cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

16 min
Mi profesora
Amor |
30.05.15
  • 0
  • 0
  • 280
Sinopsis

En este relato el amor no tiene edad ni tiene lugar exacto para encontrarlo...

Joaquín es un chico de 14 años. Es alto, flaco, atlético, un poco guapo, pero a la vez tímido que estudiaba en un colegio donde no tenía muchos amigos (como para no decir que no tenía ninguno) y donde lo molestaban todos los chicos (y también chicas) que se sentían envidiados de él primero por su alto nivel socio-económico y por su cuerpo, que era muy fuerte. Joaquín, durante las clases, se sentía muy solo, sabía que le era difícil hacer amigos debido a que no le gustaba lo que a ellos les podía gustar, él era más maduro, leía noticias, le gustaba la natación, pero a ninguno de los chicos de su colegio le gustaba, ya que ellos eran más inmaduros y jugaban videojuegos o escuchaban música, cosas que no le iban a Joaquín.

Un día en clases de inglés, a Joaquín le informaron que una nueva profesora los iba a enseñar ya que el anterior profesor se había retirado. Su nombre era Carmina, tenía 25 años y recién terminó sus estudios 2 años atrás, por lo que era profesional. A Joaquín le dio igual cuando la vio y se preocupó de que sea mala y al final repruebe el curso de inglés. Carmina tenía la misma estatura y peso de Joaquín, tenía piel color blanca pero no tanto, cabello castaño largo, ojos marrones y la verdad para todo el colegio era muy linda de rostro y de cuerpo.

 

Al principio a Joaquín le empezó a desagradar Carmina ya que siempre lo ignoraba y le ponía bajas calificaciones, pero Joaquín sabía que no debía desaprobar inglés y empezó a esmerarse en ese curso. Empezó a presentar sus tareas, a sacar altas notas en los exámenes y la profesora Carmina se dio cuenta de eso, lo que hizo que lo felicitara en varias ocasiones.

Cuando llegó el día del examen final de inglés, Joaquín se sentía nervioso de que no lo aprobara, pero se acordaba de todo lo estudiado en clase. La profesora Carmina empezó a entregar los exámenes y cuando le entregó a Joaquín, ella le sonrió y lo miró unos segundos, lo que dejó a Joaquín un poco extrañado. Mientras desarrollaba el examen, a Joaquín se le acabó la tinta de su lapicero, lo que lo puso más nervioso aún, pero la profesora Carmina lo vio y le prestó el suyo que no estaba utilizando. Cuando terminó el examen, la profesora les dijo que volvieran dentro de 2 horas para ver los resultados, pero Joaquín espero verlos el día siguiente. Ese día, la profesora Carmina mencionó todos los resultados, pero excepto el de Joaquín. Apenas terminó de decir todos los resultados, dijo: “Pero hubo un examen que me sorprendió bastante más que la persona que lo desarrolló, que creo que debemos felicitar, es el de Joaquín, que obtuvo 94/100 preguntas correctas y
demostró que se puede mejorar en este curso, ya que al principio no sacaba altas notas, espero que ustedes aprendan de él”. Joaquín de pronto tenía ganas de ir contra la profesora y callarle la boca porque no quería ser “avergonzado” en frente de todos diciendo su esmero en el examen, ya que luego lo molestarían robándole sus cosas o pintando sus libros o cuadernos por la envidia.

Sus compañeros no dijeron nada, algunos lo miraron con sorpresa, otros con enojo, pero la profesora lo miro con una sonrisa hermosa, de esas que es mostrando los dientes (que los tenía muy cuidados) y él también sonrió un poco, aún sentía nervios. Cuando todos los chicos se fueron, la profesora Carmina le pidió que se quede un momento en el salón a solas con ella. Carmina le dijo: “Quería que te quedes porque en serio me sorprendió tu examen, nunca había tenido un alumno con un alto nivel de inglés como tú, y eso que empezaste mal”. Joaquín solo dijo: “Ah bueno, en realidad yo empecé a esforzarme un poco después de que usted llegó, no quería desaprobar”. Ella le dijo:” jaja que lindo, yo tampoco sabía mucho inglés, pero mejor me esforcé como tú” y le tocó la nariz. Luego dijo: “Eh bueno, ya puedes retirarte” lo abrazó y lo felicitó de nuevo. Joaquín sintió su suave cuerpo envuelto en un abrigo color negro y su cabello ondulado en capas de un olor hermoso y fe
menino, tanto que no quería soltarse de ella.

Después de clases, y de sufrir las molestias que le causaron sus compañeros, por fin regresó a casa. Mientras caminaba hacia su departamento, se acordó de que no le devolvió el lapicero a la profesora que le había prestado en el examen, por lo que se dijo que le devolvería el día siguiente, el último día de clases. Cuando dobló a la esquina, se dio cuenta que adelante caminaba la profesora Carmina. Él se sorprendió, pero mucho más cuando dobló a la portería del edificio en donde él vivía. Joaquín corrió hacia ella gritando su nombre, Carmina lo escuchó y se sorprendió. Cuando él llegó, le dijo: “Profesora, olvidó su lapicero” ella se rio y dijo: “Espera, ¿Viniste solo para devolverme mi lapicero?” él dijo: “En realidad, yo vivo aquí” ella dijo: “Qué?? En serio?? jaja que coincidencia, en qué departamento??” él dijo: “el 704″ ella dijo: “yo en el 706, justo al frente! Pero nunca supiste que yo era tu vecina? nunca me viste?” él dijo: “La verdad no profesora, e
s que yo llego más tarde al cole” ella dijo: “vaya, vivimos prácticamente juntos jajaja, oye y que tal si me acompañas un rato a mi departamento, quisiera hablar un poco contigo” él dijo: “Oh, eh está bien, pero luego tengo que ordenar mi cuarto así que…” ella lo interrumpió: “No te preocupes, solo un rato” y subieron al depa de Carmina.

Carmina vivía sola, nunca antes había tenido una relación amorosa con nadie, lo cual era sorprendente por ser muy linda, sus padres habían fallecido cuando tenía 18 años en un accidente automovilístico, lo que le provocó a ella una tristeza enorme en ese año, ella pudo vivir sola desde entonces, ya que era madura y seria. Tuvo que dejar sus estudios para trabajar en un restaurante como mesera, así mantenerse.

Pero un día cuando ya sentía que no podía evitar llorar por sus padres y por trabajar mucho, se enteró que el boleto de lotería que había comprado había sido el ganador del premio mayor, lo que le dio esperanza para tener una mejor vida. Ella se opuso a convivir con una persona (o sea, tener un novio) o con un vecina, ella era muy desconfiada.

Joaquín había escuchado todo eso mientras estaba sentado en un sofá junto a ella dándose cuenta de lo linda que era Carmina cuando hablaba, hacía sus gestos, sonreía, movía su cabello, cuando lo miraba y muchas cosas más.

Él también le contó un poco de su vida, con la similitud de la tragedia de Carmina: Joaquín perdió a sus padres en un choque de buses, algo que ellos no hacían a menudo ya que tenían mucho dinero, pero esa vez solo irían a una ciudad cercana y su auto estaba siendo reparado. Carmina sin pedirle hacerlo lo abrazó fuerte y llegó hasta ponerlo debajo de ella, lo que sorprendió a Joaquín, sintiendo el cuerpo de Carmina encima del suyo y su cara al frente de la suya. Ella de inmediato dijo: “Oh perdón!!” él dijo: “No no te preocupes, no me pasó nada, es más, disfruté tu abrazo” ella se rio y luego lamentó su pérdida. Luego él siguió contándole su vida, sobre que él vivía del único dinero que dejó sus padres que era más de 500 millones de dólares, y que ya iba por 100 millones, tan solo 2 años después de su muerte. Ella se conmovió, lo acariciaba incluso su cabello, su cara que, al parecer, le parecía muy linda. Después le propuso una idea que a él le pareció
muy comprometedora:”¿Qué tal si vivimos juntos?” él dijo:”¿Quieres vivir conmigo?” ella suspiró: “La verdad, me gustaría vivir con alguien como para conversar o tener a mi lado, no tengo amigos ni siquiera en el colegio, los profesores son mayores y las profesoras adultas, por lo que no tengo muy buenas relación con ellos” él le dijo: “En serio?? Yo tampoco me llevo con mis compañeros, menos con los profesores! Creo que también estoy tan solo como tú” ella se volvió a reír y me dijo: “Entonces con más razón podrías vivir conmigo” él le dijo: “Bueno, eh pero que hay con mi departamento, tendría que…” ella interrumpió:”¿Venderlo?” él dijo: “si, y mover mis cosas a tu depa” ella dijo: “Lo hacemos juntos” él sonrió y dijo: “Juntos”. Se miraron y ella dijo: “Te parece extraño que te pida eso no?” él dijo: “La verdad, sí. No es que tú me parezcas extraña, sino que… porque conmigo?” ella le dijo: “Porque… porque me gustas” Joaquín se quedó muy sorprendido, diciendo: “QUE??” ella dijo: “TÚ ME GUSTAS, JUAQUIN” él le dijo: “Pero, yo soy un poco joven, como 11 años menor que tú, aunque bueno…” ella dijo: “si?” él dijo: “TÚ TAMBIÉN ME GUSTAS” ella se rio mucho y dijo: “LO SABÍA, crees que no miré tu cara cuando yo te hablaba? estabas tan enamorado”. Él dijo:” JAJA si es cierto, pero entonces?” ella dijo: “Ven a mi cuarto un momento” él dijo: “está bien”

Entraron al cuarto de Carmina y se sentaron en su cama. Él le dijo:”¿Quieres mostrarme algo?” ella se quitó su abrigo y su pantalón, mostrando unos shorts y sus muy lindas piernas. Ella le dijo: “Entonces podríamos ser novios” él le dijo: “por supuesto que podemos, pero supongo que no podríamos mostrarlo, al menos, en el colegio” ella le dijo: “Ah claro que no en el colegio, pero si en la calle” él le dijo: “SI, en la calle, pero no cerca del colegio, por cierto” ella dijo: “Tienes razón, hay que tener cuidado, que tal si nos graban?” él saco su lado más romántico y dijo: “Que nos graben, pero que sepan que nos amamos besándonos por ejemplo”. Ella se rio y dijo: “a mí me encantaría besarte, pero no en el colegio, por cierto” él dijo:”¿Quién lo dice? Podríamos ir al baño de hombres o de mujeres y besarnos” ella se rio un poco y dijo:”¿Por qué no me besas ahora?” y él dijo: “Me encantaría”

Ya eran las 8 de la noche y ellos estaban completamente solos. Joaquín se acercó a Carmina y la besó, le puso su mano izquierda en su mejilla mientras ella le ponía su brazo derecho detrás de su cuello. Joaquín, con su mano derecha, le tocaba la cadera a Carmina y ella, con su brazo izquierdo, abrazaba la espalda de Joaquín.

De pronto, Joaquín puso a Carmina debajo de él en la cama. Él le empezó a quitar la camisa que ella tenía, botón por botón, hasta observar su bracier color blanco, como el color de la piel de ambos. Ella se dejó quitar mientras respiraba y le dijo: “Joaquín, hazme tuya” él se rio y la volvió a besar. Ella le quitó su polo de uniforme (aún lo llevaba) y vio su pecho atlético, joven y musculoso. Se empezaron a besar más fuerte, cuando la mano izquierda de Joaquín le tocaba la entrepierna de Carmina, mientras le quitaba sus shorts y con la otra mano él le tocaba uno de los senos de Carmina. Ella le quitó su pantalón con sus dos manos, viendo de paso la erección que tenía Joaquín adentro de su bóxer marca “Calvin Klein”. Ellos dos se empezaron a revolcarse, a besarse más fuerte, Joaquín recorriendo con sus dos manos el cuerpo de Carmina, desde sus hombros, luego a su cadera, luego a sus entrepiernas, sobándolas, luego empujándolas hacia abajo, como penetrándola,
pero suavemente.

Imagínense, queridos lectores, a una profesora de 25 años, bella, alta, con cabello ondulado con capas, teniendo relaciones sexuales con un chico de 14 años, guapo (muy guapo para ella) atlético, alto y flaco. Simplemente una situación excitante para ambos personajes, que prefieren estar con una persona de una edad avanzada o atrasada, que una de la misma edad. Muchas veces lo excitante en una relación sexual es lo más improbable, que se podría traducir como lo prohibido, y que altera más las hormonas de los hombres y mujeres que una relación con una persona de igual edad, la cual tiene que ver con el amor verdadero. Pero en realidad Joaquín y Carmina no se amaban al principio, sino sentían atracción sexual, lo cual los confundían y los excitaba al mismo tiempo.

Carmina se sentó en forma de cuclillas en el regazo de Joaquín mientras él estaba echado boca arriba y mirándola desde abajo. Ella empezó a empujar hacia abajo su vagina lentamente mientras gemía y respiraba rápidamente. Él levantó su torso para besar a Carmina y tocar sus entrepiernas mientras ella seguía empujando hacia abajo más rápido. Carmina tenía el cabello suelto tapándole su cara y la de Joaquín, que luego la pondría entre los senos de Carmina, lo que provocó que le quitara su bracier blanco y empezó a besar sus dos senos. Cuando Carmina paró de empujar hacia abajo, ella le preguntó:”¿Puedo?” él asintió y Carmina le bajo el bóxer a Joaquín, se echó para atrás y metió el pene de Joaquín a su boca, haciéndolo sentir más excitado aún. Cuando ella dejo de chuparle el pene a Joaquín, ella se puso debajo de él y empezó a penetrar fuertemente hasta que Joaquín no pudo más y eyaculó. Él se retiró de encima y se acostó al lado de Carmina, poniendo su brazo derecho detrás del cuello de Carmina, y ella poniendo su brazo derecho adelante del cuello de Joaquín, su brazo izquierdo detrás del cuello de Joaquín, su cabeza en el hombro de él y poniendo su pierna derecha encima de la pierna derecha de Joaquín. Así, se quedaron dormidos.

A la mañana siguiente, los dos sabían que debían ir al colegio, era el último día de clases del año, pero como se amaban y no les importaba nada ya, decidieron quedarse en el departamento.

A partir de ese momento, ellos empezaron su relación amorosa, Joaquín vendió su depa y se mudó con Carmina, con la que siempre tenía relaciones cuando se podía. Carmina renunció a su trabajo y Joaquín no se matriculó en el colegio el siguiente año. ¿Por qué? se iban a mudar a una casa a las afueras de la ciudad, comprada con el dinero de Joaquín y se decidieron a formar una familia.

Fue una noche cuando Joaquín, con 16 años ya, más alto, musculoso y más guapo y Carmina, con 27 años, más hermosa y sensual que antes, tuvieron la relación sexual que originaría el embarazo de Carmina. Ellos al enterarse se abrazaron, se besaron y empezaron a comprar cosas de bebes preparándose para la llegada. Ellos eran lo bastante maduros para tener un hijo, por lo que no tuvieron ningún problema…. incluso hasta el día de hoy. Joaquín, con 30 años, y Carmina, con 41, tienen 3 hijos: un hombrecito de 13 años, una mujercita del 12, y un niñito de 10 años, que viven muy felices en su casa de 300000 dólares, por cierto.

Pero, ¿Cómo yo, el narrador, sé todo eso? es muy simple: Mi nombre es Martín, mi novia se llama Fabiana y esta historia empezó saben cuándo? ESTE AÑO! o sea yo tengo 14 y Fabiana 25 y esa noche a las 8:00 p.m. donde tuve mi primera relación sexual con Carmina pasó saben cuándo? HACE UNA SEMANA! pero, ¿Y eso de que yo tengo 30 años, Fabiana 41 y tres hijos? ah bueno pues ese es mi futuro, nuestro futuro, el cual estoy decidido a formar. Yo soy Joaquín, Fabiana es Carmina, nuestros padres fallecieron, eso es cierto. Yo dejaré el colegio en enero del próximo año, pero Fabiana ya dejó su trabajo como profesora, para enseñarme exclusivamente a mi lo que es el amor.

Gracias a todos ustedes por leer mi historia, tendrá partes muy comprometedoras y eróticas, pero eso sucedió. Por favor no se olviden de comentar. Es la segunda vez que publico este relato, lo publiqué una semana después de nuestra relación sexual en diciembre del 2014 y ahora lo publico en tusrelatos.com, por eso dice hace una semana y enero jajaja.

Este relato se lo dedico a Fabiana (Carmina en la historia) te amo demasiado, nunca me alejaré de ti, formaremos nuestra familia, saldremos adelante y las personas a nuestro alrededor entenderán que nuestro amor no tiene edad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Una historia de amor en la que los personajes no les importa la edad para estar juntos...

    En este relato el amor no tiene edad ni tiene lugar exacto para encontrarlo...

    En este relato el amor no tiene edad y muchas veces se encuentra debido a vidas parecidas o tragedias parecidas.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta