cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Mensaje en una botella
Reales |
06.01.15
  • 5
  • 3
  • 494
Sinopsis

Relato de ficción. Cuento corto. La historia remite a un naufragio y las consecuencias trágicas de este.

Mensaje en una botella

Con las escasas fuerzas que aún le quedaban tapo la botella con un corcho y luego la arrojo al mar. El brillo del Sol pareció querer jugar con ella, reflejando diferentes tonalidades color verde esmeralda, como si fuera una especie de linterna mágica, como si todo aquello fuera un sueño. Casi inmediatamente escucho el golpe seco que dio al caer sobre las olas hundiéndose profundamente; poco después, y como si fuera una clase de milagro, floto  y comenzó a alejarse lentamente de la balsa.

Cansada y pesadamente se arrastró y acomodo su espalda contra el palo de la improvisada vela; ya no quedaban más sobrevivientes que él: Estaba solo y sabía que le quedaba poco tiempo. Miro una vez más el cielo azul, las pálidas nubes, y se dejó deslumbrar por el Sol. Luego exhalo profundamente, cerro sus ojos  y simplemente murió.

No fue hasta el día 8 de abril del año 1829, casi 3 años después del naufragio, en que unos pescadores de Saint Malo rescataron del mar esa botella y el terrible mensaje que incubo por todos esos años en su interior. El contenido del mensaje es el siguiente:

Mi nombre es Jakob Sprenger,  marino del bergantín “Elric”:

El día 15 de Junio de 1826, para nuestra mayor desgracia, naufragamos debido a una tormenta a unas 60 millas del cabo Bojador. Junto a mis compañeros improvisamos una balsa con la que intentábamos alcanzar la costa occidental de África.

Al principio éramos muchos pero en solo unos días se acabaron las existencias de alimentos y agua potable. Mantuvimos el orden por un tiempo, pero primero la desesperación y luego la maldad se apoderaron de todos nosotros.

 Muchos, enloquecidos por el hambre y la sed, se suicidaron arrojándose a las aguas. Los débiles que murieron comenzaron a ser devorados por el resto con la falsa esperanza de poder sobrevivir, los otros fueron asesinados hasta que solo quedamos cuatro.

Enfermo y sin poder defenderme, a mí me toco una de las peores partes: mis camaradas comieron de uno de mis brazos y una de mis piernas dejándome con vida para que sea testigo de ello. Lo merezco y por ello les perdono: Confieso que cometí el infame pecado de ser el primero en tener la idea de devorar a los muertos. 

Aun así hice justicia conmigo y con el resto de la humanidad pues no podía permitir que nadie regrese: los mate con mi cuchillo mientras dormían.

Ahora me toca morir a mí y lo único que queda es exponer los motivos de este mensaje:

Sin la esperanza de poder expiar mis pecados y con ustedes como testigos, pido perdón a Dios y a la humanidad por la naturaleza de nuestros crímenes”.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias León!!! Un abrazo.
    Gracias por el consejo Ricardo y por comentar. Saludos.
    Impresionante relato; duro y macabro, e impactante. Muy bueno. Solo decirte que tengas cuidado con las tildes (a lo mejor es un problema del teclado), porque mancha un poco una muy buena narración. Un saludo.
  • Microrrelato de terror. Solo literatura.

    Policial negro. Un homenaje al cine noir.

    El Infierno es una empresa como cualquier otra. Todos los años hace su correspondiente balance y Satanás convoca a sus esbirros a una nueva reunión, esta vez con resultados inesperados.

    La humanidad llega a su fin. Un sobreviviente inicia la odisea de perpetuar la especie con resultados inesperados. Relato de ciencia-ficción.

    Relato fantástico. La historia de un hombre bueno y su némesis.

    Relato corto de amor no correspondido. Genero fantástico.

    Cuento histórico basado en una frase de autor. Este microrrelato participó del concurso FRASELETREANDO de la comunidad "Almas de bibliotecas y cines. "La frase de la consigna es “En ese estado hipnótico mi mente no paraba de pensar y me di cuenta de que…” de la novela “El diario de un hombre decepcionado” de W.N.P. Barbellion

    Un hombre enfermo espera a su amada en la soledad de su habitación.

    Para este relato sirvió, como fuente de inspiración, una leyenda indígena de mi país. Con condimentos literarios propios, Gualichú es un espíritu maligno que se corporiza para materializar su venganza.

    Cuento de terror clásico. La fuente de inspiración fue el saqueo del museo de Bagdad durante la Guerra del Golfo.

  • 14
  • 4.58
  • 278

Profesor en Historia, radialista y escritor.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta