cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Max
Fantasía |
21.04.19
  • 4
  • 3
  • 355
Sinopsis

¿Dónde está Max?

Max

 

       Clementine fue a ver por enésima vez si el Max había comido, últimamente era remilgoso con la comida.

    - “No”, definitivamente el truco de mezclarle las croquetas con la carnita no estaba funcionando, el Max cada día se rehusaba a comer.

    -  “¿Será que necesite desparasitación?” pensó Clementine. Y ahí fue, a comprar a la veterinaria las pastillas, con un poco de salchicha y ¡listo! Max ni por enterado de la sorpresa que dentro había guardada.

 

Día 3

      Max de nuevo,

      Había empezado a comer un poco más después de las pastillas, Pero otra vez estaba haciéndolo, dejaba el plato cada vez más lleno y no importaba cuántos intentos hiciera Clementine, él se rehusaba a acabarse el plato.

     - “Y justo hoy he encontrado un gusano en la bolsa de su comida y algo blanco adherido a la croqueta, como si hubiera anidado allí”.

      - ¿Estará enfermo?.

    -  “No, no lo parece, sólo que ayer durmió todo el día y lo he notado menos amistoso y no tan interesado en jugar como antes”, Le contaba Clementine a un compañero en el trabajo.

      Sería mejor llevarlo a consulta, sugirió el otro.

 

Día 4

      - Esto está muy raro, se ve a simple vista sano, no parece tener dolor alguno pero lo noto diferente a su última revisión.

      - ¿Ha notado usted que bajó de peso y su cuerpo parece más alargado? Incluso juraría que era un poco más alto, como si sus patas se hubieran encogido.

      Será mejor hacerle unas radiografías y análisis para descartar algo interno. Le indicó el veterinario a Clementine.

 

Día 6

     -  Le pido por favor venga a mi consultorio, quiero platicarle de los análisis y, digamos, de algunos cambios que he notado en Max desde que está en observación.

     -  “¿Es grave doctor?, aún es un perro joven”.

      - Por favor, venga lo antes posible, es mejor hablarlo en persona, repitió el veterinario.

 

      Esa tarde al salir del trabajo Clementine fue a ver al veterinario, le había avisado cuatro horas antes que se atrasaría y que si era posible que la esperara; pero sólo había logrado dejar un mensaje de voz y éste no le había devuelto la llamada.

    -  “Extraño, pensó ella, el médico siempre devuelve las llamadas”.

      Aun así se dirigió a su consulta y al llegar le extrañó ver la puerta abierta, el lugar parecía un caos y al dar un paso al frente resbaló y cayó al suelo,

   -   “¡Asco!” pensó ella apenas sintió el dolor del golpe.

      Todo el piso brillaba y estaba cubierto de algo pegajoso y transparente, No, no era líquido de limpieza, Era, era como si una babosa enorme o mil de ellas se hubieran concentrado y hubieran dejado su rastro nauseabundo en todo el piso.

      De pronto le pareció escuchar un sonido y desde el fondo algo venía directo hacia ella, sostenía en la boca un hueso de esos que se suele dar a los perros para que jueguen y venía, Venía en una forma extraña, como dándose prisa por correr y moviendo una cola que le recordaba a su querido Max.

      Pero aquella cosa no podía correr, No tenía patas y en su lugar reptaba como un gusano y tenía la forma de un gusano pero los colores eran iguales a Max.

     - “¡Max!” Gritó ella por simple reflejo,

      Y aquella cosa movió la cola y le aventó el hueso, retrocedió algunos metros de los que había avanzado y ladró.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Francamente media loca, diría bipolar, amante de la buena vida, de las experiencias y de las aventuras (y de los gatos). Que intento hallarme a través de mis relatos, o quizá perderme en ellos. Fantasiosa, demasiado fantasiosa quizá. En donde todo puede ser un punto de encuentro y desencuentro pero nunca un punto final. O quizá sea sólo parte de mi obsesividad.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta