cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Mediocre
Reflexiones |
22.09.15
  • 5
  • 5
  • 2199
Sinopsis

Un comentario en uno de mis antiguos relatos me inspiró para esta pequeña reflexión. Parece que llevo la Mediocridad por bandera. Como siempre, la realidad siempre supera a la ficción.

 Dicen, estudiosos y expertos de sillón, que los grandes escritores tienen una rutina de trabajo bien establecida que les permite crear y desarrollar sus proyectos de forma pormenorizada. Será por eso que a mí me gusta expresar mis pensamientos de forma caótica y sin regularidad, no me gusta tener una mesa, un ordenador o un lugar concreto para escribir.

Ahora estoy junto a mi gardenia, una flor conocida por todos gracias a la canción de Antonio Machín pero que muy pocos han tenido el placer de disfrutar en riguroso directo. Cuando la adquieres te avisan de su delicadeza y de la dificultad para que se adapte a tu casa; es como una de esas amantes con miedo al compromiso, sabes que los primeros días estará a gusto contigo pero con el paso del tiempo te puede abandonar sin previo aviso.
 
El momento en el que uno de sus capullos deciden premiar tu fidelidad y despierta de su letargo es algo inigualable: La belleza de sus pétalos amarillentos es sólo comparable al aroma indescriptible que inunda toda la habitación y te traslada hacia el mar Caribe; sus bahías, sus gentes o su estilo de vida llega hasta lo más profundo de tu ser
 
Me llaman el loco de las plantas ¿Para qué coño tienes tantas plantas? Me comentan demasiado a menudo. Porque saben apreciar el silencio de la soledad, disfrutan del sonido de mi música y me agradecen el cariño otorgando sus mejores frutos.
 
A pesar de mi mediocridad suelo ser exigente con el café y no me gustan las denominadas ‘compras maestras’ que la Organización de Consumidores recomienda en su revista. Después de probar el café que me trajeron unos amigos de Santo Domingo no he podido parar de consumir este delicioso brebaje natural, el olor tan característico y la exquisitez de su sabor  me permiten tomarlo en soledad, sin ningún tipo de complemento o sucedáneo.
 
Sin embargo, a las tres de la madrugada no me gusta tomarlo. Los enfermos de la pluma somos así de raros, preferimos cebar el mate para disfrutar de este tesoro amargo que acompaña las noches de insomnio  a  una buena taza humeante del estímulo negro.
 
Me espera una severa reprimenda por la mañana, soy consciente de ello pero no me importa, ya que mi cabeza necesita liberar el susurro que me corroe desde hace días. Mi mujer (llamémosle así, aunque no hayamos rubricado el papelito) siempre me informa detalladamente de la ruina que suponen estas horas de escritura, me muestra la injusta factura de la luz para concienciarme de que tengo que ir al trabajo despierto y sin pájaros en la cabeza.
 
Cuando miras a tu alrededor y sólo ves oscuridad, te preguntas que coño haces a estas horas de la madrugada con el ordenador entre las manos. Es algo que no se puede explicar, o conoces la sensación de estrés y agobio por un pensamiento que tienes que plasmar en el papel o no sabes de lo que hablo.
 
La mediocridad es así, te ensucia el cuerpo y la mente, no puedes hacer nada para mejorar; algunos te dicen que trabajes para mejorar o te formes, lo que no entienden es que esta sensación es afín a tu alma y siempre estará presente allá donde vayas.  No obstante, siempre puedes esconder su figura y amordazarla para que esté en silencio durante un tiempo.
 
Askatu es el encargado de hacerme reír en las madrugadas de letras perdidas, siempre acude a la llamada de las páginas en blanco para disfrutar de su colchón de pies descalzos. No importa la hora que sea o el tiempo que transcurra, siempre que bajo la mirada para ver como se encuentra abre uno de sus ojos para infundirme ánimo.  Los perros son así, no son capaces de ver la mediocridad de sus amos, ni valoran la calidad de sus escritos o el trabajo que ostentan en su vida diaria.
 
Valoran a las personas por lo que son y no por lo que hacen. Nuestras mascotas no saben de dónde venimos, pero son conscientes hacia dónde vamos, y siempre estarán a nuestro lado para que nos apoyemos en esos momentos de duda y depresión.
 
Puedo apreciar por la ventana que los primeros rayos de sol comienzan a hacer su aparición y todo lo que tengo plasmado en el papel es un asco, cada una de las frases son mediocres. Tengo que recuperarme rápido, ya que no tardará mucho el despertador en avisar a mi mujer de mi nueva vigilia, así que voy a tirar de la cadena para disimular y me recostaré a su lado para ver si esta vez cuela. En cuanto nota la presión de mi cuerpo contra el colchón se gira y con los ojos cerrados me avisa de que sabe que me he tirado toda la noche en el ordenador.
 
Soy Mediocre hasta para disimular…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Tal vez esa mediocridad, sea lo que te haga genial, yo creo que escribir, dejando que l gente piense saque sus conclusiones, es lo mejor que se puede hacer,
    Mi estimado Lianiski, se te invita con urgencia a participar en el primer torneo de escritores de tusrelatos.com Es un torneo donde elegimos el relato que mas nos gusta de dos escritores. Metete a mi primer relato para ver la convocatoria. Saludos y espero que te animes a participar.
    Buen relato, hay momentos en los que me he reído y otros en los que tus frases me llevan a la reflexión, soy fan de esos relatos o libros que después de leerlos me dejan pensando, incitándome a leerlos de nuevo. ;)
    Bueno, usar el lenguaje escrito ya es una forma de ordenar el pensamiento, así que la literatura caótica no puede existir, es un camelo. Y bueno, de mediocridad viven Stephen King, Ken Follet y tantos juntaletras jornaleros del oficio. De hecho entre los clásicos hay mucha mediocridad, decía Borges que El Quijote era un insulto a la gramática aunque un libro imprescindible, nadie podría escribir el Quijote más que Cervantes...
  • La realidad siempre supera a la ficción.

    Noche antes de ir a trabajar. La realidad siempre supera a la ficción.

    ¿Te asusta la muerte? La realidad supera la ficción.

    En la toma de decisiones siempre tienes que dejar algo. La realidad siempre supera a la ficción.

    Esperas esa llamada preparado, pero cuando la recibes no sabes responder a ella. La realidad siempre supera a la ficción.

    Hay ocasiones en la vida en la que se juntan demasiadas cosas. La realidad siempre supera a la ficción.

    Cuando te invade la abulia es muy difícil continuar con el camino. La realidad siempre supera a la ficción.

    Demasiado silencio sin ti. La realidad supera a la ficción.

    La calle es una fuente inagotable de situaciones. La realidad siempre supera a la ficción.

    Cuando menos te lo esperas vuelves a encontrarte con algo que se te perdió. La realidad siempre supera a la ficción.

  • 62
  • 4.54
  • 180

Desde hace varios años la escritura es la mejor terapia para soportar una sociedad cada vez más insoportable. Mis historias intentan poner en movimiento las magníficas fotografías de un amigo, un proyecto que poco a poco va cogiendo forma.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta