cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Noche bochornosa
Amor |
16.07.15
  • 4
  • 9
  • 2564
Sinopsis

Apuro el penúltimo cigarro del día en el balcón, extraviando la mirada sobre la noche sin duende de la ciudad, sin estrellas, y con una luna difusa y desganada.  Unas nubes se deshilachan y se funden con el fondo oscuro hasta perderse definitivamente. Intento abstraerme de mi depresión pero resulta imposible. El volumen del televisor del idiota de mi vecino impide que mi tristeza sea una tortura silenciosa y tranquila. Le miro con indiferencia y él me corresponde con desprecio, eructando el gas de una cerveza mientras su perro se enzarza con el mío en un diálogo estridente y estéril.

Un camión de la basura se une a los desagradables ruidos nocturnos a la vez que unos jóvenes aparcan el coche frente a mi portal. La música que sale del interior se une al improvisado jolgorio. Ríen con desparpajo y desafinan en el estribillo de una terrible canción. El panorama es ,desde luego, desalentador.

Tengo el cuerpo pegajoso y me autoimpongo el acostarme a pesar de la humedad que me cierra el paso. No corre nada de aire y el calor es terrible. La cama está húmeda por mi sudor y vacía por tu ausencia. Es difícil conciliar el sueño cuando las inquietudes  pesan más que el cansancio y mi mente se empeña en recordar momentos compartidos contigo. Felicidad con fecha de caducidad, guiños al pasado que me torturan y provocan las mil vueltas que realizo sobre mí mismo. Empiezo a contar ovejas pero todas tienen tu cara y me descuento una y otra vez. El orgullo me ata las manos y no me permite coger el móvil para realizarte una llamada,una disculpa por mi torpeza. Mi yo pequeñito, que medio duerme sobre mi hombro derecho, me anima a llamarte, pero el demonio enano del hombro izquierdo se alía con el orgullo y me paraliza. No puedo seguir sin ti, es un vacío demasiado grande, me gustaría retroceder en el tiempo y no haberte conocido.

Definitivamente no puedo dormir, cambio la cama por el sofá y enciendo la tele a ver si consiguen dormirme. Cierro los ojos de nuevo pero las intermitencias de la tele y la estupidez de unos tertulianos que gritan acalorados, sin escucharse unos a otros, escuchándose sólo a sí mismos, como nosotros, como el final de nuestra relación, me despejan más si cabe.

De nuevo en el balcón contemplo la misma desgana en la luna, que debe sufrir la misma depresión que yo, y enciendo otro cigarro, quizás el último del día. La vista de la ciudad mientras duerme me relaja. Las luces de algún piso aún permanecen encendidas, imagino a un insomne como yo, deprimido, solitario en una noche bochornosa.

Cuando suena el móvil el corazón me da un vuelco y salto de la silla temblando. Es demasiado tarde para que llame nadie, sólo pienso que puedes ser tú, como yo, insomne y solitaria, arrepentida y con ganas de retomar otra vez nuestro proyecto de vida. El imbécil  que me ofrece cambiar de operador telefónico se ha quedado mudo cuando ha escuchado la lista de insultos que he soltado en un minuto.

El café de la mañana sólo sirve para quitarme el mal gusto de una noche olvidable. Mi demonio del hombro izquierdo es perezoso y el orgullo todavía tiene los ojos pegados, por eso ,cojo el móvil y te llamo, no he preparado un gran discurso, simplemente decirte que te quiero, sincero.

La voz masculina que contesta con un desagradable ¿siii?, acaba por hundirme.  

 

.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Magnífica tu forma de narrar los sentimientos a través de las acciones monótonas del personaje. El final es buenísimo, aunque llegas a él habiendo tejido un relato sólido, muy muy bien escrito. Me gustó mucho, purple.
    Ese toque triste tan apegado a la noche. Cuando uno tiene sueño duerme incluso haya una guerra allí fuera. Cuando es el amor la guerra, todos los sonidos se enaltecen y son susceptibles a lo artístico. La esperanza debe de ser de los más fuerte, porque incluso con las hostias de la vida seguimos intentándolo... hasta que llega ese final. Sólo queda desangrarse y volver a llenarse de otro error.
    Ya es coincidencia que haya leído este relato en una noche como esta, bochornosa a más no poder. Son las seis y cuarto y estamos a 28º. Salvo por la angustia amorosa del personaje, me siento 100% identificado con él. Describes con fidelidad la sensación de insomnio y el ambiente nocturno de una noche de verano. El relato es real como la vida misma, y el final demoledor.
    Estoy llamando tu atención. Perdona amigo, pero no sé si te he invitado. Escribe a mi correo: caroflia@yahoo.com.ar y te haré llegar una propuesta. Aunque finalmente no te interese, sabrás al menos donde encontrar a los que ya no están aquí. Un abrazo.
    Muy bien descritas las vivencias y sentimientos de esa noche. Conozco a ese demonio enano del hombro izquierdo, sí, al orgulloso. También al insomnio solitario y al café melancólico, pero no puedo ni imaginar ese puñal que te hunde. Un abrazo.
    Me gusta como la atmósfera de la noche bochornosa se entremezcla con los sentimientos del protagonista. La noche, que nos hace verlo todo más oscuro y aviva el insomnio. Muy buen desenlace, realista. Felicidades purple
    En tu texto se observa que tienes: Expresión para comunicar. Retórica conducir al lector y Estilo para darle brillo a lo escrito. Felicitaciones purple!!!
    Buen relato y me he sentido identificado (menos por el tabaco y el café que los odio). Los relatos breves tienen que ser como los haikus: con sorpresa final y este lo tiene!
    Esta súper chido súper padre XD
  • Relato para un concurso sobre "la gula".

    Relato para el Torneo de Escritores, duelo 28. Lo he dejado tal como lo presenté, probablemente debería cambiar el final, como apuntó Paco durante el torneo. No he tenido demasiado tiempo, quizás más adelante lo revise y modifique algunas partes que tampoco me acaban de convencer.

    Relato que presenté para la 2º ronda del torneo de escritores.

    Mi segunda aportación para un concurso de microrrelatos de fantasía.

    Relato para un concurso de microrrelatos MICROFANTASY III.

    Relato que envié al TORNEO DE ESCRITORES para el duelo 4. Como últimamente estoy escaso de tiempo y de ideas, publico este relato.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta