie le ha dado. Y ella tiene lo que él jamás ha conocido. ¿Será más fuerte el amor? ¿O las diferencias? Son ella y él, queriendo ser ellos, queriendo estar juntos, en un amor nacido en una red social. Viviendo un amor en tiempos de redes sociales.

  • 64
  • 4.56
  • 154

24 años. Amante de las letras, de la música, del arte, de las personas, y de la vida.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta