cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Noche sin Bruce Willis
Drama |
22.02.13
  • 4
  • 7
  • 2476
Sinopsis

Con la ayuda y el apoyo de Venerdi.

            Se recostó sobre la cama y sin previo aviso empezó a recitar poesía. No me lo podía creer. Miré hacia la ventana buscando una escapatoria pero no me atrevía a saltar desde un tercer piso. Increíble, me había encontrado con otro tipo de esos. Se volvió y me sonrió. Le devolví una amplia sonrisa forzada, aunque más bien debió parecer un gruñido, porque frunció el ceño.

            -Vete a hablar de la luna a tu madre –le dije levantándome y recogiendo la ropa del suelo.

            Me metí al baño y me cambié, y cuando salí él seguía en la cama mirándome sin comprender. Salí de la habitación. En la recepción del hotel les dije que la habitación ya estaba vacía y me largué.

            Salí riéndome yo sola y escuché una voz desde una ventana. Miré arriba. “¡Nena, te dejas esto!”. Hice revisión rápida de mis cosas. No me dejaba nada. Lanzó un libro de portada blanca y letras negras, “Curvas de mujer. Diego Gutiérrez.” ¡Era suyo! Recuerdo que cuando se presentó pensé que tenía nombre de tipo duro y resultó no ser más que otro poetastro que se creía importante por haber imprimido doscientos panfletos con diez poemas suyos que no valían ni para limpiarse el culo. Ahora me acuerdo, me lo contó mientras le comía la polla. ¿Qué tipo de persona puede hablarte de esas cosas mientras le haces sexo oral? Yo no escuchaba, por supuesto.

            -¡No me llamo nena, me llamo Adriana! –le grité mientras le hacía un corte de mangas y buscaba una papelera donde tirar el poemario.

            Suerte que esa tarde tenía otra cita. Últimamente no me faltaban oportunidades, pero no sé qué les pasaba a los hombres del mundo, ninguno daba la talla.

Roberto prometía. Llevábamos unos meses hablando por internet y al menos ya sabía que no buscaba una pastelosa relación de amor, sino más bien algo de sexo divertido. Lo imaginaba con la misma mirada sexy de Bruce Willis y sólo de pensarlo se me hacía la boca agua. Habíamos quedado en mi piso y pensé por empezar con una película con palomitas y un refresco.

            Llegó tarde. Odio que lleguen tarde. Dijo que se había perdido… Hay que ser idiota para no encontrar mi casa. Traté de ocultar mi enfado, pensando en lo bien que podría pasármelo con él entre las sábanas de mi cama. Al primer silencio incómodo, que no tardó demasiado en llegar, le propuse ver una película.

            -¡Genial! –dijo-. Yo también venía con esa idea –sacó algo de la chaqueta-. Había pensado que tal vez podría gustarte.

            Me ofreció “El diario de Noa”. No podía creerlo, ¡hasta a él le había dado la fiebre del amor! Mi cara debía ser un poema.

            -Yo… bueno… –balbuceé-. Había pensado más bien en algo de Bruce Willis.

            -¡Qué bien! ¡“Historia de lo nuestro” es muy buena! Podemos ver si está online…

            -¡No, no, no! –estaba poniéndome nerviosa-. ¿Qué tal “Sin City” o “El caso Slevin”?

            -¿En serio? ¿Una de acción? Mmm… No sé, no me convence mucho, la verdad.

            Al final tuve que ceder. No llevábamos ni media película cuando muerta de aburrimiento me terminé la cocacola de un trago, tras haber devorado todas las palomitas, y comencé a insinuarme.

            -Mira, atenta, ahora es cuando blablablá –me apartó de él sin siquiera mirarme.

            -Tengo que ir al baño –dije, y me escabullí. Me puse una camiseta con más escote y coloqué estratégicamente a mis chicas.

            Cuando volví, Roberto había parado la película para que no me perdiese ni una escena. Le lancé una mirada asesina sin que se percatara y, cuando iba a darle al play, le arranqué el mando de la mano y lo lancé al aire. Me miró sin comprender y, antes de que pudiese articular palabra, me senté a horcajadas sobre él. Clavé mi mirada en sus ojos y me acerqué lentamente a besarle.

            -Pero… la peli… –intentó reprochar. Ya era tarde. Sentía cómo su polla se endurecía entre mis piernas.

            Me puse de rodillas en el suelo y le desabroché el pantalón. Miré hacia arriba y me estaba mirando las tetas. El escote había surtido el efecto deseado. Se levantó para que pudiese bajarle los pantalones y los boxers y volvió a sentarse. Le acaricié el interior de los muslos, acercándome poco a poco a su miembro erecto, y lo agarré. No quería chupársela todavía, quería hacer que me suplicase, así que acerqué mi boca, sin llegar a tocarle, y comencé a masturbarle con las manos, mientras procuraba marcar escote y mirarle a los ojos con cara de zorra.

            Sus ojos llevaban ya rato pidiéndomelo, pero yo quería que fuese él quien lo dijera, y no tardó en hacerlo.

            -Adri, si no me la comes voy a reventar.

            Recorrí su larga polla con mi lengua, hasta llegar arriba, y me la metí en la boca. Soltó un gemido de placer y noté cómo sus caderas comenzaban a moverse ligeramente.

            Me arrancó la camiseta y me quitó los pantalones. Se tumbó encima de mí mordisqueando mis pezones y haciéndome cosquillas en el ombligo.

            Me metió los dedos y los sacó empapados. Me di la vuelta, poniéndome a cuatro patas, y comenzó a follarme. Estaba muy excitada, pero no tardé en darme cuenta de que él lo estaba mucho más. Intenté cambiar de postura, para ponerme yo arriba y poder llevar el ritmo, pero ya era demasiado tarde. Se había corrido sin avisarme siquiera.

            -Yo ya, nena… Si te das prisa, aguanto un poco más.

            Fingí un orgasmo y me senté en el suelo, con la espalda apoyada en el sofá. Él se levantó y se puso los boxers.

            -Ha estado bien, ¿verdad? –me dijo-. Nuestra primera vez ha sido en el suelo, como Noa y Allie en la peli.

            ¡Seguía pensando en la puta película! No me lo podía creer. Me dejaba a medias y encima se ponía a hablarme de la película más aburrida que había visto en años… Me enfadé.

            -¡No me ha gustado la película! Y no, nuestra primera vez no ha sido como la de esa tal Noa y su novio, ¡seguramente ella no fingió el orgasmo!

            No sabía cómo reaccionar a mis palabras. Me levanté y me vestí, ignorándole completamente. Él también terminó de vestirse, cogió la película y se largó. Antes de dar un portazo gritó:

            -¡Noa es el chico!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Aprovechando mi último día de vacación jaja Las palabras corren contigo. Como lamento no haberlo leído antes.
    Me encanta tu acidez. Muy bien escrito, construido y buen personaje.
    Jaja, estaban cambiados los papeles. Qué frustrante para la chica. Me ha enganchado la historia. Saludos
    Esas dos ideas que me disteis Lucía y tú: Bruce Willis y los poetas; ha traído cola -¿Se dice así? soy pésimo para las frases hechas- pero parece que la cosa se ha arreglado. Las apunto y por más que jugaba no había manera de sacar el relato. Me alegra haberte dado el empujón y que tú te hayas encargado de darle tu magia y llevarlo por donde has querido. Las cita se sucede con humor, frase tras frase, hasta llegar a ese final sublime. "El diario de noa"... uno de esos sacrificios que se hacen en nombre del amor y que terminan por gustarte. El bueno de Bruce también se trae lo suyo, pero en las de acción, obviamente. Muy buen relato. Tienes que sentarte más a menudo.
    No tiene mucha suerte la proyagonista jajaja. Me ha encantado su relato. Ha sido un placer. gracias por compartir y saludos cordiales.
    No se si ponerlo en drama o en humor, aunque augura un turbio porvenir a los románticos. Pero la historia atrapa y esta contada con mucho desparpajo. Pobre chica, ni chicha ni limoná. Me ha encantado.
    Jajajaj me ha encantado. Que incomprendido que somos los románticos. Y claro que Noa es el chico!!
  • http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Feliz cumpleaños, Gonzalo.

    Segunda parte. Podéis leerlo completo en http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Con la ayuda y el apoyo de Venerdi.

    Venga, granujillas, comentad...

    Paula.

    Nadie se marcha para siempre.

    480kmdepalabras.blogspot.com

    1. La reina de los whiskys (LuciaC) 2. Un chupito de sobriedad (Venerdi) 3. Confusiones (Noelia) 4.Despertares borrascosos (LuciaC) 5.Me duele el alma (Venerdi) 6. El concierto (Noelia)

    http://480kmdpalabras.blogspot.com

  • 86
  • 4.26
  • 600

Soy una joven segoviana de 22 años de edad apasionada por el mundo de la literatura, a pesar de que mi futuro profesional se desarrollará en un mundo aparentemente opuesto.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta