cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Muerte en La Custodia
Drama |
13.11.21
  • 5
  • 2
  • 274
Sinopsis

Sale un hombre joven, puñal en mano, a buscar su botín del día y acaba tendido sin vida en uno de los prados adyacentes al histórico puente de La Custodia, junto al del Humilladero,

Sale un hombre joven, puñal en mano, a buscar su botín del día y acaba tendido sin vida en uno de los prados adyacentes al histórico puente de La Custodia, junto al del Humilladero, a unos metros de los balcones desde donde una hidalga familia, otrora contemplaba los atardeceres luminosos del Valle de Pubén.

Otra historia

Pero este hombre del que hoy hablamos no fue muerto en un lance histórico, no cayó entre huestes patriotas o realistas; no estaba en juego una provincia o un cabildo, la disputa era por un Samsung normalito, de baja gama; el metal que se hincó en su cuerpo procedía de un arma vil, de un puñal sin brillo que ya había probado sangre. En todo caso el victimario escogió mal a su víctima, no tuvo buen ojo, no estuvo fino; los roles se intercambiaron en los primeros envites; el que debió morir salió por su propio pie del combate, mientras el verdugo doblegó sus piernas cuando una herida le secó el aliento.  

Agridulce victoria

El vencedor se entrega y con las manos esposadas en la espalda, resopla y suda. Todavía lo posee el temblor del asalto y contempla de reojo, a unos metros, a su rival tendido sobre el lecho de hierba húmeda. Lo mira con cierta pena. Aquel quería matarlo pero ahora está muerto. “Venir a robarme a mí esta gono…”, le espetaba hace solo unos segundos con todo el furor que podía contener su delgado cuerpo, tan parecido ahora a ese que duerme allí cerca. Pero esa rabia se extingue de a poco. Ya no hay odio. Y eso lo confunde, no es posible. Debería liberarse de los policías, correr y volverlo a apuñalar para que no se levante nunca. “Venir a robarme a mí esa gon… para que respete”  

Despedida

Pero no hay nada de eso. Ese joven y sus tatuajes salpicados de lodo, sangre y trozos de hierba del parque Mosquera, se parece a él. Podría haber sido él mismo. Quizás es él mismo. En las puñaladas que cruzaron esta mañana de enero también se cruzaron sus almas. No quiere llorar frente a los curiosos que contemplan la escena. Unos pocos lo insultan, la mayoría lo mira con respeto. "Bien hecho, mi llave". Finalmente lo suben a la patrulla. Desde el frío césped, a través de los árboles, intenta mirarlo por 'ultima vez. Apenas lo reconoce. Lo ve a lo lejos manchado de luces intermitentes, azules y rojas. Cruzan su mirada un instante y se despiden para siempre.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una historia de la vida cotidiana como la de Pedro Navaja, cantada por Rubén Blades, contada con maestría narrativa por quien a diario desde la redacción de un diario colombiano cotidianamente es asaltado por los contrastes de la cruda realidad y de sus personajes sobrevivientes inmersos en ella, a quienes no deseamos encontrárnoslos frente a frente, en una calle solitaria y oscura, para no mirarnos al espejo o toparnos con un puñal afilado o una pistola.
    Imprsionane relato. Una buena descripción sobre un enfrentamiento entre dos sujetos, en el que de hecho no gana nadie.
  • Orejas’ era un típico delincuente callejero, viejo conocido de las autoridades, siempre implicado en hurtos menores y atracos con arma blanca. Acumulaba un rosario de capturas y retornos a la calle.

    Sale un hombre joven, puñal en mano, a buscar su botín del día y acaba tendido sin vida en uno de los prados adyacentes al histórico puente de La Custodia, junto al del Humilladero,

    Si señores, como lo han leído, se trata del hurto de unos cerdos. Marranos, guarros, cochinos, puercos, chanchos o como bien quieran llamar a estos nobles animalitos.

    Es un día caluroso. Cuatro personas entran bulliciosas y sedientas. Para mala suerte de la propietaria no le piden nada embotellado, pues a una de ellas le pareció buena idea un delicioso jugo de naranja natural y los otros se antojan. Y ahí empieza el suplicio.

    Perros domésticos se han vuelto salvajes por culpa del hambre

    Mirando al vacio

    tedios y recuerdos

    La casa vacía

    que más da

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta