cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Morte
Amor |
19.04.19
  • 4
  • 1
  • 696
Sinopsis

 Lo más triste para ella no era su muerte, más bien era el no sentir tristeza porque había muerto. Era como ver despegar aquel avión que hacía años la esperaba en la puerta todos los días. Era como borrar el retrato de su rostro que presidía la entrada principal de su hogar.

Aquella muerte la hizo sentirse mala amante, la esencia de él desapareció en una camilla de metal tan fría como a veces sentía sus manos y su pequeño corazón que palpitaba cada vez que cualquier desconocido la rozaba mientras le daba el pésame.

Ya no le temía al abandono como la primera vez, era el que le hizo sentir por fin complacida ante todos los desencantos que toleró. Nunca le gustó recibir sin dar nada a cambio, condujo desde aquel sótano hasta el velatorio sin saber porque velar, dejando de dormir como siempre, pero esta vez no por verle dormir como antes, si no por verle morir.

Sus conceptos de realidad nunca fueron los mismos. Al verle en aquellas estrechas cuatro paredes supo que estuvo en ellas con él demasiado tiempo y que nunca se quedaría allí para siempre.

 Nadie comprendería aquella sonrisa llena de lágrimas, era demasiado complejo, pero era tan libre y destruida como aquel veinticinco de marzo mientras escuchaba a su cantante preferido. Y sí le abrazó más que a él en su lecho.

Y en silencio le quiso también más, porque él le enseñó la vida y no la muerte. Muerte la cual deseo tanto que por momentos quiso morir ella.

Él decidió que su vida estaba en sus manos y ella no lo valoró como unos puntos suspensivos lo valoró como un punto final. No era compromiso, ni algo personal, fue disfrutar de un atardecer mientras esparcía sus cenizas por el precipicio hacía el mar Atlántico, aunque sabía de sobra que su preferido siempre fue el Mediterráneo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 163
  • 4.59
  • 39

Pacense, joven y apasionada por la escritura.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta