cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Malditos poetas comunistas
Reflexiones |
12.06.10
  • 5
  • 2
  • 4013
Sinopsis

Título original: 'Malditos poetas comunistas. Miguel Hernández'.

Malditos poetas comunistas. Algo así es lo que muchos, hoy en día, parece que ofrecen como única respuesta ante los nombres de Mario Benedetti, Pablo Neruda, Rafael Alberti o Miguel Hernández. Como si lo único que valiera la pena destacar de ellos fuera su militancia política... Voy a centrarme en el último. Gracias a la celebración este año del centenario de su nacimiento (parece que hay que buscar excusas para aventurarte en las letras de ciertos genios), estoy descubriendo la vida (excelente la biografía de José Luis Ferris) y la obra del poeta de Orihuela, que murió en 1941, en la cárcel de Alicante, enfermo de tuberculosis. Dejó mujer e hijo. Miliciano en la guerra, tras el triunfo franquista, acabó dando la vida por sus ideas. Algo que respeto mucho, siempre, sean éstas las que sean.

Aunque parece que muchos son incapaces de ver más allá. Es lo que ocurre, por ejemplo, con Juan Martín Díaz, colaborador de Religión en Libertad. En la sección de Historia, escribe un artículo titulado ‘Miguel Hernández: centenario de un poeta políticamente incorrecto’. Con una ceguera interpretativa considerable, su único afán es demostrar que el oriolano fue un “comunista homófobo”. Y para ello cita versos en los que éste califica como “mariconazos” a Gil Robles, Hitler o Mussolini. Luego, para “evidenciar” que era un autor mediocre, recoge versos como éste, dedicado al líder de la CEDA: “Al Gil, gili, gilipo, gilipolla, / campana sin metal y sin badajo, / mando un millón de veces al carajo, / pues tanto pus episcopal apoya”. Rebuscando, rebuscando, uno encuentra vísceras y miseria. Enhorabuena, lo ha conseguido.

Que le aproveche al bueno de Juan Martín Díaz. Yo, sin ser un estudioso de Hernández, leyendo alguna de sus grandes obras poéticas, como ‘El silbo vulnerado’, ‘El rayo que no cesa’, ‘Viento del pueblo’ o ‘El hombre acecha’, he descubierto un conjunto de pulsiones que, expresadas con una belleza absoluta, reflejan el amor a la vida de un auténtico apasionado por todo lo que gira a su alrededor. El poeta fue un hombre complejo. Evolucionó. Desde el catolicismo, influido por el aura de Ramón Sijé, hasta el comunismo, marcado por el ambiente que encontró en su lucha por ser artista en el Madrid republicano. Claro que tuvo excesos. Claro que contenía rabia contra las clases poderosas o la Iglesia. Pero es que todo estuvo marcado por el discurrir de la experiencia vital de quien sentía a flor de piel. Su obra no es la de un teórico. Es la de un sumergido en las entrañas de la vida y las gentes sencillas.

Por ellas luchó. A diferencia de otros intelectuales “antifascistas”, él empuñó las armas y marchó junto al Campesino o al Comandante Carlos. Él supo lo que era el drama de un desgarro fraterno. Como todos los soldados que se machacaron en la maldita Guerra Civil, “rojos y azules”. De ahí que entienda perfectamente el odio que destilan muchas de sus crónicas periodísticas del frente, por ejemplo. Luchó contra una idea. Esa idea se impuso y a él le costó la vida. Por supuesto que no comparto mucho de lo que expresa. No me gustan sus blasfemias, ni que dijera que “la sangre de los fascistas será el mejor abono para nuestras tierras”. Pero lo entiendo en el brutal contexto de los años 30, los peores de nuestra Historia reciente.

Lo que me duele es que hoy nos rasguemos las vestiduras por ello y cataloguemos de “comunista”, sin más, la obra poética de un gigante de nuestra literatura. Miguel Hernández ha de ser orgullo para todos. Es patrimonio de nuestra cultura, sea cual sea su matriz ideológica. Y quien sólo apunte sus excesos, se pierde al autor de estas palabras dedicadas a la ‘compañera de nuestros días’: “No es una mujer: es una corteza que se apoya en unos pies duros, que suben por un vientre donde los partos dejan huellas de torrente, que se derriba en unos pechos sin lozanía, cabizbajos desde la adolescencia, marchitos y requemados desde que comenzaran a ser pechos”. Porque Miguel Hernández fue, ante todo, un poeta enamorado. Enamorado de la vida.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

http://blogs.periodistadigital.com/lahoradelaverdad.php/
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Magnífico ensayo sobre nuestro más grande poeta autodidacta. Sin Miguel Hernández (añado Lorca, J.R. Jiménez, y Machado) no existiría poesía EN ESPAÑOL. Son mis más geniales maestros. Me alegra que te hayas adentrado en su mundo, y nos recuerdes su grandeza, pasando siempre de ideologías políticas. ¡UN PLACER FENOMENAL! Un abrazo, amigo Miguel Ángel. stavros
    Sinceramente entré a leer tu relato porque el título generó en mi una especie de rabia; afortunadamente me ha sorprendido y desde luego que para bien. Siempre me cuesta leerte (y mira que el don de la palabra no te falta) porque no comparto mucho de tus palabras, pero hoy haré como has hecho tú con el que para mí es el mejor poeta de la literatura española (y no,no exagero) y alejaré tu ideología para tener sólo en cuenta lo demás. Estoy bastante de acuerdo contigo en ciertas cosas, no hay que catalogarlo únicamente como comunista ni valorarlo por sus creencias (aunque me confieso muy seguidora de sus ideas y principios).Aunque yo no creo en absoluto que fuera "políticamente incorrecto" ni mucho menos que blasfemara, defendió su ideología a capa y espada, nada más.Es un grande, un estandarte de la poesia comunista, del campesino, del pueblo, y sobre todo un grande de España. Nos ha dejado una visión diferente de lo que era su España, la otra cara de la moneda y a mí me parece fantástico poder contar con literatura de uno y otro bando, luego que cada cual elija.Pero aquel que no se sumerja entre las páginas de cualquiera de las obras de Miguel Hernández dejándose llevar por su política, se perderá a un verdadero maestro;y cito tus palabras : "es patrimonio de nuestra cultura sea cual sea su matriz ideolígica".Un saludo
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta