cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
MALOS VIENTOS
Varios |
03.02.08
  • 4
  • 3
  • 2019
Sinopsis



MALOS VIENTOS

En las provincias de Cuenca y Guadalajara hay muchos pueblos con pocos habitantes. Algunos de esos lugares están abandonados.
En la Alcarria conquense, a las afueras de Saceda del Río, pequeño pueblo semi abandonado, en el que destaca la bella torre de su iglesia, hay a unos dos kilómetros un camino de arena que, bordeando unas alamedas, desemboca en una vieja posada, en ruinas conocida como Malos Vientos.
Posada que tuvo su importancia en el siglo XVIII, y que fue cayendo en desuso con el paso de los años.
Cuenta la leyenda que allá por el mil setecientos ocurrió un horrendo crimen. El posadero tenía, como único fruto de su matrimonio, una hija que destacaba por su belleza. Rosa era lo mas preciado para su padre, viudo desde que su hija nació. Su mujer había fallecido en el parto. Todos los mozos de la comarca la pretendían sin éxito. La joven quería a su padre con locura y no estaba dispuesta a casarse y dejarle solo.
En Huete localidad cercana y cabeza de partido, existían varias familias nobles. Una de ellas era de las más ricas del lugar. Vivian en el palacio de los Escudos, llamado así por tener su fachada varias heráldicas. Hernando era el primogénito de dicha familia. Mujeriego, consumado jinete, gran espadachín, y hombre de buen corazón. Su padre, don Juan, no sabía qué hacer para que llevara una vida ordenada, quien sería heredero de su gran fortuna e iba a llevar las riendas de la familia.
En una de sus juergas nocturnas acudió a la posada con unos amigos, deseoso de ver si era cierta la belleza de la que tanto hablaban. Se sentaron en una mesa y pidieron unas jarras de vino y un par de conejos al ajillo. Rosa ayudaba a su padre sirviendo las mesas, mientras él atendía la barra.
Hernando quedó admirado por tanta belleza. Rosa era una hermosa joven de cabellos rizados brillantes y negros. Con unos grandes ojos castaños, color miel y unos labios rojos como el buen vino. Los amigos comenzaron a piropearla entre risas. El joven, enfadado, los mandó callar. Rosa y Hernando por unos segundos cruzaron sus miradas. El amor había surgido entre ellos.
Hernando a partir de ese día acudió a menudo a la posada y, a escondidas del padre, cruzaba tiernas miradas con Rosa. Sus habituales camaradas de diversión se hallaban marginados y disgustados por su actitud.
Una noche, al abonar la consumición, Hernando se quitó una cruz de oro y piedras que siempre llevaba colgada y se la puso en la mano a Rosa.
- Es para ti. Siempre desde niño la he llevado. El próximo día que venga le voy a pedir a tu padre tu mano.
Rosa henchida de felicidad la guardó en su bolsillo.
A la mañana siguiente el posadero, casi de madrugada, salió a la feria de ganado que se celebraba en un pueblo a medio día de camino. Rosa quedó a cargo del negocio. Los compañeros de Hernando habían estado toda la noche bebiendo. Borrachos como cubas se acercaron a la posada, recién abierta por la joven. Pidieron vino entre risas e intentaron manosear el cuerpo de Rosa, que hacía esfuerzos para rechazarlos sin conseguirlo. Dos de ellos la echaron sobre una mesa sujetándola y un tercero la levantó las faldas dispuesto a violarla, golpeando fuertemente su cabeza sobre la mesa para que se estuviera quieta. En uno de los golpes Rosa quedo inmóvil. Yacía muerta sobre la mesa. Los tres asustados por lo que acababan de hacer abandonaron rápidamente el lugar.
Al llegar el posadero encontró el cuerpo muerto y semi desnudo de su hija. En el suelo, tirada tras el forcejeo, estaba la c
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Pasear, leer, escribir, las antiguedades y soñar despierto.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta