cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

20 min
Lustig
Terror |
08.01.15
  • 0
  • 0
  • 435
Sinopsis

Una mañana en el colegio, dos adolescentes cometen un atentado en contra de uno de sus compañeros. Después ambas se ven sometidas ante el horror de la venganza.

No lo debieron hacer…

 

 

El peor error de las señoritas Arioa Meyer y Novella Moon, fue aquel día en que sin saberlo acabaron con la cordura de uno de sus compañeros. Al llegar a su casa después del largo día que paso en el colegio en donde estudiaba, la joven Arioa se tendió sobre su cama y comenzó a reflexionar como si estuviera soñando despierta sobre su, hasta el momento, bonita vida; es que ¿quién podría desear una vida mejor? Arioa vivía en el seno de una familia bien acomodada, si bien, no era rica, pero tenía lo suficiente como para estar feliz, una madre dedicada a su familia, un padre centrado en que la educación de sus hijos y el bienestar de su esposa son lo más importante. Sus hermanos, una hermana mayor que ella y un hermano menor; la hermana mayor era bonita, dedicada a sus estudios de la universidad, a veces le hacia la vida imposible a Arioa y también se burlaba de su hermano menor, pero sin duda era una hermana genial. El hermano menor de Arioa, su más fiel confidente, a pesar de ser hombre entendía claramente lo que le solía decir su hermana de ''en medio''. Sin duda amaba a su familia y qué decir del amor a sus amigos de la universidad. Si bien no era el centro de atención, pero todo mundo la quería.  

Todo mundo.

 

1

Arioa durmió, después de todo necesitaba dormir lo que había hecho la dejo un poco perturbada, pero... ¿y qué? después de todo ella no fue la única, su amiga Novella, también se porto como una maldita, y además ¿a quién le importa? Él era su amigo, nunca le diría ni haría algo, él no era ese tipo de persona. 

 

Novella Moon después de una tarde ajetreada pero a la vez divertida, ¡claro! de algún modo era divertida después de todo ella simplemente se burlo, al igual que todos... (De haber podido imaginar lo que provocaría... Jamás hubiera deseado que pasara). Llego a su casa exhausta y con mucha hambre, comió y durmió.  Novella era amiga de Arioa desde que ambas entraron a la universidad, a veces jugaban a que mantenían una relación, nunca fueron lesbianas, pero vaya era divertido, eran mujeres provocadoras, cualquier hombre hubiera deseado estar con una de aquellas dos mujeres, simplemente el agasajo visual que le provocaban a sus compañeros (vaya, que si era un agasajo…), Novella sin embargo siempre considero las actitudes de Arioa un poco ‘’raras’’, después de todo, Novella, siempre había sido muy seria, usaba la amistad con Arioa para sacar su más profunda rebeldía que reprimía debido a que ella venia de un núcleo familiar muy conservador. Si sus padres se hubieran llegado a enterar de que ella jugaba a ‘toquetearse’’ con su amiga… Ni cómo explicarlo. Bueno eso sí, jamás le hubieran hecho lo que más tarde, ese día, le harían.

 

Un lunes por la mañana, el chico, que por alguna razón extraña todos lo llamaban ‘’Lustig’’, después de levantarse de una siesta muy agradable, ya que había soñado con su más grande amor… Isik, (que extraño nombre para una mujer, ella mencionaba en clase, que su nombre era de origen turco, pero no sabía lo que significaba. Por supuesto que el joven Lustig si lo sabía, sabía todo sobre ella.) Se dispuso a hacer sus labores diarias, realmente no tenia labores, solo era un adolescente de 18 años al igual que la mayoría de sus compañeros de la universidad, su mayor labor era limpiar su cuarto y ayudar a descolgar la ropa que se encontraba en la azotea de su hogar. Lustig era lo que algunos consideran un excelente amigo aunque a veces la gente no lo sabía reconocer, pensaban que su amabilidad era muestra de algún signo de retraso mental, después de todo, una persona amable es muy estúpida.

Buen amigo de Arioa y Novella (al menos eso creía él), enamorado de esta última y a su vez deseando a Arioa.  Muchos suelen desear a sus amigas, más aun cuando sus amigas resultaban ser las mujeres más bonitas de la universidad, al menos para la mayoría, que sin duda él no era una excepción, no era un niño con autismo o algo por el estilo, él sabía reconocer  la belleza de una mujer… Arioa y Novella eran mujeres atractivas, sí… claro que lo eran.

Cuando Lustig llego a su escuela saludo a todos sus amigos, si a seis le podremos llamar ‘’todos’’, (desde luego Isik no era su amiga) y se sentó en su lugar habitual un lugar en la esquina superior derecha del salón, Todo su salón se preguntaba: ¿por qué siempre en ese lugar? Él usaba respuestas inteligentes y algo filosóficas a la mayoría de preguntas que se le formulaban acerca de sus actitudes cotidianas y manías singulares, para la pregunta antes hecha, el contestaba muy inteligentemente que ese era el lugar en donde podía observarlos a todos. Durante tres largos años Lustig sufría lo que él auto diagnostico  “falta de valoración” por parte de las personas o digamos compañeros de su aula escolar, desde luego también por parte de sus escasos seis amigos, pero  no le importaba… Él quería a sus “compañeros”.

 

Muchos psicólogos se preguntan ¿por qué la gente se puede volver asesina? La respuesta se encuentra revisando el pasado.

 

 

 

Arioa siempre molestaba a Lustig, siempre; Lustig solía referirse a ella como la perra de Arioa, pero a pesar de eso Lustig siempre estaba ahí para ella, (de señalar que no era por el deseo sexual que Arioa le provocaba, simplemente le transmitía una especie de compasión). Novella siempre jugaba con Lusig, ella creía que era un idiota y sabia que Lustig la quería, quizás no más que a Isik pero como ella no sentía nada por él, desde luego le daba igual que lugar ocupaba en su corazón simplemente era divertido hacerle creer que podría llegar a gustarle ¡Qué Idiota¡

 

Si nos ponemos a redactar los hechos uno por uno, que hubiesen sido o son la causa de lo que sucedió esa noche haríamos un libro sobre esos hechos.

 

Lustig gustaba de la literatura sobre asesinos seriales, cosas de algún culto satánico, cosas que normalmente le causan algún terror a la gente común; su vida era normal, tenía padres, hermanos, una casa, un perro y alguien en quien pensar… Isik. Pero sin duda toda su vida se vio plagada por fracasos y burlas por parte sus llamados amigos (si bien no abusivas ni denigrantes pero eran burlas), entonces si sumamos sus problemas del pasado con sus gustos un poco anormales, se puede generar una mezcla de alguien que la sociedad no quisiera tener, o más bien ¡No quiere tener! Pero… nunca le diría ni haría algo, el no era ese tipo de persona. 

2

 

Lustig, molesto y con una rabia infernal, llego a su casa, su ira sólo se podía calmar acabando con ellas, esas malditas perras insolentes, si esas malditas perras insolentes. Sólo en sus sueños más profundos él deseaba desmembrar a las malditas perras insolentes, desmembrar, sacarles el corazón y hacer que se lo comieran ellas mismas, después de todo eran unas perras insolentes. Ϯ Claro, él sólo soñaba eso y, por supuesto, después de lo del día lunes, ya que ellas casi todos los días antes del lunes solían molestarlo, no como el lunes pero solían molestarlo. Ellas debían pagar lo que le hicieron, la vergüenza, el ridiculizarlo, el burlarse de él, el hacerlo quedar como un ‘’maricon’’, sin duda debían pagar, esas malditas, de todos los que se burlaban él, únicamente deseaba matar a las ‘’perras insolentes’’ (Y lo haría…)

Después de un largo sueño, Novella se percato de que ya eran las 11 de la noche, por Dios, que sueño tan más largo, considerando que ella durmió aproximadamente a las 6 de la tarde, indudablemente se despertó olvidando lo que había hecho, después de todo se lo hicieron a Lustig, él jamás haría nada, es como una perrito fiel. Se dispuso a bajar a cenar, después de una larga siesta, el apetito vuelve. Bajando se percato de un silencio abrumador en su casa, le llamo a su mamá, pero nadie contestaba, no pasaba nada, bueno eso creí ella, ya que sus papas solían dormirse temprano y, bueno, ella no tenía la menor idea de que hora era. Cuando bajo resbalo al toque de sus pies desnudos (vaya que le gustaban a Lustig) con el suelo, dio un grito desgarrador, no por la caída si no por la extraña viscosidad que sentía en sus pies, desde luego creyó que era algún especie de vomito, su hermana estaba mal del estomago. Como la luz estaba apagada, sólo dijo entre dientes − Hay, esa tonta sucia, que no puede limpiar sus asquerosidades.− Molesta fue en busca de un trapeador o algo para limpiar, (ojala lo hubiera dejado a si, al menos en ese momento, la sorpresa no hubiera sido tan ‘’mala’’ por la mañana) Prendió la luz del patio de su casa, que al momento de comenzar la iluminación se llevo su primer sorpresa de la noche al percatarse de que la puerta estaba abierta, eso sin duda le causo una confusión enorme, sus padres no solían dejar las puertas abiertas, ellos decían: ‘’Uno nunca sabe cuando se pueda meter un loco y matarnos’’. (Irónico) Sin darle la importancia necesaria ya que Novella creía que la que dejo abierta la puerta fue su ‘’tonta y sucia hermana’’, tomo el trapeador y se dirigió a la sala a limpiar el ¿vomito?

 

Lustig sabía donde vivían Arioa y Novella. Por un carajo, como odiaba a esas malditas perras insolentes, al menos en ese momento, su mente corroída por la que muchos llamaría ‘’sed de venganza’’ daba demasiadas vueltas al mismo asunto: quitarle esa Puta sonrisa de la cara a las perras insolentes.

 

Muchas personas se preguntan ¿por qué un asesino puede llegar a matar a las familias de sus víctimas? Ese es el mayor dolor que le puedes causar a una víctima, antes de matarla.

3

Lo que Lustig debía de hacer lo debía hacer de inmediato, su odio se podría terminar y entonces volvería a ser como antes, él no quería eso, él debía vengarse, hacerlas sufrir.

Novella al encender la luz de la sala, se llevo el peor susto que hasta ese momento de su corta vida nunca se había llevado… lo que creyó que era vomito resulto ser sangre. Maldición, pero ¿de quién? Eso pensó ella mientras se pasaba la mano derecha por su bonito cabello negro que tanto admiraba Lustig, y con la izquierda se tapaba la boca, nunca supo porque se tapaba la boca cuando veía algo escalofriante. Su pánico se veía reflejado en su tan repentino cambio de color de piel, si antes era de una tez pálida ahora era como si vieras a un fantasma. Su primer reflejo fue el caminar muy, muy lento hacia atrás, pero después como a los dos minutos y luego de cinco pasitos hacia atrás reacciono y gritó:

− ¡Mamá, ¡Mamá¡ ( ¿Por qué diablos solo gritarle a la mamá?). Evidentemente quiso correr a ver qué sucedía, pero al dar el primer paso vio un letrero escrito con sangre sobre la pared de las escaleras que decía.

Oh mírate…

Podría jurar que estas muy pálida.

¡Voltea para atrás,  perra!

Jamás pensó siquiera en que era demasiada sangre la que el delincuente, quien quiera que fuera, utilizo para poner ese mensaje. Al voltear hacia atrás, más por un extraño reflejo traicionero del cuerpo, que por ganas se percato de que en el sillón para mirar televisión se encontraban su padre, su madre, y su hermana la tonta y sucia, ella los veía de espaldas y desde luego solo podía ver sus cabezas debido a que estaban sobre ese sillón, corrió hacia ellos, al caminar al frente del sillón vio algo que nunca hubiera podido imaginar… su familia… su familia… estaba muerta. Los tres tenían mutilados todos los dedos de la mano derecha excepto el dedo que comúnmente usamos para insultar, el de en medio, en sus caras estaba enfermizamente cortada una sonrisa, pero maldición, eso no era lo pero lo peor era que en la mano izquierda de cada uno de sus familiares se encontraba la lengua de estos. Novella no puedo ni desmayarse, en eso momento hubiera sido lo mejor, la horrible escena se dibujaba en sus pupilas y parecía que se que se quedaría allí toda su vida (no iba ser tan larga).

 

Loco por la ira Lustig, tomo una ganzúa que había hecho con unos amigos durante su época como jugador del equipo de Baloncesto de su universidad, haciendo parecer que todo lo que iba a ser ese día ya lo tenía planeado, Lustig tomo unos guantes de látex sin olvidar una máscara horriblemente terrorífica de un color gris y muy sucia con expresión inerte y hoyos en los ojos, sin espacio para descubrir la nariz, ni siquiera tenía agujeros para respirar. Su madre deseaba tirar esa mascara. Se marchó rumbo a casa de Novella…

Novella, cuando logro al fin bajar la cabeza vio una nota que estaba entre las piernas de su madre, ínsito en el reflejo traidor que la hizo tomar esa nota, la comenzó a leer, su letra estaba escrita de una manera dedicada, parecía un poema.

Vaya, tus padres son duros

Es impresionante como unos viejos tan cerrados

Se defienden.

Aunque míralos, están sonriendo.

Por cierto les conté lo que hiciste, Perra Insolente.

Tu familia no se vio contenta con la noticia,

Mira lo que su mano derecha te dice.

Espero y cuando veas donde están sus lenguas,

Reflexiones y te acuerdes donde iba la tuya

Perra Insolente.

 

Maldición, no, no dios ¿por qué?, pensaba ella, sabia de quien se trataba la carta, de quien se trataba todo. De repente escucho que alguien bajaba por las escaleras, alguien con una máscara horrible.

−Vaya, vaya, vaya… mira nada más las cosas tan bonitas que te encuentras, cuando bajas unas escaleras llenas de sangre ¿Qué sucede hermosa? Habla ¿o te tomaste muy en serio lo de la nota?− Dijo Lustig, mientras bajaba la escalera.

− ¿Por qué?, ¿qué te hice?, ¿qué te hicieron ellos? – Dijo Novella con voz de sufrimiento y gritándole al sujeto, evidentemente, Lustig.

−Nada, ellos nada… Tú sí, ¿Acaso creíste que ibas a vivir toda  tu asquerosa vida haciendo sufrir? No estúpida, estabas equivocada, conmigo nadie se mete.− Dijo Lustig mientras se acercaba a ella.− Te creíste muy burlona, mira, ahora tus padres y hermana se burlan de ti.

A Novella solo le temblaban las piernas a la par que comenzaba a orinarse cuando se le empezó a acercar Lustig con su horrible mascara.

− Mírate, pareces una perrita asustada, orinándote en los pantalones. Lustig comenzó a quitarse la máscara. – ve mi rostro, perra insolente, ya que va a ser el ultimo rostro que veras con vida.

− ¿Alguna vez me quisiste?– le preguntó Lustig a Novella sosteniéndole la quijada y acercando se boca contra la de ella.

− Te pregunto, que si alguna vez me quisiste ¡estúpida¡−  Lustig le soltó una bofetada a Novella.

−No y nunca lo hare, maldito enfermo fracasado, te odio, nunca nadie te amara. – Esas fueron las últimas palabras de Novella.

Cuando de la boca de Novella salieron esas palabras, Lustig la beso, tomo su lengua con los dientes y se la arrancó, Novella comenzó  tener convulsiones y a defecar, era una escena horrible y asquerosa. Lustig la dejo morir a causa de la convulsión, le puso la lengua en su mano derecha y se marcho…

 

Lustig entró a la casa de Novella por la puerta principal, sus padres le abrieron, ellos conocían a Lustig muy bien, sin duda alguna nunca sospecharían nada de él. Mientras tanto, aprovechó que el padre entró al baño para poder matar a la madre, después de una plática sobre los deseos de la madre de Novella, de que Lustig sea el esposo de Novella, era el chico que todos los padres desean para sus hijas. Después mato al papá y posteriormente a la hermana, esto sin hacer mucho ruido, los cuchillos en la sien suelen ser muy efectivos…

4

Arioa, despertó con un humor de los mil demonios, su primera sorpresa se la llevo al ver a su lado a Lustig, ella sorprendida le grito: − ¡¿Y tú qué haces aquí? ¡¿Cómo entraste?, ¿Qué hora es?, o espera ¿acaso es un sueño? Jajá, que idiota soy, este no podría ser un sueño, yo jamás soñaría contigo, Lustig. Arioa menciono todo eso a Lustig que se postraba sobre su cama a un costado de ella.

− Puede que sea un sueño, Arioa, siempre quise verte en ropa interior.− Arioa estaba en ropa interior, así solía dormir.

− Pues ni en mis sueños podrás hacerme algo, jajá, Ya parece que voy a soñar que me haces el amor…

−Dime Arioa, ¿alguna vez soñaste en que mataban a tu mejor amiga, a tu familia y bueno a ti también? −Le pregunto Lustig a Arioa con un tono muy sarcástico y burlón.

− ¿Qué clase de pregunta es esa? De verdad que estas enfermos Lustig, estás loco, hasta en mis sueños eres un idiota, jajá

− ¿Los soñaste, sí o no estúpida?−Dijo Lustig, ya con un tono de voz más agresivo.

− A ver idiota, a mí no me gritas, puede ser un sueño, pero no dejas de ser un idiota. No, nunca he soñado eso. Respondió Arioa, arrogante como siempre.

−Mira, qué bien, tendremos nuestra primera vez… o bueno tú tendrás tu primera vez.

−¿Qué me tratas de decir?

− ¡Mira¡ qué bonita cabeza esta a tu lado, es de tu hermana ¿no?

− ¡Aaaaahh!− Arioa gritó escandalizada al momento de ver la cabeza de su hermana sin cuerpo y sin ojos.

−Es muy bonita tu hermana, lástima que no podrá ver como disfrutas tu sueño, jajá. ¡Oh! Mira ahí está tu hermano creo que no me puede ver…− Dijo Lustig.

Los hermanos de Arioa estaban muertos y Arioa solo podía ver sus cabezas sin ojos. Ella de inmediato pegó un brinco de su cama y con las dos manos se comenzó a jalar el cabello gritando eufóricamente.

−¿Qué sucede Arioa? Si a si te pones de feliz al ver a tus hermano, ahora imagínate cuando veas a tus padres…

−¿Qué? ¿Qué… le… hiciste… a mis padres?

−¿Yo? Bueno sí,  lo acepto, los mate… soy malo…espera ¿los quieres ver? ¿Si verdad? Tú papa está en el closet y tu madre debajo de tu cama. Por cierto, los ojos de todos ellos están en este bonito collar.

5

Al salir de la casa de Novella, Lustig se dirigió a casa de Arioa. En esta casa sí le costó más trabajo lograr entrar, el hermano menor de Arioa no lo dejaba pasar, ya que su hermana mayor se estaba bañando y sus padres estaban dormidos. Lustig tuvo que matar a su hermano primero, no fue difícil, enterrarle el cuchillo en el ojo era muy divertido, de esto surgió  la idea de hacerlo, quitarle los ojos a  los demás miembros de la familia; no tenía algún fin para hacerlo, simplemente era divertido, por que morían al instante, y sus ojos parecían bombones ensartados a unos palos listos para asarse. Tuvo que jalar el cuerpo del chico, como era obvio, al entrar subió al dormitorio de la hermana mayor, su sorpresa fue enorme al verla desnuda, con ese cuerpo tan similar al de Arioa, sin duda alguna deseaba que el cuerpo de la hermana fuera suyo, pero eso no era lo importante, la quito los ojos y posteriormente hizo lo mismo con sus padres, Arioa solía usar collares muy bonitos, he de ahí la idea de ensartarles un hilo a los 8 pares de ojos, y hacerlos un bonito collar para Arioa.

 

Arioa, a diferencia de Novella, si intento golpear a Lustig, sin éxito alguno de hacerle algún daño, lo único que provoco fue que Lustig comenzara a golpearla…

−¿Esto te gusta verdad, perra? Te gusta que te peguen− Lustig golpeaba y golpeaba a Arioa con todas sus fuerzas, sin piedad. Arioa ya no hacía nada, parecía muerta, aún no lo estaba, Lustig todavía no la iba a matar.

Lustig muy en el fondo sentía un odio por lo que estaba haciendo, no era él, o al menos eso creía.

−Siempre te sentiste la mejor, siempre te burlabas de mí, abusabas de mi confianza, hoy fue la gota que derramo el vaso,  perra insolente. Prendió una cortina y se comenzó a incendiar la casa, Arioa en estado de shock no se movía, Lustig la tomo del cabello y la arrastro hacia el fuego puso la cara de Arioa contra las llamas, sin importarle que se quemara también su brazo. Justo cuando sintió que su brazo se empezaba a ‘’derretir’’ Lustig soltó a la ya muerta Arioa. Se marchó.

 

Aún nadie sabe en dónde está. Nunca encontraron su cuerpo, en caso de que hubiera muerto, Ni siquiera un asesinato más contra sus compañeros los burlones.

 

6

Cuando todos se enteraron de la tragedia y de quien lo hizo, todo el salón que alguna vez fue de Lustig, entro en pánico. Unos se fueron del estado y otros simplemente ya no pueden vivir sin el miedo.

Dos semanas después del accidente, a Isik le llego una carta, sin aparente autor. Isik la abrió y vio el contenido, que decía:

 

‘’Aparentemente creo que me será imposible volverte a ver, al menos en estos días,  mi querida Isik... Tú fuiste la única mujer a la que realmente ame, tú no lo sabías pero yo era tu ángel guardián. Algún día te buscare, espero y no me rechaces.

Entenderás que molesta el rechazo,

Créeme, no te quiero hacer nada.

Con mucho amor.

 

 

Lustig.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • El siguiente relato solo es una representación emocional acerca de un joven enamorado de una mujer que era amada por otro hombre, y que decide dejar de amarlo, pero no para estar con quien la ha buscado, sino solamente para entregarse a la soledad y apartarse de los placeres, a pesar del sufrimiento de otros. Hago finas referencias a Nyarlathotep, esto se debe porque es la representación del caos, él es una representación de las emociones que engloban a los tres personajes del cuento.

    Estamos tan acostumbrados a ver tantos rostros, nadie sabe que es lo que muchos esconden dentro de sus cabezas. La historia habla sobre una hermosa mujer, pudiendo ser cualquiera: la que viste durante el trayecto a tu trabajo, escuela, compras. Ella tratando de librar una batalla consigo misma, en un lugar donde nadie puede ayudarla, pero ella brilla, y seguirá brillando, mientras la música suene.

    El filósofo enseña que hay cosas que hemos aprendido y que tenemos que aprender. Hay millones de emociones distintas, cada persona experimenta una... Esta es solo una más. La particularidad es interesante.

    Una mañana en el colegio, dos adolescentes cometen un atentado en contra de uno de sus compañeros. Después ambas se ven sometidas ante el horror de la venganza.

    Una ama de casa nota una conducta extraña en su marido. Un suceso muy extraño ocurre en su hogar, no se imagina que está apunto de ser parte del génesis del regreso de los seres más horribles del planeta.

    Primer capítulo uno de una historia distópica.

    Los sentimientos se aclaran, pero aun queda mucho por contar...

    La imaginación es una de las principales armas para que el joven Alan pueda vivir una plenitud en su vida. Solo una mujer es capaz de convertir los sueños en realidad.

    Un narrador omnisciente, nos cuenta como en un instante la vida de las personas cambia... Desgraciadamente, para mal.

Una de mis actividades de ocio más satisfactorias es escribir cuentos. Tengo una especial facilidad para escribir obras de terror, o bueno, al menos cuando intento escribir Horror, Suspenso, Miedo, mi ideas caminan de mejor manera que escribiendo cualquier otro género. Espero y les cause un rato agradable.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta