cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LUCI, el Diablillo perdido
Humor |
15.08.20
  • 3
  • 12
  • 395
Sinopsis

De cómo aparece uno de los DEMONIOS COLORAOS en la Llanura Abisal de Pernanbuco después del party de este pasado abril, con las PEQUEÑAS DIABLESAS...

 

Luci abre los ojos pero no ve absolutamente nada.

—¡Por todos los diablos del infierno! —su mente reproduce la exclamación con voz lastimera y también un poco chillona.

Toda la oscuridad que le rodea le asusta. Una negrura inmensa como jamás ha conocido.

No entiende el procedimiento de cómo ha llegado al "allí donde quiera que esté" y eso le inquieta sobremanera.

 

Solo recuerda que el día de su primer trabajo oficial como diablillo, tras siglos sudando para ganar el puesto mediante oposiciones al Cuerpo Superior de Demonios Coloraos del Estado, se encontraba con sus colegas en una fiestuca formidable que alguien había preparado para celebrar el insomnio recurrente que su pelotón provocaba a una inestable humana.

Conoció a una Diablesa, Margarita; él movía sus patillas coloradas en la pista mientras I Feel Love martilleaba sus pequeños cerebros por diecisieteava vez y ella estaba allí, de repente, a su lado. Todo fue verla y adorarla, con esas piernas rojas larguísimas y esos ojos color azabache, como agujeros negros del espacio, que le habían robado el entendimiento. Y Margarita también se prendó del pequeñín y novato Luci. 

La noche casi terminaba, ellos dos estaban contemplando las estrellas, abrazados y agotados después de gozarse sin parar durante horas interminables y de repente...

 

¡PUF!

 

—¡Mecagoenlaleche! —empezaba a cabrearse el diablillo colorao. —Cuando regrese al Segundo Infierno voy a pedir el traslado al Séptimo, que tiene fama de que el trabajo es poco riesgoso —va pensando en voz alta para sí mismo, mientras mueve las manos en todas direcciones para no tropezar.

—Estoy en el agua —deduce, —y, o es de noche en la superficie, o estoy... ¡en una llanura abisal! 

Su miedo va en aumento, camino de convertirse en terror, pues no hay cosa que asuste más a un Demonio Colorao que la oscuridad, acostumbrados como están a las sempiternas llamas del Infierno.

Sabe, porque lo había estudiado en el temario de la oposición, que cuando los destinan allí deben pasar en ese lugar una pequeña eternidad y tiene que cumplir su trabajo igualmente, con luz o sin ella. También sabe que debe buscar a sus víctimas y torturarlas, para redimirse y que lo devuelvan a su puesto base. Una vez situado, ya se empieza a tranquilizar, pues el conocimiento siempre da seguridad, y concentrándose, encuentra por fin una pequeña luz allá a lo lejos, un poco más abajo de donde se encuentra.

—Por el frío que hace, —continúa elucubrando —debo estar a unos seis o siete mil metros de profundidad, y los animales que viven aquí son...mmm ... esa parte no me la estudié mucho, a ver si recuerdo...

—Luminiscencia... fosas marinas... caracoles, gusanos...peces con apariencia fantasmal... y ya. —Bueno, algo es algo. Aunque sean feos feísimos también tienen derecho a la tortura, aunque bastante mala sombra es nacer gusano en este lugar, —y empieza a desplazarse sigilosamente, tanto como solo se puede hacer dentro del agua, en dirección a la luz.

—¡Oye! 

Luci queda petrificado, a medio dar el paso.

—¡Me estás pisando!

—¡Disculpa! —Contesta Luci a la Voz.

—Si, claro... ¡cuando saques tu pata de encima de mi!

Y sintió, asqueado, la viscosidad de una babosa hiperdesarrollada bajo su pie, que levantó al instante. -Entiéndase babosa por el animal, no por un humano femenino echando baba-. El bicho, cabreado empieza a emitir una pequeña luz fosforescente y es cuando el diablillo ve con horror que su otro pie va a apoyarse en la nada de una profundísima fosa oceánica. 

"¡Cagonyess! ¡Esto no está pagado! Aún voy a tener un accidente..." va pensando mientras intenta limpiar el pringue de su pie en el fondo arenoso. "No es un trabajo en condiciones. La salud es lo primero, yo me largo. Voy a hablar con Iñaki, el sindicalero, para que ponga una queja ante El Gran Lucifer (mi tío, por cierto)".

"Y me pido el cambio al Séptimo Infierno".

"Pero que ya mismo".

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Apreciado Kerman, ya te respondí en tu relato, y a la espera estoy de nuevas aportaciones tuyas, cuando la cobertura te lo permita. Besotes.
    Me gustó, pero lo último que me has escrito no lo entiendo, debo ser más ignorante que vosotros, ¿qué significa la guerra TR? Algo se me escapa y me preocupa; ¿por qué dejarás de comentarme? Por aquí está tronando a rabiar y no tengo suficiente cobertura. ¿Te he molestado en algo? Sin ti, el sentido de mis relatos se escabulle. Besos enormes, Kfm
    Creía que conocías un poquito a Carlos. Y sí, es una persona muy bien educada. Pero yo también le he llamado infinidad de veces preguntando por su salud, pero él no se ha molestado en llamarme nunca, a pesar de lo mucho que hemos hablado los dos, y ahora me he cansado.
    Mis profes de parapsicología me dijeron que en Barcelona está lleno de sectas malignas. Y sí que hay formas de defenderse Yo asistí a una mujer que el poder de la mente de un tipo muy paranoico la asediaba todos los días, y mediante un ejercicio de relajación pero con su poder del pensamiento - ella estaba detrás de una valla que la protegía; dejaba de ser vulnerable- consiguió sacárselo de encima. En mi casa he tratado a gente; muejeres sore todo.
    En respuesta a tu refrán te diré otro: más vale caer en gracia que ser gracioso. A veces se consigue más por este sistema que elevando la voz en inútiles protestas y se llega a las altas esferas así, por que sí. Me alegra de que por fin te hayan robado el corazón... tú nos dirás quien si quieres, jeje. Eso de la Magia Negra en las ciudades... no lo sabía. ¿Hay manera de protegerse o contrarrestarla? Ya me has dejado intrigada. Y por último, no conozco a Carlos, aunque sí me he interesado por él y su salud y aún le voy preguntando de vez en cuando, y a mi me parece una gran persona, pero no puedo contradecirte porque no sé nada de lo que cuentas. En fin, que me alegro por tí, Francesc. Un abrazo.
    Yo cené una vez en la casa de un amigo de Carlos que era modisto y creo que te conocía a ti. Fue precisamente en esta reunión donde se me ocurrió mi otra historia de Romeo y Julieta. Que por cierto, muchos de los que estaban allí no sabían nada de nada de la famosa obra de teatro.
    El relato que has leído en la otra página EL MALEFICIO, ocurrió de verdad. Nosotros vemos por la calle a la gente aparentemente normal, pero se ve que en las ciudades se practica mucho lo que se llama la Magia Negra. Es el mismo fenómeno paranormal, pero practicado con mala intención. Es cierto que he andado un poco perdido, pero una gran amiga que me ha robado el corazón me ha tenido algo ocupado. "¡Ay...! ¿quién será..?" jejeje. Yo he hablado muchísimo con el amigo Carlos; y cada uno hemos aprendido el uno del otro. Pero él es bastante egoísta y va muy va a la suya. Ahora se ha distanciado de su familia.
    Muy bueno y muy original. ¡Vaya con el pobre diablo colorado! Siempre hay que ha nacido estrellado, más que bajo una estrella. No creo que Lucifer le haga demasiado caso porque siempre prtedomina la jerarquía por encima de las necesidades humanas.
    Si, Cometa, burrocrácia la hay en todas partes, aunque en algunos lugares importa menos que en otros. Un abrazo doble.
    Da miedo pensar en la burocracia del infierno cosa que nos lleva a pensar que tambien la habra en el cielo un saludo
  • Cuidado con lo que deseas...

    Micro

    Ya hacía tiempo que no publicaba uno de estos...

    ¿Recuerdas tus sueños?

    -...algún día vendrás a mi... - el Vacío la rondaba endiosado. Sabía que no era fuerte. ... -Eso no ocurrirá -le respondió ella, segura, pero si se da el caso, si llega a ocurrir, puedes llevarme contigo...

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta