cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Noche en el tanatorio.
Terror |
16.11.14
  • 3
  • 1
  • 612
Sinopsis

Naiara tiene difícil esta noche ya que su padre, que es funerario, va a llevarla a trabajar con él para que vea que la vida es dura para todos.

Esa misma noche quise ir con mi padre a trabajar, quería ver por mis propios ojos si era verdad que tanto cansaba su trabajo como él decía, en un principio no quiso que fuese con él porque pensó que sería algo traumático para una adolescente. La verdad que yo soy muy macabra, me gustan mucho estos temas así de fallecidos, a lo que iba, esa noche sería larga y dura, ya que el tanatorio esta en medio de un descampado, mi padre y yo solos allí... dejaba mucho miedo por delante. Nos ponemos a trabajar, teníamos que hacer una incineración y preparar un fallecido, y con preparar me refiero a coserle la boca, meterle algodón por la nariz y la boca para que no expulse ningún líquido, y tambien pegarle los ojos, me quedé de piedra al ver aquella señora fallecida, impacta el ver a una persona ahí, en el ataúd, y pararte a pensar en muchas cosas, o esa sensación de que en cualquier momento va a levantarse y te va a hacer algo, por lo que yo la verdad no me acerqué mucho. Mi padre me mandó a ver el otro fallecido al horno, que resultaba que estaba en la otra punta del pasillo, el interruptor de la luz estaba casi llegando a aquella sala de la que salía un calor tremendo, encendí mi móvil y me dirigí hacía allí, a mitad de aquel pasillo oí un ruido, me dí la vuelta, lo ví, lo juro que lo ví, me quedé quieta, no sabía si chillar o salir corriendo, al final del pasillo vi como pasaba una sombra, blanca, de aspecto varonil, a los pocos segundos desapareció, me quedé en mi sitio sin moverme durante unos minutos, y tras ver que podia haber sido cosa de mi imaginacion seguí mi camino, llegué a la sala del horno, y no ví nada que no fuese extraño, pero de golpe se cerró la puerta, quizá fue por el aire que salía del horno, o quizá no. Volvi a aquel pasillo, para ir con mi padre de nuevo, y esta vez no ví nada, pero si que se oían pasos por detrás mía, yo me iba riendo porque pensé que me quería asustar mi padre, pero llegué a la otra sala y estaba allí él, por lo tanto, si él no era quién estaba detrás mia ¿quién andaba por aquel pasillo? Creo que nunca terminaré de descubrirlo. Hay gente que piensa que la vida de un funerario es una mierda, pero sinceramente hay que ponerse en ese punto, y ver si tú eres capaz de estar ahí, porque hay gente que ve un fallecido y sale escopetado. Muchas veces cuando vuelvo a ir al tanatorio, me doy una vuelta, porque soy algo cotilla y me gusta ver si pasa algo fuera de lugar, y mas de una vez si vas al servicio, se cierran solas las puertas, o se apaga la luz y se enciende sola, misterios que no se descubren ni se descubrirán, pero en ese momento cuando te ocurre algo fuera de lugar no sabes que hacer, como reaccionar, y sobre todo, que te pasará. Fin~
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Parece que hemos llegado a una misma idea, amiga. Siempre he tenido esta teoría de que las ideas están en el aire y nuestras mentes son como antenas receptoras que atraen unas e ignoran otras. Te invito a leer mi cuento Gajes del Oficio para que veas de lo que hablo. Me gustó tu estilo de anécdota y desde la voz de una pequeña, hace falta ser un niño, con la mente más abierta, para no salir corriendo. Sólo eché de menos los punto y aparte. Saludos.
  • Naiara tiene difícil esta noche ya que su padre, que es funerario, va a llevarla a trabajar con él para que vea que la vida es dura para todos.

Una pequeña loca que desearía llegar a ser buena escritora.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta