cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Miedo al olvido
Drama |
08.10.16
  • 4
  • 1
  • 957
Sinopsis

El alzheimer borra la memoria, no los sentimientos.

Pepita permanecía quieta, en medio de su habitación, tratando de recordar qué le había llevado hasta allí, pero sus intentos fueron en vano. Sus ojos recorrían nerviosos una estancia que se le antojaba ajena. Presa del miedo y la angustia, su corazón comenzó a latir a una velocidad demasiado rápida para su envejecida maquinaria. Buscó un punto de apoyo para frenar su caída, y encontró una mecedora donde dejar caer su cuerpo, aunque su mente siguió sin ella, en su estrepitosa caída al vacío, dejando a su paso una estela de un blanco cegador, que parecía tener la intención de nublar el futuro y borrar toda huella del pasado.
En medio de ese viaje sin retorno, Pepita se aferraba a sus propias manos, cerrándolas con fuerza. Apretó los ojos, buscando un resquicio de memoria, un punto de negrura que contrastara con el blanco que parecía haber marchitado su mente, y su memoria. Por suerte, su mano izquierda de pronto sintió el pinchazo de un objeto encerrado en su interior. Acercó lentamente a sus ojos unos pendientes. No sabía cómo habían llegado hasta allí, pero los reconoció al instante, lo que provocó que su mente encontrara, sin esperarlo, un punto de anclaje al pasado y frenase de golpe, su trayecto dentro del tren del olvido.
Las historias teñidas de blanco cobraron de nuevo color y las brumas se fueron disipando.

—¿Pepita los has encontrado? Si no los encuentras no te preocupes, ya los buscaremos mañana. Vamos, que llegamos tarde.

Pepita salió de la habitación, con los pendientes de su boda puestos, retocándose el pelo con prisas, intentando evitar la mirada de su marido, por si intuía algún resquicio de vacío en sus ojos.

De camino al teatro, agarrada de su brazo y mirando su inagotable sonrisa de reojo, se preguntó si su propia mente arremetería también contra él, si cometería la villanía de difuminarle, de borrarle, de olvidarle…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 16
  • 4.53
  • 213

"En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible" -A. Camus-

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta