cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
El Programa
Humor |
11.07.18
  • 4
  • 20
  • 4863
Sinopsis

Por avatares del destino esos pingüinos habían escogido mi patio como lugar de cría. Entonces no sabía que estos animalitos pudieran ser tan cansinos. Cuatro agotadores años padeciendo su trompeteo   nupcial. ¿Cómo podían aguantar día y noche con el pecho inflado y aleteando de continuo tras las hembras? ¿Qué tenían en la cabeza salvo sexo, sexo y más sexo?, me preguntaba asombrado.

Aunque parezca extraño no vivo en la Patagonia sino en plena costa Andaluza, concretamente en La Línea de la Concepción, provincia de Cádiz, entre chiringuitos playeros, espetos de sardinas y sonrosados turistas ávidos de sol y cerveza fresquita. Lo de los pingüinos es un hecho singular que cambió mi vida cuando una colonia de éstos animalitos decidió establecerse en el porche de mi casa, en el mismo paseo marítimo, y todo por causa de un “reality show” popularmente conocido como “NHC”.

 NHC, sigla de “No Hay Cojones”, era un programa televisivo de alta audiencia a nivel mundial que reunía cada semana a los gobernantes más poderosos de la tierra y los sentaba en la cocina de uno de ellos. Se pretendía limar asperezas y buscar soluciones conjuntas para los grandes problemas que acuciaban a nuestro planeta. Para ello se partía de la premisa que el roce hace el cariño, y que una buena comida regada con una botellita de esto y otra botellita de lo otro, facilita el acercamiento de posturas. Y así, entre copitas y entremeses variados, dirigían la política internacional con alegría y de forma totalmente distendida. En   un principio la idea fue buena y permitió grandes avances sociales que la humanidad agradeció. Pero en otros casos las decisiones tomadas tuvieron efectos colaterales no esperados, y que como veremos me tocó sufrir en primera persona.

Todo empezó años atrás, cuando en uno de estos programas se debatía sobre el cambio climático y las medidas a adoptar para reducir el preocupante aumento de las temperaturas. Aunque el coloquio se inició escaso de ideas y de brío, pronto se animó. Bastaron trece botellas de buen vodka moscovita para que numerosas propuestas vieran la luz. Si bien las hubo de todo tipo, la guinda la puso el gran jeque Abdullah Ben Saif Al Maunsor”, que de pie sobre el lavavajillas y tras una estructurada exposición en la que apeló a la responsabilidad común y a la herencia que íbamos a dejar a nuestros nietos, consiguió arrancar los aplausos y alguna lágrima del resto de comensales... El discurso, en un perfecto árabe yemení, estuvo cargado de vehemencia y gestualidad, y concluyó con “un no hay cojones” consistente en trasladar un iceberg, del tamaño de la isla de Sicilia, al mar de Libia.

 El primer ministro ruso, Vladímiro Mostashov, instantes antes de caer redondo entre balbuceos y con la mirada perdida, recogió el guante con entusiasmo. Cuando despertó y sus traductores le pusieron al corriente del compromiso contraído, el bueno de Vladimiro lejos de arredrarse, e irguiéndose todo lo que pudo, espetó que la madre Rusia trasladaría el iceberg, pero uno más gordo  para que el fresquito aguantara más tiempo.

La propuesta fue muy bien acogida por los países mediterráneos cuyos ciudadanos salieron con regocijo   a la calle, arremolinándose en sus costas con banderitas de colores para ver pasar semejante cubitera. Tras una semana de espera el entusiasmo se enfrió, al conocerse la noticia de que el iceberg nunca llegaría a su destino. Por lo visto se había quedado encallado a la altura del  Estrecho de Gibraltar, y por mucho que tiraban de él doscientos  remolcadores, con el sonrosado Vladimiro a la cabeza, la cosa dejó de avanzar, por lo que se decidió dejarlo ahí, uniendo para asombro de la humanidad la costa  Española y Marroquí.

“La nueva Pangea...", “Eurofrica...”, “La hostia puta...”, titularon los principales rotativos internacionales. Ciertamente llegó a resultar ciertamente cansino el tema, que ocupó las cabeceras y entradillas de todos los medios durante semanas, y con declaraciones continuas del bueno Vladimiro quejándose y culpando a terceros la falta de éxito de su misión:

-Si el peñón de Gibraltar - manifestó Vladimiro con vehemencia -  no hubiera estado en esas coordenadas y sí en otras más propias de tierras inglesas, como los condados de Kent o Sussex, que están donde deben, el iceberg hubiera llegado a su destino.  

Y siguiendo ese hilo argumental propuso volar la Roca para desencallar el problema. Pero la falta de compromiso de los ingleses, según informó, lo impidió. Incomprensiblemente no aceptaron la propuesta, a pesar de que los misiles corrían por cuenta de la artillería rusa. Y mientras se producía este ir y venir de acusaciones mutuas, la vida se adaptaba a los cambios con sorprendente celeridad, acomodándose a las nuevas circunstancias.

Así los inmigrantes dejaron de entrar en patera al viejo continente, ahora lo hacían en esquíes y a gran velocidad. Esto último debido   a la elevada pendiente del iceberg en su punto de inserción con la costa gaditana, y a la falta de pericia de los “sin papeles” sobre los esquíes, que según cogían velocidad se preguntaban unos a otros dónde cojones estaban los frenos. Por lo que generalmente paraban al choque, estampándose contra el primer cartel, muro o elemento vertical que se interponía en su camino.

 Y entre esquiadores, turistas  y sevillanas con bufanda, aparecieron los pingüinos. En los días sucesivos al impacto desembarcaron miles de ellos con sus graciosos andares y aleteos nupciales. No tardaron en esparcirse por las playas al olor del espeto de sardinas. Primero ocuparon los chiringuitos y pescaderías, y seguidamente las casas circundantes, entre las que estaba la mía. Y he de decir que después de todo tuve suerte. Dos calles más abajo criaba un par de morsas con muy mala leche que hacían la vida imposible a los propietarios del inmueble, a los que atormentaban continuamente con sus sonoras ventosidades y mostrándoles sus enormes y babeantes colmillos cada vez que se cruzaban con ellos.

Tras mis reiteras quejas al consistorio sobre los problemas padecidos, al fin obtuve respuesta. En la misiva el Ayuntamiento se hacía cargo de  mi situación y mostraba toda su comprensión al respecto,  pero me recordaba que de acuerdo con el convenio CITES, firmado en Washington el 3 de marzo de 1973, y al que el Reino de España se  adhirió el 16 de mayo de 1986, todas las especies de pingüinos, morsas y bichos árticos en general, estaban incluidos  en su “Apéndice I de alta protección”, por lo que me recordaban que no solo estaba prohibido perturbar sus lugares de cría, sino que también era motivo de  sanción grave molestarlos e incluso inquietarlos.

Así que cuatro años después, ahí estaba yo, pendiente de que aquellos pequeños cabrones estuvieran a gusto en mi porche. Cosa de la que no me cabía duda viendo que todo el día se empleaban a fondo en lo mismo: “sexo, sexo y más sexo” … :)

Chus Luvi, 2018

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola otra vez Chus. Qué buena y original historia. Me has hecho reír un montón con tus disparatadas ideas. Un saludo
    Pamela , Paco, Roluma, Cometa, Martín sin vuestras comentarios esta página tendría mucho menos interés...gracias amigos
    que buen relato, muy divertido
    Creo que en estos relatos de humor disparatado sacas lo mejor de tu talento literario. Con éste me he reído un rato. Lo del NHC es muy típico de las tertulias de bar cuando el alcohol nubla la razón y desata las iniciativas temerarias. Un relato desternillante en el que demuestras gran imaginación y creatividad. Estaría bien lo del iceberg para rematar el asunto de los emigrantes. Saludos cordiales, Chus.
    Hola Chus Luvi. Espero estés muy bien. Muchas gracias por tu amabilidad. Un día, me dejaste un mensaje parecido a éste, que decia algo asi como: "extrañamos tus relatos". Es lo que me pasa ahora, personalmente, me gusta leer a los amigos y sus ocurrencias. Un abrazo. Realmente espero que tu vida marche de maravillas y puedas encontrar el tiempo para escribir y publicar nuevamente.
    jjjj, menuda imaginacion, muy bueno me ha encantado, un saludo
    Gracias Frank, Noa, Karasek y Carlos por vuestras lecturas, es un placer escribir y más si gustas al que está al otro lado ...:)
    Muy bueno y original. Me gustó el relato
    Barbaro, muy divertido
    Hola Omar, disfruto tanto de tus relatos como de tus críticas. Es de agradecer el tiempo que inviertes y tu interés por ayudar. Ciertamente un acrónimo es una palabra formada por partes de varias palabras y que, por tanto, se puede leer como otra palabra. En este caso ciertamente no constituye una palabra leíble, NHC sería una "sigla" . Agradezco tu corrección y tomo nota....Prometo sacar en breve tiempo para leer tu último relato, … un abrazo
  • Todos los días nacen historias que debían no haber ocurrido. Historias que comienzan por un equívoco, por una calle cortada, por un olvido o una decisión que precipita unos acontecimientos inesperados … Esas historias están ahí, esperando su momento para colarse en nuestras vidas, y quien sabe, si también, para quedarse.

    Para aquellos que ya lo habían leído, he retocado y modificado ligeramente su final. Espero que disfrutéis su lectura como yo he disfrutado mientras lo escribía. Un abrazo desde un rincón de Madrid... :)

    Para mi pequeña Sophia, que aún vuelve hacia la pared a sus muñecos cuando duerme...

    Todo viaje comienza con el primer paso...

    "Un mal día" es uno de los primeros textos que publiqué en esta página, lo he revisado y retocado muy levemente para darle una segunda oportunidad. Cuando lo leo siempre me saca una sonrisa, espero que en vosotros también tenga el mismo efecto. Un abrazo a todos y felices fiestas :)

    He recuperado unas líneas de mi adolescencia..., su espíritu continúa en ellas aunque por suerte la adolescencia pasó, y el sol volvió a lucir.

  • 45
  • 4.46
  • 341

No hay mejor historia que la que está bien contada...

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta