cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Nuestro bien preciado
Reflexiones |
30.07.15
  • 5
  • 1
  • 471
Sinopsis

He vuelto a la casita junto al mar. 

Me despierto con el sol y con el salitre pegado a la piel cada mañana, y mi perro y yo caminamos hasta un acantilado cercano.

Allí me agarro a la baranda con fuerza y cierro los ojos.
Respiro hondo y pienso en cada persona que existe o ha existido en mi vida y se ha quedado.

En lo que he vivido, bueno y malo. En los años que han pasado.

En mi imagen en el espejo a cada paso. 
Tengo suerte, me digo.
De tenerme, bien.
De tenerlos, cerca.
De sentir, querer y ser correspondida en todas las facetas de mi vida.

Por norma me ronda una idea que suelo espantar a manotazos, pero que por momentos la permito existir.
Me voy a morir. 
No sé cuando, 
no sé cómo, 
ni rodeada de quien.
Pero me voy a morir.

Y entonces la vida se vuelve frágil pero tan valiosa a la vez.
Cuando me enfado con alguien querido me digo: Lole, te vas a morir. Y la ira desaparece.
Cuando dejo de hacer algo que quiero, pienso: Sólo tengo una vida.
Y los pies echan a andar.


Cuando la rutina me quita la sonrisa, pienso: este minuto es oro. Y sonrío, sin motivo, a quien no lo merece, o sí. Pero le sonrío. Como acto de conciliación.

 

Cuando siento nostalgia, pienso que mis seres queridos también se están yendo. Que mis padres se hacen mayores y un día no estarán. Y les abrazo, y hacemos las paces.

Cuando piensas que un día el mundo seguirá girando sin ti, si aprietas lo suficiente los puños, extrañamente resurges de ese pensamiento alada, y todo se vuelve relativo.


Ese que no te quiere o al que no quieres.
Aquel problema que no solucionas.
Esta soledad insidiosa.

Entonces, a pesar incluso de ti, el instinto de supervivencia te impulsa.
Y entonces quieres a todos, sin grietas.
Y abrazas los días con ganas de vida.
Y nada malo logra alcanzarte.


Porque sólo tienes hoy, y eso para ti es un regalo
que estás dispuesta a compartir con el mundo entero.
Hasta que dure.

Piénsalo. Te vas a morir. 
¿Eso que piensas, crees o sientes, y que te sumerge en la tristeza, merece malgastar lo único preciado que tienes, y que no es el dinero?
Tiempo.
Dame tiempo, vida.
Y yo te regalaré vida, tiempo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 4
  • 4.83
  • -

Desde niña escribo, y hace cuatro años salté a la blogterapia y comencé a publicar lo que escribía. Hasta ahora.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta