cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Main Capitulo 2
Varios |
30.08.21
  • 5
  • 2
  • 358
Sinopsis

 

Abrí los ojos y lo primero que noté fue el tubo blanco en el techo. Parpadeé varias veces, intentando descifrar donde me encontraba, hasta que el sonido de la máquina conectada a mí, me dio la respuesta

Pip…pip…pip

-Al fin despertaste dormilona

Intente sentarme, pero el dolor de mi espalda no me lo permitió. Levanté mi cuello sutilmente y pude ver a una enfermera acomodando las sábanas que estaban sobre el sofá al lado de la puerta

- ¿Qué me paso?

- ¿Acaso no es obvio?

Rei

-Para ser enfermera no eres nada amable

-Lo siento- suspiro- Llevo 24hs seguidas aquí, por momentos pierdo mi humanidad

Tranquila chica, yo ni siquiera la tengo

-Bueno, no me interesa tu historia- intentaba acomodarme con poco éxito- ¿Qué me paso?

-Tuviste un accidente- doblaba la sabana- Evidentemente nadie te quiere allá arriba, si no ya estarías ahí

-Me agradas- sonreí

Ella me devolvió la sonrisa y se acercó

-En fin, los médicos aún intentan descifrar como es que no te rompiste todos los huesos

-Quizás allá arriba si hay alguien que me quiere- guiñe un ojo

-Quizás- reviso mi suero- Tu amiga y tu novio están afuera

¿Novio?

-Yo no tengo novio- respondí fríamente

-Oh- se sorprendió- Disculpa, pero como este chico vino contigo la noche en la que ingresaste, además que no dejo de visitarte... todos los días estuvo a tu lado, hablándote…

Eso si me asombro. Mi única amiga era Dakota, no tengo familia ni más amigos, al menos no en esta ciudad

- ¿Quieres que los haga pasar?

Asentí

Minutos después vi a Dakota y un hombre que fácilmente reconocí

- ¡Dios mío, Main! - se acercó llorando- Por favor no vuelvas a hacer eso o yo trataré de matarte- me abrazo sutilmente

Mis ojos solo estaban enfocados en él. Su cabeza estaba casi a la altura de la puerta. Vestía una remera gris y unos jeans negros. Su pelo castaño caía en ondas al lado de su delicado rostro. Sus ojos miel no dejaban los míos

Dakota se percató rápido de la tensión del ambiente y, separándose de mí, nos presento

-Main, él es Chad, el chico que…

-Me choco- interrumpí

Ambos se miraron, pude notar que no esperaban que recordara algo, y tenían razón, no me acuerdo de nada, ni siquiera pude ver bien su rostro, solo lo supe

- ¿Viniste a asegurarte de que no haya muerto? - pregunte en un tono poco amable

-Main…

-No- la interrumpió- Tiene todo el derecho del mundo en estar enojada, le quite un mes de su vida y casi me llevo su alma completa

¡Mierda! ¿Estuve un mes en coma?

-Conozco a la clase de gente como tú…

- ¿Puedo hablar con ella a solas un segundo? - intervino Dakota

-Claro- asintió saliendo de la habitación

- ¿Por qué eres tan descortés? – pregunto enojada

- ¿Perdón? Él fue el que me atropello ¿Y la descortés soy yo?

-Pero no dejo de venir para ver como evolucionabas- se acercó a la cama- Se veía tan preocupado… lo menos que puedes hacer es hablar con él ¿No te parece?

- ¿Acaso te gusta?

- ¡NO! Solo digo que es amable- sonrió- Pero, a decir verdad, es muy apuesto ¿no?

-Si, no voy a negar que es bastante follable

- ¡MAIN! – Grito levantándose y dirigiéndose a la puerta

Dakota era el estilo de chica vergonzosa a la que hablar de ciertos temas, como el sexo, la ponía roja como tomate y, obviamente, yo me aprovechaba muy bien de eso

-Le diré que entre- murmuro- Y por favor, se amable

-Está bien- bufe- Pero si no sale en 15 minutos, no me interrumpas- guiñe el ojo

Ella me hizo un gesto con el dedo y, tratando de ocultar el color de su cara, lo invito a pasar nuevamente

-Bien, los dejo solos para que puedan hablar

-Gracias- dijo suavemente

Ella salió, no sin antes hacerme un gesto de “trátalo bien” cuando él no la estaba mirando

-Main…

-Okey- levante mis manos- Solo voy a decirte que hago esto solo porque ella me lo pidió, no tengo ningún interés en hablar contigo asique por favor, siéntate en el sillón unos minutos, como para que piense que estamos hablando y luego vete

-Vaya- rio- Tenía razón, tienes mucho carácter

Puedo patearte el trasero en este momento si quisiera

-Solo digo lo que siento

-Y eso me parece perfecto- camino hacia mi

- ¿Qué estás haciendo?

Sin responder, se sentó a los pies de mi cama y me observo

-Lo siento- susurro- No quería que esa noche terminara así, no quería hacerte daño, pero todo paso tan rápido… tu moto

¡Oh por Dios! Había olvidado completamente mi moto… me costó un año de trabajo el poder comprarla

-De seguro debe estar hecha pedazos

-Bueno, al momento del choque si, pero no te preocupes, ya la llevé a mi mecánico de confianza y la van a restaurar completa

Okey, eso no me lo esperaba

-Emmm- me quede sin palabras- Bueno, supongo que debo agradecerte por eso

-Oh no, no, es lo menos que pude hacer- hizo una tierna sonrisa- De hecho, quería preguntarte si, luego de que te den el alta, ¿querrías ir a cenar conmigo? Tómalo como una especie de compensación

Este chico no deja de sorprenderme

-Solo voy a decirte que, si quieres conocer mujeres, cambies tus técnicas de seducción, atropellar no es lo más recomendable

El soltó una carcajada que hizo que sonriera. Su risa era contagiosa

- ¿Eso es un sí?

Suspire un segundo

-Si

Apretó sus puños, en señal de victoria, mientras sonreía

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 80
  • 4.65
  • 9

La escritura, mi salvación

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta