cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
No se trata de mi... se trata de Jesus
Reales |
20.10.14
  • 0
  • 0
  • 227
Sinopsis

Cumpliendo una promesa.... Testimonio

En razón de la verdad, nose como comenzar de forma correcta este relato, si se puede llamar así. Solo sé que dejé atrás un largo borrador con formato de libro editado, para dar paso a lo que mi alma desea hablar y sin márgenes que puedan contenerme.

Como bien dice el “nombre” esto no se trata de mí, se trata de Jesús y de su poder transformador.

 

Todo parte con una ansiada búsqueda.

Algunos son buscadores de fortunas, del amor, de bienes, de la suerte, etc. Yo simplemente me convertí en la eterna buscadora de Jesús y del perdón de Dios a la edad de 16 años, después de escuchar testimonios, ver los cambios que hace Dios en el hombre y sentir su presencia.

Antes de eso yo creía en Dios, me consideraba una buena persona, tanto así que estaba 100% segura de que me iría al cielo, todo giraba en torno a mí. Pero un día la venda cayó de mis ojos y entendí que había sido separada de mi Padre celestial, que mi pecado me mantenía lejos de él y que necesitaba reconciliarme lo antes posible. Como dice la palabra, “porque no envió Dios a su Hijo al mundo para  condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él”. Así fue como pude entender que Dios no te condena, sino que él quiere sacarnos de la esclavitud del pecado y darnos salvación.

Si los demás podían ser transformados, si podían escuchar la voz de Dios, ver visiones, ser perdonados. ¿Por qué yo no podía serlo también?

Mi búsqueda duro 4 años, en los cuales fue una lucha espiritual muy fuerte. Pase problemas familiares, enfermedades como anorexia, sufrí burlas, desilusiones amorosas, etc. Lucha que no pude sostener por mucho tiempo, ya que aun no encontraba al amado de mi alma (Jesús), por lo tanto no tenia las fuerzas necesarias para seguir adelante. Así que al ingresar a los estudios superiores comencé a apartarme de Dios sutilmente, hasta encontrarme en las condiciones más humillantes que una mujer puede tener.

“Cuando el espíritu inmundo saliere del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Me volveré á mi casa de donde salí.  Y viniendo, la halla barrida y adornada.  Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, habitan allí: y lo postrero del tal hombre es peor que lo primero.”

Tal como relata el versículo, mi condición posterior fue 7 veces peor. Tanto así, que mi ansiada búsqueda ceso junto con la esperanza de algún día recibir el perdón. Si de algo tenia seguridad, era de que merecía el infierno y que mi alma ya no tenía perdón por haber rechazado el amor de Dios, por darle la espalda, por volver a un mundo vacio habiendo conocido la dulzura de su presencia.

Así estuve por 6 años. Ya no era una niña, tenía 26 y seguía perdida en los vicios y vanidades que el mundo me ofrecía, pero sin olvidar lo que en esos 4 años de adolescencia viví. Los recuerdos me perseguían todos los días, lloraba creyendo que la historia para mí ya estaba escrita, hasta el  día 27 de Febrero del 2010 ocurre el terremoto en Concepción de Chile, yo creí que Jesús venia por su iglesia y dentro de mi sabía que era mi final, si moría en ese momento, entonces ya no tendría otra oportunidad. Clame como nunca lo he vuelto a hacer, simplemente grite al cielo JESUS!!!!!!!!!!!! JESUS!!!!!!!!!!!! Cuando todo acabo, sabía que debía acercarme, intentar volver de alguna forma, pero me resistía.
Una noche soñé que al entrar a un templo muchas cosas feas salían de mí y era limpia. Entendí entonces que ya no podía esperar más, que era tiempo de volver o si quiera intentarlo.

Llegue a una congregación que jamás había visto, necesitaba un lugar donde nadie pudiera conocerme. Y así fue como llore todo el servicio, no lo podía contener. Al finalizar quise pasar a que oraran por mí y la esposa del pastor lo hizo. Fue tomada en lenguas y Dios me habla a través de ella, me dijo todo lo que yo había pasado en ese tiempo y que ahora me daba una nueva oportunidad. Simplemente no podía creerlo, ¿yo merecedora de una segunda oportunidad? Comprendí ese día el significado del hijo prodigo en la palabra de Dios, pude vivirlo en carne propia y puedo decir con plena libertad, que no hay amor más grande y dulce, que el amor del padre que recibe a su hijo perdido. Desde ese día comenzó mi segunda búsqueda.

Pasó un mes e hice mi primer sacrificio por fe, cuando Dios nos dice que dejemos todo y le sigamos. Así fue como deje en el camino una relación de casi 5 años creyendo que lo que Dios tenía era mucho mejor para mí y así fue.

Y paso el tiempo. Casi al año fui bautizada por inmersión (que día más glorioso), podía demostrar frente a todo el mundo la decisión que había tomado y el rumbo que quería siguiera mi vida, pero lo mejor ocurrió al mes siguiente. Después de dar este paso de fe (bautismo), me encamine en un retiro espiritual de jóvenes, en el que cada día ocurría algo sobrenatural. Una noche dieron las 2am sin poder realizar el servicio, porque la presencia del Espíritu Santo no dejaba de manifestarse, hasta que un día llego mi turno. Estaba en el último asiento, la muralla en mi espalda y cantaba con mis ojos cerrados, cuando de pronto viene alguien a orar por mí, pero no dice nada, simplemente se pone a mi lado y se va. Cuando de pronto siento que alguien me abraza por detrás (recuerden que detrás mío estaba solo la muralla) y cruza sus brazos por delante de mí, fue un abrazo tan especial que explote en llanto, era la persona del Espíritu Santo quien me estaba abrazando. Luego deja de abrazarme y ahora toma mis brazos, ambos al mismo tiempo y yo sin entender nada, siento como mis brazos son elevados al cielo, como en señal de GLORIA A DIOS!!! y quedan en el aire. Sin duda no podía dimensionar lo que me estaba ocurriendo, solo llorar de gratitud por lo que estaba viviendo,

Llego el último día del retiro y en el servicio que tuvimos de mañana se trato el tema de nuestra identidad con Dios y si había alguien que aun no se sintiera perdonado por él, claramente esa persona era yo, así que de rodillas estuve todo el resto del servicio pidiendo a Dios perdón, recordaba tantas cosas que no podía ponerme en pie. Termino el servicio y yo seguía de rodillas llorando, así que me levante y fui al bosque, sentada en una banca seguí pidiendo a Dios perdón, simplemente era algo que no podía controlar. Al cabo de un rato salí de ese lugar y un hermano sintió de orar por mí, nos fuimos a un árbol y todo comenzó como una  oración normal, pero de pronto Dios tomo los labios de aquel varón y comenzó a hablar en lenguas, era tal la presencia de Dios y su poder, que yo podía sentir el fuego frente a mí, al igual que Moisés frente a la zarza ardiendo y dentro de mi  salió un clamor que dijo Heme aquí Señor!!! Cuando me doy cuenta, mi brazo derecho estaba moviéndose solo, hacia símbolos en el aire, reverencias al Dios vivo. Así fue como comenzó a hablar a mi vida, me dijo muchas cosas, algunas proféticas, otras explicando el por qué de algunas situaciones en mi vida y finalmente me dijo, así como esta brisa, yo soplo el Espíritu Santo sobre tu vida y en ese momento un viento me rodeo entera, movió las hojas de los arboles incluso. Fue tan maravilloso, que todos se dieron cuenta que algo me había sucedido, pero yo aun no podía dimensionar lo que estaba viviendo.

Ya de regreso en Concepción y cuando creí que ya todo había terminado, vino el cierre de oro. Estaba en mi banca cantando una alabanza que tenía mucho significado para mi, cuando de pronto siento una mano en mi hombro, era aquel varón nuevamente y sucede lo mismo, comienza a orar y nuevamente sus labios son tomados para hablar lenguas, hasta que Dios toma el control y habla a mi vida “las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas” descendió un rio de agua viva sobre mi vida, pude sentir como recorría mi cuerpo, desde mi cabeza hasta mis pies, limpiando mis pecados, me sello como su hija e inscribió mi nombre en el libro de la vida. GLORIA A DIOS!!!! Nuevamente fue tan grande el poder de Dios, que ahora estuve por media hora con mi brazo sin control, haciendo reverencias al Dios vivo.

Llegando a mi casa, me encerré en mi habitación y al entrar pude ver en visión a Cristo crucificado derramando su preciosa sangre por mis pecados. Seguí llorando por horas, no podía explicar tanta gratitud frente al sacrificio que Cristo había pagado por mi salvación.

Los días siguientes fueron increíbles, estaba en este mundo, pero no me sentía parte de él, casi que podía flotar mientras caminaba. Me duro 3 días una sensación de desmayo, ya que era tan fuerte la presencia del Espíritu Santo en mí, que al cerrar los ojos sentía que podía desvanecerme en cualquier momento. Era glorioso, simplemente inexplicable, tanto que me daba susto ver la inmensidad del poder de Dios. Así fue como al cabo de algunos días también Dios tomo mis labios hablando nuevas lenguas y como comenzó a tomar control en mi vida.

Actualmente ya han pasado 3 años y es como si hubiese sido ayer todo. Quizás el caminar no ha sido fácil, ni yo soy la mejor de las cristianas, pero como dije en un comienzo, esto no se trata de mí, sino de Jesús, de su sacrificio en la cruz, del poder transformador del Espíritu Santo y como no siendo merecedores de nada, Dios nos ama con amor inmensurable.

Esta es mi historia, puede ser similar o muy diferente a otra que hallas escuchado alguna vez, pero todas coinciden en lo mismo, SOLO POR GRACIA SOMOS SALVOS y recuerda esto…

no importa que tan malo eres,

no importa lo que digan de ti,

no importa cuántos problemas tengas,

lo único importante es que JESUS MURIO POR TI y que TU ALMA VALE MAS que todos los tesoros de la tierra.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta