cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Mis queridos guantes
Reflexiones |
22.03.17
  • 5
  • 3
  • 678
Sinopsis

La gran vida conlleva las peores situaciones...

El buen y precioso Pedro, de mantenido a vagabundo en tan pocos años. Si tan solo fuera inteligente, podría escribir un libro sobre su vida, mientras los fantasmas de sus padres le atormentan. Sin demás familia, los únicos exitosos ya no estaban en el país. Únicamente Eliana con sus inquietos seis hijos, por supuesto que sin un padre que guiará la situación. La triste huida de su "único" amor la arrastro a los bastos terrenos del licor barato y las pastillas anticonceptivas. Con el estrés generado por sus hijos y el trabajo exhaustivo, entro a los finos rumbos del polvo de ángel, que calmaba su dolor. No me hace mal ya que me libera de mi horrorosa vida, le dijo al juez quien perdonaba a una irresponsable madre envuelta en la precaria situación económica que azotaba a los de su clase.

La mujer logró establecer un pequeño negocio de ropa con un poco de ayuda del fiscal. Pero eso fue demasiado para ella, tan poco le duro la nueva vida con las carroñas hambrientas de dinero. Una gran casa donde cada niño tendría su propia habitación era el sueño prometido a sus pequeños, pese a toda situación lo intento. Tarde o temprano volvería a su antigua vida y no quería eso, mis hijos, se repitió una y otra vez hasta que tomo el periódico que le dejaron en su antigua puerta, se puso en busca de empleos que pudieran llenar ese vació de sueños cumplidos. Trabajando mas de 19 horas diarias todos los días la pobre mujer logra establecer una base de ahorros para que pueda lanzar a la basura el pasado y comenzar a comer del futuro.

Le era imposible dormir con los niños peleando, los perros que ellos traían ladrando y librando una batalla por un pequeño territorio en el patio sucio de la parte trasera de la casa. Los despertadores eran las ganas de ir al baño de los niños quienes cada minuto iban a dejar sus necesidades a horas perfectas para levantar a su madre tantas veces que se le iría de pi a pa el sueño. Al fin llego el día donde obtuvo el dinero para pagar todas sus cuentas, hipoteca, deudas a sus amigos mas preciados y lo mas importante las multas que le dieron sus acciones pero... ¿Quién robaría en una casa tan destrozada como la suya? Así es, mal vivientes que necesitaban lo que sea para comprar la droga que sea y hundirse en su pequeño mundo de fantasía donde ellos son los protagonistas de las mas bellas historias sin sentido.

Si creyó que en el pasado la vida le escupió, en esta pequeña ocasión se cago en ella. Sin dinero, trabajo y el perdón del juez sus hijos terminarían en los brazos de otro. Era una mujer muy débil y desnutrida como para robar, sus influencias en la calle eran nulas como para obtener un arma para contradecir su físico. Al menos algo bueno sucedió y es que sus hijos ya tenían todos los días comida en la mesa, sus nuevos padres los amaban pese a no tener su ADN, aunque la familia se dividió ya que nadie quería seis pequeños en sus casas, al menos con 2 les bastaba. Pocas veces dejaban que los vea a los seis a la vez, ya que se le diagnostico locura y se le dejo en libertad vagando en las calles frías y oscuras. Y así es como le iba. El trabajo le fue negado, sin estudios ni conocimientos.

El mundo laboral le repudiaba. Todos los días que pasaba hambre y frío durmiendo en las calles solo podía soñar con la muerte, pero era muy débil como para suicidarse, camino y camino por días comiendo lo que solo eran sobras de los que la querían lejos. Y así llego, su único familiar que no pudo escapar del país, Pedro el pobre conocido ahora como "Pedro el rico". Su única salvación le echo de su propiedad sin siquiera verla, las malas lenguas le contaron de sus problemas y a veces es mejor mantenerlos lejos, pero de repente uno de los sirvientes le dio una caja de cartón enviada por el mismísimo Pedro, dentro una nota junto a un par de guantes. Dicha nota decía: "Querida, este es el secreto de mi éxito, la razón de mis riquezas ahora esta en tus manos, solo debes ponértelos y pedir un deseo y al cumplirse los guantes perderán un dedo, solo los guantes, no te preocupes por tus manos. Hay un pequeño fallo y es que ellos te quitarán poco a poco lo que mas quieres en el mundo. Adiós querida, queda en ti usarlo o no, esto va de parte del hombre que tiene todo y nada".

La pobre mujer pensó en su situación y llego a la conclusión de que ya lo había perdido todo y no tenía nada. Se puso los guantes en sus lugares correspondientes y pidió su primer deseo, "Tener la vida que siempre soñó", por arte de magia al parpadear despertó en una cama lujosa.

A veces las apariencias son engañosas y en este momento se aplicaba esa frase. La vida que tanto soñó ya era realidad, una hermosa mansión con un cuarto para cada niño, corrió cuarto por cuarto buscando a sus pequeños como si no los hubiera visto por lagos años, al menos en la realidad que ella los perdió y para su sorpresa faltaba uno, el mayor no estaba en su habitación. La madre interrogo a todos los niños para saber el paradero de su hermano pero ellos desconocían tener a tal hermano mayor viviendo con la familia. Enojada golpeo a algunos y los mando a dormir a su cuarto. Investigo en todos los registros familiares que tenía y no hubo indicios de tener a dicho niño alguna vez, pero ella recordaba al pequeño hasta que se le olvido al día siguiente.

Todo su pasado quedo en el olvido en una sola noche, en sus manos unos guantes que parecían estar pegados sin poder salir. Lo que no olvido era el poder de los guantes y su maldición, aunque si olvido de donde los saco, mientras en su vida soñada faltaba un padre para sus hijos así que deseo al padre perfecto y mientras un dedo de los guantes iba desapareciendo ella se iba durmiendo. Al despertarse puede ver como un hombre de avanzada edad pero guapo sin rasgos de fealdad en su rostro o cuerpo le traía el desayuno a la cama y la besaba, ella pregunto si los niños ya había desayunado y el hombre le contesto que sus cuatro hijos estaban jugando en el club de polo. La mujer sobresaltada se levanto bruscamente buscando a su hijo mayor, al menos el nuevo mayor, la que era su habitación estaba vacía, un niño menos en su lugar, solo pudo pegar un grito y desmayarse.

Unos días espués despertó y olvido el motivo de haber gritado en un cuarto vació, solo abrazo a sus cuatro hijos que estaban felices de que estuviera bien. Analizando su vida aún algo faltaba así que pidió otro deseo, Ser la mujer mas bella del mundo, y un dedo menos en sus guantes dejo pasar a un sueño brutal que la puso a dormir. Al levantarse corrió a verse frente a un espejo y como es de notar era una mujer completamente diferente, era...Hermosa y además exitosa. Fue a ver a sus hijos para recibir sus merecidos cumplidos y al entrar en la cuarta habitación noto que faltaba uno de sus hijos y comenzó a llorar a la vez que vio que tenían seis habitaciones de las cuales tres estaban vacías sin nada.

Al pasar los días comenzó a golpear su cabeza contra las paredes hasta desmayarse y despertar atada en la camilla del hospital gritándole a los doctores que la soltaran y la ayudaran a buscar a su hijo perdido, palabras vacías que se negaban con archivos de solo tres hijos. Los doctores le trajeron otras malas noticias, se le detectaron varias enfermedades por sus cirugías para ser una mujer bella. Ella procedió a gritar un deseo, este deseo era ser inmune a todas las enfermedades. Y como ya sucedió antes despertó en su cama estando con la mejor salud posible siendo inmune a toda enfermedad, observo que uno de sus guantes tenía cuatro dedos menos y como era de esperarse otro de sus hijos faltaba.

Todos sus recuerdos volvieron junto con una tristeza que la hizo romper en llanto. Trato de dejar a un lado su pasado con solo dos hijos restantes y darles la vida que ella les había prometido alguna vez. al fin se dejo de deseos y siguió viviendo sin perder nada y solo ganando. Pensó en ayudar al mundo a coste de uno de sus hijos así que pidió un deseo muy noble, la paz mundial. Otro de sus hijos desapareció pero eso ya no era problema si había paz en el mundo sin pobreza. Se recostó a dormir con esperanzas de levantarse y ver un mundo donde nadie era pobre y todos eran ricos...

La policía local encontró el cuerpo de una mujer muerta de frío debajo de un puente, se le nota desnutrida y golpeada. Pobre madre al final si lo perdió todo, hasta la vida mientras los médicos la guardaban en una gran bolsa de nailon para yacer solo en el olvido...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 9
  • 4.69
  • -

¿Qué es peor la ignorancia o la indiferencia? "Ni lo sé, ni me importa"

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta