cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mariposas en la tripa
Amor |
28.07.15
  • 4
  • 2
  • 591
Sinopsis

¿Alguna vez sentiste mariposas revolotear en tu estómago?¿Esas que los sabios dicen que uno siente cuando está enamorado?
   Este cuento va sobre una niña que las sintió en su tripa.

   Se llamaba Manuela. Y cuando era pequeña su papá la dio su primera lección de vida, sencilla, que trataba del corazón, y que más o menos fue así:

Hija, te regalo esta tabla y sobre ella harás dos cosas: cada vez que hagas daño a alguien clavarás una punta. Y por el contrario, cada vez que hagas algo bueno quitarás una punta. Con los días y los meses Manuela así lo hizo, pero poco a poco se fue dando cuenta de que pronto se quedaría sin espacio puesto que la tabla comenzaba a estar repleta de agujeros. Entonces su padre la colocó sobre su regazo y la dijo : Hija recuerda siempre esto que te digo. Cuando cometemos una mala acción con alguien podemos hacer una buena para contrarrestarlo, pero inevitablemente siempre quedan huecos."

   Cuando Manuela se hizo grande se enamoró locamente. Y las mariposas vinieron a visitarla. Amó tanto y tantísimo. Estallaba por momentos en millones de fragmentos que se recomponían cuando él la quería, en su sonrisa. Le dio todo lo que tenía : su vida aún por vivir.
   Pudo comprobar cómo el amor la transformó, cómo la hizo perdonar cada uno de los errores. Sin embargo, también vivió su extraño efecto cruel de pasar factura tiempo después.
   Y así llegó un día que ella comenzó a sentir agujeros en el corazón, por donde, si como hoy, soplaba fuerte y gélido, el viento se colaba y la dejaba el alma helada.

   Nunca creyó que él quisiera hacerla daño, pero recordó lo que su padre quiso enseñarla. Y entonces comprendió que las equivocaciones ciertamente dejan huella, los errores desgraciadamente son como deudas, que tarde o temprano quizás tengas que saldar. 

   Y fíjate si Manuela le quiso que, cuando llegó el momento de pagarlas y él no tenía con qué, ella le dio su único bien para que lo invirtiera..sus mariposas, sus mariposas en la tripa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 4
  • 4.83
  • -

Desde niña escribo, y hace cuatro años salté a la blogterapia y comencé a publicar lo que escribía. Hasta ahora.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta