cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Novias extrañas, que no extrañas.
Humor |
26.01.15
  • 5
  • 1
  • 979
Sinopsis

Un dia tuve una novia de mirada aviesa y sesgada, de corazon galvanizado y de manos y pies congelados. Aun con estos defectos y con su voz ronca y su bigote metálico y su rica vida microbiana, yo la quería. Mis amigos me prevenían, pero yo sabía que su mirada aviesa era por el ojo de cristal y que su gélida actitud era por una serie de fracasos que la habían  marcado a todos los niveles.

Paseábamos por el parque cogidos de la mano, entre los niños y sus madres, imaginandonos un futuro juntos. Los días que se afeitaba nos dábamos besitos eléctricos, como piquitos, arrimados a cualquier pared y cuando llegaban las siete, nos despediamos desandando el camino marcha atrás, despidiéndonos con las manos hasta que ya no nos veíamos. Así estuvimos tres años, tres años de felicidad infantil. Como si no existiese un mañana, como si el fin del mundo fuese al día siguiente. Cambiamos los piquitos por el sexo sin medida y los paseos por un descanso necesario. Llegué a cansarme de lo que más me gustaba, y aunque siempre había deseado morir a polvos, un día , le pedí tiempo, un poco de espacio...y todo cambio.

Cuando quedabamos, los besos eran caninos, me olisqueaba en busca de indicios de perfume, a continuacion tomaba muestras de salinidad detras de las orejas con la punta de la lengua, en busca de enrojecientos que delatasen un engaño. Luego me preguntaba por mi día, por mi recorrido. Más tarde empezó a venir con gafas de sol y aunque no me hacia el tercer grado, la notaba distante, y un dia por casualidad, descubrí el motivo. Mientras hacíamos el amor, una de tantas veces, de tantísimas veces, me había metido el ojo de cristal en un bolsillo interior de la chaqueta, y asi sabía en cada momento donde estaba. Tuvimos una fuerte discusión y en un arrebato le tiré el ojo por el water.

ahora vivo temeroso, oculto al día y a la gente, duermo debajo de los puentes y cada día en un sitio. Mis amigos me dicen que se ha implantadoun ojo biónico tipo terminator, con visión nocturna, infrarrojos, protector solar y una sola orden...buscarme y destruirme.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

No es que el universo te odie. Es que le importas una mierda

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta