cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
MORELLA
Suspense |
03.04.15
  • 4
  • 4
  • 1324
Sinopsis

Cuento/homenaje a una gata.

Salió de un cuento de Poe. Se acarició a sí misma con mis piernas y se fue a dormir a su sillón. No se suponía que fuera suyo; ella tiene una cama, pero jamás la usa. Sé lo que estás pensando: “Un enorme sillón para una gatita”, yo pensé lo mismo, ¿pero qué otra opción tengo? Me resulta imposible decirle que no.

Me encanta su pelo, que no es negro ni es gris; es de algún color oscuro y misterioso, como los miedos de Maupassant.

Mientras estoy escribiendo esto, ella juega con un escarabajo. Para mí, es adorable; pero para él, sus garras son las de un demonio de Lovecraft. Cada vez que el desdichado artrópodo intenta escapar, ella le da un zarpazo. Cada vez que el invertebrado logra darse la vuelta, Morella le propicia un jab de izquierda. Si así lo deseara podría matarlo con facilidad, pero ella prefiere continuar con el proceso infinito.

Sigo mirándolos desde el escritorio, escribiendo en mi ordenador. No hay mucho que mirar aquí, no tengo una fotografía ni un souvenir; hace tiempo que me deshice de ellos, no tiene sentido recordar personas que ya me olvidaron. Solo tengo un reloj, que ahora marca las tres en punto. ¿Las tres de la mañana o las tres de la tarde? Imposible determinarlo, no he abierto la persiana en semanas.

Observo los papeles desbordar del cajón superior del escritorio, papeles que me he prometido ordenar pero nunca lo hago; son inútiles de todos modos. En el cajón inferior, en cambio, los viejos papeles sí cumplen una función: están ahí para cubrir el arma que guardo en el fondo.

La víctima ya tiene dos patas destrozadas y su abdomen comienza a desprenderse del tórax. Morella sigue en su mundo, pues el mundo es suyo. Ella continúa jugando como Kafka mientras el escarabajo ofrece cada vez menos resistencia.

Y así nos miramos, él y yo, y poco a poco comenzamos a sentir que lo único que podrá liberarlo… es la muerte.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 35
  • 4.64
  • 215

Si no esperas lo inesperado, no lo reconocerás cuando llegue.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta