cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Malas lenguas
Terror |
07.06.07
  • 3
  • 8
  • 1803
Sinopsis

La lengua es un arma de doble filo, ha veces se emponzoña con el veneno de la malicia o la ignorancia, por eso no se puede blandir entre la gente a diestro y siniestro como si se tratase de un juguete inofensivo y hay que saberla guardar en su funda cuando haya terceras personas de por medio.
Esto viene a cuento de lo que le sucedió a una buena señora a la que le gustaba darle a la lengua sin ningún miramiento ni mesura, no se sabe con que propósito lo hacía, tal vez alguna profunda frustración le llevaba a ello. Lo cierto es que su lengua era tan larga y venenosa que todos sus conocidos la evitaban y solamente algunos incautos quedaban acorralados y eran puestos al corriente de todos los trapos sucios, más falsos que verdaderos, del vecindario y periferia.
Hasta que una noche, mientras esta mujer hablaba en sueños, su lengua se despertó con vida propia y empezó a proferir injurias. Como no tenía a nadie cerca a quien hacer daño, porque esta mujer dormía sola, empezó a salirse todo lo larga que era de su boca y se enroscó en su cuello. La buena señora despertó sobresaltada al sentir la presión húmeda y resbaladiza e intento zafarse de su agresora, pero no lo consiguió y al poco moría estrangulada. Luego la lengua se desprendió de la boca y se alejó reptando.
No echaron de menos a la buena señora durante muchos días hasta que el tufo se dejo notar por las escaleras comunitarias. Los forenses y policías se hacían cruces: “La estrangulan y le arrancan la lengua, macabro asesino o asesinos, no se puede decir que no tenía enemigos, más bien lo contrario ¿Pero hasta tal punto? Seguramente otro caso para el archivo.”
En el funeral nadie lloró. Los pocos que asistieron, íntimamente pensaban que se habían librado de buena pieza, pero luego un rumor empezó a correr y a teñir los rostros de espanto: “La lengua todavía anda suelta”.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Aficionado a la literatura

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta