cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
NIEBLA
Reales |
26.05.09
  • 5
  • 10
  • 3084
Sinopsis

Siempre habrá una puerta mágica que abrir, una página que leer, una aventura que compartir...y eso es lo que he querido hacer con todos vosotros " compartir" esta serie de experiencias que me han enseñado "mis mejores amigos" , aquí acabo esta saga.Un beso a tod@s.

Tuve la sensación de escuchar unos gemidos, me levanté de la cama y me dirigí a la habitación de los niños, ambos dormían plácidamente.

Me dirigía hacía la habitación de mi padre, cuando escuché de nuevo esos gemidos, provenían de la planta de abajo, bajé la escalera con sumo cuidado y me dirigí hacia la cocina, donde parecía escuchar esos lamentos.

Mi padre esperaba impaciente.

-¡Por fin! Exclamó y añadió.- Estaba esperando que os levantaseis, mira…- Me dijo señalando una toalla hecha un ovillo.

-Abrí la toalla y di un paso hacia atrás de la impresión…

-¡No te asustes, es un perrito! Comentó mi padre y continuó diciendo.

-Esta mañana en nuestro paseo diario por la estación, escuchamos estos gemidos y nos hemos encontrado con la desagradable escena de una perra que había muerto en el parto de sus cachorros, solo 3 de ellos han sobrevivido, y este es uno de ellos, era el más chiquitín, bueno chiquitina porque es hembra. Adrian se ha quedado con los otros dos.

No oculté en ningún momento mi extrañeza ante tal ser vivo… era diminuto, no pesaría más de 250 gramos, más pequeño que un gatito.

Empezó a temblar y mi padre calentó agua en una cacerola.

-Vamos hacer como se hacía antiguamente, le colocaremos una botella forrada a su lado, y mientras iba hablando lo preparaba con sumo cuidado.

A veces como en aquella ocasión le admiraba, mi padre es un poco rudo en sentimientos a la hora de demostrarlos, sin embargo tiene un corazón de oro y ese día le afloró una sensibilidad que yo no conocía.

Cuando se levantaron mi marido y los niños, “ella” estaba acurrucada al lado de la botella acolchada.

Mi niño apenas de 5 años, exclamó- Pero si casi no se ve. Y de ahí, elegimos su nombre.

Pudo haberse llamado “sol” por el día radiante en el que había nacido.

“Risas” por lo que hemos podido reír con ella en muchos momentos y aún seguimos haciéndolo.

“Lágrimas” por las que nos ha hecho derramar y las que derramaremos en un futuro.

“Perla” porque es una de nuestras joyas más preciada… y así podríamos seguir buscando un nombre para ella.

Decidimos casi por unanimidad que “Niebla” sería su nombre… apenas se divisaba entre aquel montón de toallas.

Ni qué decir tiene que pasamos por un calvario sacarla adelante, cuando la llevamos a la clínica veterinaria, no supieron decirnos exactamente que raza era, porque era una mezcla de chihuahua y otra raza que no supieron decirme, y de ahí vendrían sus problemas.

Notamos que temblaba mucho, y esta raza al ser tan pequeña, se supone que es por miedo, por frio… pero los temblores continuaban, a veces le duraban horas y notamos que sus miembros inferiores se le quedaban paralizados y no podía andar.

Pensaron en parásitos, e iniciamos el tratamiento pero no fue efectivo, a medida que fue creciendo, que hoy tengo que decir que tiene 7 años y es más pequeña que una botella de Coca cola, a base de pruebas, se diagnosticó que sufría de una enfermedad neurológica, tal vez con la muerte de su madre se infectara, a ciencia cierta no se sabe.

Me han hablado alguna vez de sacrificarla, y ahí viene el porqué de esta saga que le dediqué a nuestras mascotas.

Me hallé en la incertidumbre de saber que era lo malo y lo bueno para ella. Es una perrita cariñosa, nadie me ha esperado en la puerta de la habitación, nadie nunca se ha alegrado tanto de verme, ¡es mi niña! Yo que siempre había criticado a esas personas que tienen un amor desmesurado hacia los animales, pero en esta vida no se puede decir” de esta agua no beberé”.

Cuando no tiene sus crisis ella corretea alegremente, es más, es la delicia de los niños y los mayores cuando pasea por el parque… pero cuando tiene sus crisis se queda paralizada y no puede dar un paso… le puede durar segundos, minutos… entonces me mira con esos ojitos preciosos y me pregunta con su mirada.

-¿Qué me ocurre?

Y yo me acuerdo siempre de un proverbio que dice así: “Una vez me quejé de que no tenía zapatos… hasta que me encontré una persona que no tenía pies”.

Siempre han dicho que hay dos tipos de personas, los que consideran la vida un privilegio, y los que la ven como un problema.

Los primeros son personas entusiastas, optimistas y los que se crecen ante las adversidades, los segundos son recelosos, vacilantes, pesimistas… y yo me proyecto en los del primer tipo… así que “Niebla” seguirá con nosotros, y yo seré sus pies y su luz si la necesita algún día.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy grande eres tú también. Buen verano compañera relatera ;)
    Me ha resultado genial esta historia, muy emotiva, aunque triste. Me entristece que con estos animales, tan indefensos, a veces nos encontremos impotentes sin saber qué hacer ante tantas situaciones. Me ha encantado esta serie de relatos, aunque quizás este sea el que más me haya llegado al alma, porque se parece mucho a mi propia experiencia con un perrillo. Un saludo.
    Me encantó tu relato Lucia. Tengo una perrilla tambien encontrada y a mi particularmente me ha enseñado muchas cosas, entre ellas saber vivir intensamente. Mientras todos vivimos pensando en un final, ella vive cada momento como único, me saluda cada vez que vuelvo del trabajo como si hubieran pasado años que no me ve, y si hace piss en su arena, viene a exigirme su premio viviendo todo el trayecto con una vitalidad pasmosa. Podemos aprender de ellos más que con algunas personas.
    Jope, Lucía, que bonito relato¡¡¡¡¡¡ . Es real????? tu mail ..... lucia y niebla ........????? Besitos
    hola. Primero gracias por tus comentarios, eh. Me animan. y de este relato, pues vaya tela. Yo soy pesimista, pero valoro la vida mucho, y me ha alegra mucho leer que al final no sacrificas a tu perra. La vida merece la pena aun cuando es lucha, aunque sea por los momentos en que deja de serla
    Un relato muy conmovedor. Aunque a mí no me engañas, le pusistes Niebla por el perro de Heidi :P jejejejee. Bueno, bromas a parte, tu relato me ha encantado. De ésta saga, el que más, diría yo.
    Muy bueno.
    Yo tengo varios perros y este relato me ha emocionado.
    Joer,me has dejado sin palabras,tus otros relatos de aimales eran simpáticos pero este....este está lleno de sentimientos preciosos. Me ha encantado
    maravilloso relato He sentido lo que es el verdadero amor por un ser vivo e inteligente. Un abrazo!
  • Llegó mi turno... esta semana estaba muy liada pero no he querido que pasara más tiempo... así que Roberto es hora de que pienses en una buena venganza... jejeje. Esto se acaba y me da penaaaa...lo he pasado bien. Gracias a todos por dejarme compartir espacio en estas páginas.

    La historia se reparte en tres capítulos...los niños soldados y el porqué de su crueldad. Siempre detrás de ellos está la mano negra...

    La historia de Samir la voy a repartir en tres entregas...

    Espero que no tengamos que esperar a esto para firmar un contrato indefinido... ojalá se arreglen las cosas pronto...

    No he podido evitar incluir un toque de romanticismo...drama...y alguna sorpresa. Espero que os guste,lo he escrito con mi mejor intención y he disfrutado haciéndolo. Ahora le toca a nuestra compañera Marfull así que ánimo, y a seguir escribiendo que es lo de que se trata.

    De lo bueno a lo malo solo hay un paso...y viceversa...

    A veces se escoge el camino equivocado para llegar a un fin...

    Una ilusión... un hecho... y no solo una vida destruida. Es un relato largo y por eso lo enviaré en tres o cuatro capítulos. Me apetecía volver...

    A escribir se aprende escribiendo, no dejemos nunca de hacerlo.

  • 118
  • 4.55
  • 75

Me gusta escribir para transferir a la realidad cosas positivas. Y en esta balanza de la vida además de obligaciones compartimos aficiones.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta