cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Miss Autopsia
Terror |
29.08.17
  • 4
  • 4
  • 1156
Sinopsis

espero que les guste mi relato de terror, estos cuentos suelo escribirlos de noche.

Nicol desde muy pequeña deseo ser una modelo, la verdad era muy bella. Cuando cumplió los 18 años, la ambición la fueron envolviendo poco a poco hasta convertirla en una joven capaz de conseguir sus sueños sin importar pasar por encima de los demás, incluso hasta llegar a matar si era posible.

Nicol hizo lo necesario para ingresar al mundo del modelaje, aunque al principio no fue fácil, al final un sujeto llamado Gerardo Montero, un director de comerciales de televisión quien estaba dirigiendo un comercial para una empresa de jabones (soft skin). La vieron presentando el casting y quedaron encantados con ella incluidos el señor Gerardo. Le prometió que sería la única protagonista de su comercial.

Pero luego a las dos semanas, la llamaron del canal para infórmale que habían elegido a otra chica en su lugar, esto la molesto, ella estaba convencida que sería la única estrella de dicho comercial. Pero más la enfureció saber quien habían nombrado como su remplazo, se trataba de su vecina Roberta, una prostituta bien pagada quien sabia explotar muy bien sus atributos físicos.

Nicol decidió visitarla, con la excusa de que necesitaba unos periódicos viejos y recientes, ella tenía conocimiento de que Roberta los acumulaba en su casa para leer los comics y resolver los crucigramas en sus ratos libres. Luego le abrió la puerta, ella se extraño de verla parada frente a su puerta.

-¿Cómo esta señora Roberta? La saluda mostrándole una gran sonrisa.

-¿Qué quieres? Le pregunta en tono molesto.

-¿Sería tan amable de regalarme unos cuantos periódicos? Es que voy a pintar el apartamento.

-¡pasa! Le dice la señora Roberta arrugando el ceño.

Cuando Nicol ingresa al apartamento, ve prendas tiradas por todas partes, platos sucios encima del mesón azulejado.  Revistas de moda esparcidas sobre un mueble marrón de cuero y encima de una de estas había una hoja de papel con la siguiente nota:

“dirigida al señor Ramiro Chapas, organizador del  concurso de belleza.

Evento que se llevará a cabo en el casino (Black hole), hora: 8:30 p.m

Ella Es la chica de quien te hable para el trabajo, tiene mucho talento, no te arrepentirás”

Atte. Tony

Al leer la nota rápidamente la toma, la dobla y la guarda en el bolsillo trasero de su short. Ya no era necesario matarla. pensó Nicol pero...

Roberta se dió cuenta que ella  había tomado la nota. Esta intenta reclamársela a la fuerza, Nicol se rehúsa a devolvérsela, ambas forcejean, Nicol agarra un objeto de vidrio sobre una repisa cerca de donde ellas están, y lo descarga con todas sus fuerzas sobre la cabeza de Roberta dejándola inconsciente en el piso. La joven no está respirando y Nicol huye asustada llevándose consigo la nota. 

Empaca su ropa en una maleta y abandona su apartamento. Tomo un taxi con rumbo al casino (Black Hole) al llegar busca al señor Alfonso Chapas.

Lo encuentra hablando con algunas participantes al concurso.  Ella espera en silencio a que la charla terminará, al culminar, él la observa de reojo y después se acerca a Nicol.

-¿Quién eres? Le pregunta mirándola de arriba abajo.

La muchacha le enseña la nota, él se la arrebata de las manos y la lee detenidamente.

Al cabo de unos minutos quita sus ojos del papel.

-¡Tony! dice sorprendido.

-¿Hay algún problema señor Chapas? Pregunta preocupada.

-eres una muchacha muy bella, le dice en tono lujurioso.

-la belleza es algo superficial, lo realmente bello es lo que se lleva adentro. Le dice Nicol con tono orgulloso.

-¡Eso es muy cierto! Y… ¿Cómo te llamas?

-Me llamo Nicol Huertas. Le dice sonriendo.

-Estoy seguro que serás la ganadora de este concurso de belleza, y todos verán que la  belleza esta dentro y no afuera, como dices tu. Los ojos del hombre emitian un extraño brillo.

Dos hombres se la llevaron a un cuarto pequeño, en el centro se enciende una vieja lámpara Colgante y una silla de esas que hay en los consultorios odontológicos. La acostaron allí, y le desabrocharon la blusa blanca de seda que llevaba puesta, dejándole al descubierto su sostén rojo de encaje.

De repente un hombre fornido y lleno de tatuajes y cabello largo se sube y se sienta sobre su sexo, -tienes una estructura ósea muy bonita, le dice aquel hombre.  Ella le agradece con tono modesto.

Y comienza a maquillarla de una forma grotesca, a lo que ella se irrita un poco, le decía que se iba ver horrible ante el público.  Que era mejor que ella se maquillara en fin. Pero el sujeto no le hacía caso y continúo con su labor.

Después llegaron dos sujetos a la habitación y le sujetaron los brazos por encima de su cabeza,  ella ponía resistencia sin embargo fue inútil, sus gritos se ahogaban en el fondo de su garganta; nadie podía escucharlos, el bullicio y los aplausos de la gente invadía el casino.

El sujeto de antes quien estaba maquillando a Nicol, saco de un maletín una pequeña sierra circular, la conecto al toma corriente y la encendió delante de ella, el rostro de terror que tenía en ese momento esta pobre chica era indescriptible. Los músculos de su cara se petrificarón, su cuerpo sudaba frio, el grito más profundo salió de su pecho cuando la sierra penetró, cortó y desgarró sin piedad su carne y huesos.

El cuerpo de la joven estaba puesto de forma vertical  sobre un enorme tablón previamente decorado con telas blancas de seda, su rostro lucia encerado, sus brazos quedaron tal cual estaban antes. Lo único que le cubría, era esa tela que al parecer  formaba parte de su vestido de gala; solo le tapaba los hombros y sus piernas. Su tórax se encontraba dividido por la mitad, sus pulmones, corazón, hígado, estomago y viseras se hallaban al aire. La piel de su pecho fue clavada a ambos lados por puntillas de acero de seis pulgadas. Finalmente Nicol fue la ganadora del concurso; al abrirse el telón, el público de necrófilos y jueces forenses quedaron maravillados y  extasiados de tanta belleza. Esta chica tenía razón, la belleza esta dentro.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Yo puedo resistir todo, menos la tentación.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta