cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mi cajón ebrio
Amor |
11.08.17
  • 4
  • 1
  • 1273
Sinopsis

Perdona por la falta de valor para no decirte esto cuando debí. Pero ya te dije que solo tu pudiste sacarme eso que me destruye y que me hace tan nostálgico, feliz, catastrófico, simplemente humano. Esto es para ti, Patri R.R.

Dime por qué, cuál es la razón por la que en las noches de arrepentimiento, todas las ideas lleven a tu cuerpo.
Cuéntame que luz encierran tus ojos, si en el ocaso de mis ideales solo se mantiene tú dicha.
Confírmame que llevas la alianza de que me serás infiel, que convertirás mi vida en un martirio solo por amor al arte y que sangrarás mis costillas porque te necesito, te deseo y no te puedo tener.

Prométeme un beso que nunca se cumplirá.
Prométeme unos hijos que lloraran mi desgracia.
Júrame que serás la piedad entre mis cenizas y que vestirás lágrimas porque nunca me creíste capaz y aquí entre tus brazos mi luz se marcha.

Yo te prometo lujuria, rabia sin cauces conocidos ni presas que puedan aguantarlos. 
Envidia en forma de arañazos, codicia en abrazos sin cronómetro, gula de tus labios.
Arrogancia a la hora de describirte.
Avaricia al robarte caricias y pereza para que no te vayas de nuestra cama.

Pero las promesas vuelan y se estrellan, se funden como nuestros cuerpos y no hay verdad en ellas, no.
Solo la sorpresa, solo la acometida de tu risa en mi pecho y deseos, caricias incompletas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • excelente!
  • Me agobio, me enciendo, me pierdo, enloquezco, salgo de mi cuerpo doctor. Así que después de todo, solo tengo una duda ¿Qué me puede decir del síndrome de abstinencia?

    Me he sorprendido de rodillas en mitad de dos iconos, a cual más absurdo y a cual más poderoso. La cara del hombre, el hedonismo poderoso, la cruz del escarmiento y el camino de mi odio.

    Supongo que fue la tormenta perfecta, tú no lo buscaste, yo me lo imaginaba y mientras tu te dabas cuenta de que ese sonido había vuelto a tu alma, yo lo ansiaba y buscaba la fórmula de recrearlo hundido en un vaso sin fondo. Yo no lo busqué pero ahí llega, la razón golpeando mis cojones y deseándote una vida sin mí.

    Los pinceles de su maquillaje dibujan sobre tristeza una imagen que intenta mostrar belleza, más que equivocada está, da todavía más pena.

    Me espera con su figura renacentista, observándome a través de un filtro hollywoodiense, con los oscuros cabellos cayendo sobre su vestimenta minimalista que no es para nada acorde a su precio. Yo repaso cada uno de los sueños que me provocó su sonrisa y añoro la imagen idealizada que me hizo estrellarme contra el hecho de que la satisfacción es la muerte del deseo.

    Existe un porcentaje, un atisbo, quizás hasta una coincidencia, por la cual, la mala suerte nunca abandona.

    Necesito un segundo de seguridad, un instante de insensatez en mitad de míticas frases hipócritas que hipofisis mal logradas labran en reacciones sin reafirmar.

    Llámalo haiku, microrelato, cita o como coño lo quieras llamar, la cuestión es que se me ha ocurrido.

    Hoy me ahogo en la sangre de las furcias, la que sus periodos vertieron en mi boca sin que me dijesen lo que ella encerraba. Sexo drogas y rock´n´roll y tumbado en una cama de hospital la enfermera jamona de veintipocos no sabe que está limpiando el culo del que podría ser su padre.

    Como una corona puede quemar tanto al tacto, si a la vista es heroína, pero cuando la hueles produce espanto.

  • 83
  • 4.57
  • 115

Soy un gilipollas, pero un gilipollas encantador.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta