cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Muerte de un vividor - 47 - Pobre diablo
Suspense |
28.06.21
  • 0
  • 0
  • 325
Sinopsis

Cardano cogió un taxi...

-Siento mucho darle esta mala noticia...-Continuó Cardano creyendo que estaría apenado por la muerte de su inquilino, pero se equivocaba.

-Se lo agradezco, pero no soluciona mi problema...-Se quejó Puértolas que esperaba no perder la confianza de su cliente, el propietario de la mansión Dos Aguas.

-¿Cómo conoció al señor Dunaújváros?-Preguntó Cardano.

-Llamó por teléfono preguntando por la mansión Dos Aguas y concertamos una visita esa misma tarde...-Recordó Puértolas.

-¿Qué día fue?-El comisario necesitaba fechas.

-El martes 16 de julio.-Puértolas consultó su agenda.

-¿Qué aspecto tenía?-Quiso saber Cardano.

-Llevaba un elegante traje pese al calor que hacía... Llegó conduciendo un reluciente deportivo descapotable rojo...-Puértolas hizo memoria.

-Le pareció un turista con dinero...-Opinó Cardano.

-Preferimos llamarlo solvente. Somos una inmobiliaria con prestigio entre la clase acomodada de Barcelona.-Explicó Puértolas.

-Entiendo. Siga, por favor...-Cardano le escuchaba atento.

-Le enseñé la mansión Dos Aguas y, aunque no parecía muy interesado, conseguí convencerle que era la mejor elección...-Aseguró Puértolas dando una versión que el difunto Dunaújváros no podría contradecirle.

-¿Cómo le pagó?-Cardano fue directo.

-Con un cheque por valor de 120.000 pesetas...-Puértolas volvió a mirar su agenda. Torció el gesto al mencionarlo.

-¿Tiene el cheque?-Cardano quería verlo.

-Por suerte, ya no... Tuve muchas dificultades para cobrar.-Se quejó Puértolas que temió por el prestigió de la inmobiliaria. No podían permitirse el lujo de tener un inquilino impagador.

-Pero me dijo que le pareció un turista solvente...-Le recordó.

-Sí, pero el cheque fue rechazado por falta de fondos... Fui a quejarme al señor Dunaújváros que aseguró era un error del banco.

-¿Cuándo fue rechazado?

-El jueves 18 de julio.-Puértolas miró su agenda.

-¿Qué hizo usted?-Quiso saber Cardano.

-Le di de margen hasta el lunes para que lo solucionara...

-¿Qué sucedió después?-Preguntó Cardano.

-Fui verle a la mansión Dos Aguas. El señor Dunaújváros me aseguró que fue un malentendido de su banco y que ya estaba todo solucionado...-Explicó Puértolas.

-¿Y lo estaba?-Cardano estaba intrigado.

-Sí y cobré al día siguiente, martes...-Afirmó Puértolas.

-Necesitaría los datos del banco.-Pidió Cardano siguiendo la pista del dinero del difunto señor Dunaújváros.

-Aquí los tengo: Banco El Buen Pastor en la Barceloneta.

-Muchas gracias. Ha sido de gran ayuda, señor Puértolas.-El comisario Cardano se levantó y el inspector Gómez hizo lo mismo.

-De nada, señor comisario.-Puértolas se consideraba un buen ciudadano que colaboraba con la policía.

-Sólo una cosa más. No puede alquilar la mansión Dos Aguas por qué es la escena de un presunto asesinato...-Le advirtió.

-Lo sé.-Puértolas volvió a lamentarse de su mala suerte.

-Buenas tardes, señor Puértolas.-Se despidió Cardano.

-Buenas tardes, señor comisario.-Puértolas no se levantó de su sillón. Tenía mucho trabajo pendiente.

Cardano y Gómez abandonaron la inmobiliaria regresando al coche policial. Seguía haciendo calor en su interior.

-¿Donde vamos ahora, señor comisario?-Preguntó Gómez.

-No muy lejos, señor Gómez... Acércame a aquella cabina de teléfonos, por favor...-Cardano la señaló con la mano.

El inspector Gómez puso en marcha el coche y condujo hasta detenerse al lado. Cumplía las órdenes sin cuestionarlas.

-Aparca el coche cerca y espera. Voy a llamar por teléfono a un taxi. Subiré y, si se pone en marcha, nos sigues...-Ordenó Cardano sin dar más explicaciones.

-Cómo ordene, señor comisario.-Gómez respetaba su modo hermético de trabajar. Cuando tuviese formada su teoría, se la diría.

Cardano se apeó del coche policial camuflado y vio cómo estacionaba un poco más adelante. Esperaba que no llamase la atención. Se acercó a la cabina de teléfonos y marcó un número.

-Yosep al habla.-Contesto una voz de hombre.

-Necesito un taxi. Un amigo me ha dado su teléfono.-Aseguró Cardano para ganarse su confianza.

-Ha llamado al mejor... Deme quince minutos y le recojo...

-Estoy en el Paseo de la Bonanova.-Cardano le dio el número de un lujoso bloque de apartamentos cercano a la inmobiliaria.

-Ahora mismo salgo para allá...-Yosep conocía muy bien la zona rica y sus generosos clientes. Se olía una buena propina.

Yosep acudió a la llamada rápido. Detuvo el taxi delante. Un hombre maduro con aspecto trajeado se subió a la parte de atrás.

-¿Dónde le llevo, señor?-Preguntó Yosep con una sonrisa en los labios mientras miraba a su pasajero por el retrovisor interior.

-Daremos una vuelta, señor Yosep.-Contestó Cardano que le enseñó su placa de la Policía Nacional.

-Le juro que tengo todos los papeles del taxi en regla, señor comisario...-Yosep perdió la sonrisa de golpe. Puso en marcha el taxímetro y continuó por el Paseo de la Bonanova. Le seguía Gómez en el coche camuflado.

-Eso no es de mi incumbencia. Quiero que me hable de un cliente tuyo: El señor Dunaújváros.-Cardano fue al grano.

-¿Qué quiere saber?-Yosep respiró aliviado.

-¿Cómo lo conoció?-La primera pregunta era sencilla.

-Lo recogí en la puerta de un concesionario de automóviles usados de la Zona Franca.-Respondió Yosep.

-¿Cómo se llamaba?-Cardano comenzó el interrogatorio.

-Gangas Pérez, si no me falla la memoria...

-¿Dónde más lo llevó?-Cardano siguió preguntando.

-Los sitios típicos para turistas...-Respondió el taxista Yosep a regañadientes que no le gustaba nada la policía.

-¿Qué sitios eran, por favor?...-Insistió Cardano que le pareció muy evasiva la respuesta.

-Lo llevé al restaurante Las brasas y la Taberna Olé...-Yosep hizo memoria. No le hacía falta apuntar nada. También recordaba las generosas propinas del señor Dunaújváros.

-¿Algún sitio más especial?-Preguntó Cardano sonriendo.

-Lo llevé a la Casita del Amor...-Reconoció Yosep rompiendo el secreto profesional que debía guardar un taxista con su cliente.

-Interesante. ¿Fue acompañado?-Cardano comprendía por qué Dunaújváros tenía una tarjeta de la Casita.

-No. Lo llevé solo, pero se vio allí con una mujer...-Yosep lo dejó en la entrada de la Casita del Amor. Lo que sucedió luego dentro no fue asunto suyo.

-¿Algún sitio más?-Repitió Cardano.

-No, señor comisario...-Aseguró Yosep olvidando el viaje que hizo para comprar objetos de dudosa procedencia. No quería poner en un aprieto a su “primo” Yoshua.

-De acuerdo...-Concluyó Cardano que descartó a Yosep cómo sospechoso. Era un pobre diablo que sobrevivía trabajando de taxista para los nuevos ricos de Barcelona.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados ocho libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta