cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Margaritas
Amor |
14.11.20
  • 5
  • 2
  • 141
Sinopsis

La ausencia de su amada perturba su existencia

 

¡Pobre manojito de flores que un día

silenciosamente cambiamos los dos!

Hoy me quedan sólo las dos margaritas,

las dos margaritas del último adiós.

 

Así cantaba mi vecino Luis, a quien apodaron "Vargas" por su afán de emular al cantor de tangos, famoso en los años 50 y que Luis evocaba en noches estivales, de estrellas brillantes y luna luminosa. 

Todas las noches Luis deshojaba los pétalos blancos: “Blancos como el alma de quien se las dio; una le responde que sí, que lo quiere, la otra le contesta que ya lo olvidó”. Pero Luis seguía esperanzado en su regreso junto a él.

Hacía dos años que había enviudado y, con infortunio, intentaba reconstruir su vida afectuosa, pero nada ni nadie lograba llenar el vacío de felicidad que un día su Margarita abandonó.

Uno de mis hermanos, siendo adolescente, se ocultó entre los ligustros que dividían nuestras casas, e intentó imitar a Luis con voz entrecortada. Al día siguiente, Luis habló con nuestro padre y sutilmente recomendó que le dijera a Pedrito que, para cantar el tango, había que entonar sus versos con profundos sentimientos. Curiosamente, no le reprochó la broma sino la falta de emoción de mi hermano adolescente.

Luis era maquinista de locomotoras. Recuerdo su silueta inconfundible cuando regresaba de su trabajo, moviéndose lentamente con su maletín y yo corría a su encuentro, porque sabía que Luis traía “algo” para mí. Y Luis, con toda su parsimonia abría ese maletín, y mágicamente sacaba dulces para “su pequeño vecino”. Entonces, tomados de la mano, iniciaríamos nuestro camino a casa; yo entraría a la mía y él continuaría lenta y pasiblemente hacia la suya.

Con el paso de los años, la salud de Luis se quebrantó y un día su espíritu se rindió. Dos margaritas se desvanecieron entre sus manos. Sabían que su apasionado admirador ya no cantaría para mantenerlas inmaculadas.

Esa noche cálida, a la luz de la luna y el titilar de las estrellas, se oyó la voz de un trovador cantando con nostalgia su adiós

“Con una voz misteriosa, que solo entiende

mi noble corazón, latiendo, me habló

y me dijo que un alma llorando su ausencia

arrancó los pétalos de las dos blancas margaritas ".

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un estilo elegante y elaborado, desde luego. Por cierto, en un comentario me decías que estarías dispuesto a leerme otro, algo que agradezco. El que leíste es humorístico, algo que hago con poca frecuencia. Ahora mismo tengo, aparte de ese, dos relatos tipo drama y un poema breve. Esas cosas son las que más hago. Gracias en cualquier caso.
    Me encanta la manera en que está escrita la historia. La forma de narrar el cuento y describir el personaje son exquisitos. Un abrazo.
  • La muerte de un integrante del grupo de amigos jugadores de bochas que no pudieron despedirlo como lo deseaban. Hay lunfardo y lenguaje muy coloquial argentino.

    El gran libertador de Argentina, Chile y Perú, entrega su espíritu lejos de la tierra de sus heroicas batallas emancipadoras.

    La ausencia de su amada perturba su existencia

    Quiso hacer un milagro y logra su objetivo, confundir a los que tienen fe.

    Confundió una información y se llevó una sorpresa inesperada

Adicto a los relatos cortos.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta