cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mantis
Humor |
03.08.15
  • 4
  • 1
  • 820
Sinopsis

Un poquito de erotismo metafísico

 

El sol estaba ya alto cuando despertó al igual que todos los días, sólo que hoy se sintió sorprendido por el impulso de arrojarse de la cama que había llegado a perder durante los largos meses de profunda depresión. Casi pudo sentir como su cabeza se despojaba de aquel peso sostenido, que se deslizaba hasta sus pies a través de su cuerpo. Una erección casi dolorosa , que no lo abandonó después de la micción, le confirmó que los neurolépticos, sabiamente dosificados por el último psiquiatra, habían culminado su efecto, operando en la noche pasada su completa transformación.

   Salió al patio trasero de la casa para comprobar el desastrado abandono y las altas hierbas que lo cubrían, y en un extremo la divisó. Una joven desnuda con las rodillas flexionadas miraba fijamente unos arbustos tras los que se agitaba alguna cosa que él no podía ver. Reparando en su presencia, la muchacha llevó un dedo a sus labios indicando silencio y a continuación, con un limpio brinco, cayó sobre los matojos, donde hundió sus manos para sacarlas apresando un ratoncillo del que súbitamente de un mordisco  arrancó la cabeza  sorbiendo con avidez la sangre que manaba del pequeño cuello truncado, de lo que él no pudo evitar una molesta sensación de repugnancia en su estómago.

   Lenta y cadenciosamente la chica se acercó a él observando con una burlona sonrisa el estado de excitación que en él se advertía. Al llegar a su altura metió una de sus manos ensangrentadas entre las piernas de él  y al momento sus dos cuerpos rodaban entrelazados  sobre el alto cesped.

    En la cumbre del éxtasis, la joven se situó tendida sobre la espalda de él y comenzó a besar suavemente su nuca, y él casi pudo escuchar el crujido del occipital al taladrarse mientras el semen se derramaba por entre sus muslos.  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 67
  • 4.58
  • 294

Siempre hay una historia que contar

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta