cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Memorias de un Difunto.
Terror |
15.03.14
  • 4
  • 6
  • 2347
Sinopsis

Un hombre hace amistad con un amable coleccionista. Un día es invitado a disfrutar de su nueva colección y ...

                                               Memorias de un Difunto

Aquel señor era la verdadera imagen de la bondad, la amabilidad y la cortesía, en fin, una persona que “cae bien”.  Muchas veces coincidimos en el Bar El Ratón y comentábamos sobre el  deporte nacional, la situación política en el País y las noticias más relevantes  llegadas del extranjero.  Pero uno de los temas obligados en nuestras conversaciones  era las colecciones de pieles. Digo tema obligado,  porque siempre me llevaba  la conversación a ese tema y yo prácticamente  escuchaba pensando en los pobres animalitos que sufrían el acoso de cazadores sin escrúpu-os. Cierto día me dijo que ahora se iba a dedicar a coleccionar otras cosas porque las pieles eran una vergüenza.

Aquellas palabras me llenaron de satisfacción y hasta le mostré mi alegría por tal decisión.
 Después de varios meses sin ir por el Ratón, llegó Arturo (así se llamaba el señor)  y se sentó en mi mesa. Se veía alegre. Después de los temas rutinarios me confesó que  una vez había coleccionado violines, otras veces tambores pero nunca había coleccionado órganos u organillos y me invitó a ver la incipiente colección.
  Esa noche no tenía ningún plan. Ni siquiera había deportes, así que fui a la dirección de mi amigo. Me impresionó su vivienda no por lo grande ni bonita, sino, por lo extraña. Las ventanas semejaban aspilleras de fortificaciones y la puerta principal ancha como para entrar un camión. Ni siquiera una pequeña lámpara en el jardín por lo que cualquiera la confundiría con un castillo abandonado  del siglo XIII.
 Me abrió la puerta con una agradable sonrisa y me invitó a pasar al salón, tan normal como el de un apartamento cualquiera. Me sirvió una copa de vino y  no sé cómo pero comenzamos  a hablar sobre África, sus costumbres, sus dialectos. Se veía que había estudiado mucho sobre ese continente o quizás lo había recorrido.
 Me sentí un poco mareado después de la tercera copa y así se lo manifesté. Me dijo que no me preocupara pues no me brindaría más vino y me invitó a seguirlo para que viera su nueva colección.
 Me extrañó que  esa recopilación de instrumentos musicales estuviera en el sótano pero todo en esa casa era raro.  Empezó por enseñarme unos frascos pequeños, como los de pinturas de uñas, que contenía algo difícil de identificar.  Según me iba mostrando los frascos, me decía: riñón de rana, pulmón de tortuga, etc. Después me fue mostrando otros  envases de cristal de tamaño mediano. Esto es el corazón de un perro,  este los 
testículos de un conejo y así llegamos a dónde se encontraban, alineados en un estanque, unas garrafas que también me fue describiendo.  Esta es la colección más importante, los órganos humanos. El mareo y los deseos de vomitar, el impacto de lo que estaban viendo mis ojos, me daba la impresión que iba a desfallecer, mientras el hombre seguía con sus muestras. Este es un pene humano con sus testículos, un corazón, pulmones, hígados….  Lo comprendí todo. Me dejé caer en un banquillo junto a un estante.  No podía abrir los ojos y  apenas podía hablar. El hijo de la gran p…  me había dado algún narcótico con el vino.
  Con tremendo esfuerzo, le dije: Arturo,  he sufrido tres infartos, mis pulmones están llenos de nicotina, mi hígado está cocinado por el alcohol,  mi pene es pequeño, en fin, no tengo nada que te sirva.
 Lanzó una carcajada que hizo temblar los recipientes y me dijo que no me preocupara. Abrió una puerta que daba a otra habitación donde se podía observar una colección de personas momificadas. Con la alegría pintada en su rostro, me dijo: Los que no me sirven por dentro, me sirven por fuera.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta