cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Mejores amigas juegan mientras ven una película
Amor |
10.07.15
  • 4
  • 1
  • 559
Sinopsis

[Helechos rotos caen sobre la arena como copas de cristal. Un duende en tu almohada no te deja dormir, te recuerda el sueño que tuviste esa noche, el sueño, ¿fue un sueño? La familia del jamás, jamás incesto, ¿por qué?, porque somos familia, no de sangre, pero sí familia. Una locura incierta te despierta de nuevo, fue un sueño, sólo un sueño, nunca pasó, nunca ha sucedido. Un terremoto interno rebota dentro de mí, y no sé qué hacer, no sé qué pensar, no sé qué decir]

Ella se recostó en tus piernas. Tocó tus labios, y tú la mordiste, como siempre juegas a morder. Quitó la mano y volvió a ponerla.  Pensaste que jugaban, que era un juego, como siempre, y siguieron jugando.

Recordó el incidente de hace dos años. El que se dio con tu mejor amigo, con su mejor amigo, con el tercer amigo que allí, ese día, no estaba.

Tocó tus mejillas, y mencionó palabras extrañas para ti, casi desconocidas. Aplastó tus cachetes y el juego comenzó a parecerte raro. “¿Qué estás haciendo?,” pensaste, “¿Qué te pasa? “

Aparecieron las arañas, en la película, y ella, conociendo tu aracnofobia, te cubrió diciendo que te protegería. Esta vez el juego te pareció incómodo, extraño, incómodo… ¿Qué está pasando? A ti ya no te asusta esa película. Es vieja. Ya sabes lo que sucederá. Las arañas no se ven reales y ni siquiera es de terror, es Harry Potter. Pero aun así no haces nada para quitártela de encima, no haces nada, no sabes qué hacer.

Mencionó tus cachetes, tocó tus labios, tocó tus mejillas, aplastó tus mejillas. “Maldita sea, Alice, si no te detienes terminaré besándote” piensas y te lo repites. Tratas de contenerte. Reprimir ese deseo, deseo por arruinar la más larga amistad que has logrado hacer. “¿Por qué lo hace?” Ella sabe que eres lesbiana, ella no lo es. Piensas en que travestirte ese día quizás no fue buena idea.

No te diste cuenta de cuando ella te quitó los lentes. Sus dos rostros estaban muy cerca, besó tu mejilla. Pasó un segundo eterno y besaste la comisura de sus labios, como siguiendo el magnetismo que te jalaba a ella, y, de la nada, el resto del mundo se pintó de negro. Sentías unos labios sobre los tuyos, bailando de arriba abajo, de abajo a arriba, sabor salado. Un segundo, dos segundos y reíste. Te ganó la risa y te escondiste en sus pechos.

-Okey, esto fue raro –dijiste riendo, sin abrir los ojos todavía. Se separaron.

-Sí, lo fue –te dijo mientras seguías contagiada por la risa. Tu risa es de nerviosismo, tu risa se apaga. El sueño termina y continúan viendo la película.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Viendo las estadísticas de los relatos los que van de lesbianismo o incesto son muy leídos (jeje). Espero que te vaya bien. Confieso que he leído el relato atraído por el morbo del título. Supongo que eso nos pasa mucho ¿no?
  • Historia de un ángel y un demonio, basado en un sueño real.

    Uno de mis favoritos, pero no sé en qué categoría ponerlo. Si alguien tiene una sugerencia por favor dígame xD (Hace años que no publicaba, espero que valga la pena y que no resulte escandaloso)

    Soneto sin nombre, por favor propongan en los comentarios algún título xD PD: Lo escribí una noche de lluvia agridulce

    Igual que mi otro cuento Masoquista, no sé en qué categoría ponerlo. También lo publico con un poco de miedo por las malas opiniones, pero pues, ¿a qué he de temerle? No es algo que no suceda a menudo o de lo que no se deba hablar...

    Éste es de mis primeros microcuentos, aunque no sé qué categoría ponerle, por favor coméntenme qué piensan.

    Un día normal de clase, hasta que empieza a temblar, pero nadie reacciona...

    Para los alumnos estresados en clase xD

    En cuanto el niño cerró los ojos, las arañas se arrastraron por las paredes. Sus patas puntiagudas trinaban una canción a lluvia lejana mientras, de los hoyos y rincones, se acercaban trepando o bajando a la cama del niño. Él, sin sospechar, soñaba tranquilo, respirando con suavidad y ternura...

    No espero que lo entiendas, espero que lo disfrutes. No está escrito al azar, tiene su historia, tiene una historia mía, pero tú puedes interpretarlo como desees. Después de todo, es un juego de ajedrez.

    [Helechos rotos caen sobre la arena como copas de cristal. Un duende en tu almohada no te deja dormir, te recuerda el sueño que tuviste esa noche, el sueño, ¿fue un sueño? La familia del jamás, jamás incesto, ¿por qué?, porque somos familia, no de sangre, pero sí familia. Una locura incierta te despierta de nuevo, fue un sueño, sólo un sueño, nunca pasó, nunca ha sucedido. Un terremoto interno rebota dentro de mí, y no sé qué hacer, no sé qué pensar, no sé qué decir]

  • 22
  • 4.48
  • 382

-¿Por qué escribes? -Yo sólo quiero sacar estas ideas que me quiebran la cabeza xD

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta