cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Nuevo documento Microsoft Word
Humor |
26.02.13
  • 4
  • 10
  • 2125
Sinopsis

Relato en plan ejercicio para salir de lo que estamos acostumbrados. Idea de inicio del texto hecha por el pesado de Venerdi.

 

“Hola nena”, así comienza el email. “Estoy en el despacho. Solo. Con una botella de whisky vaciándose, hoy he trabajado hasta tarde”. Pobrecito, pienso. Estoy cruzando la Diagonal y pillo todos los semáforos en rojo. Doblo la esquina.

“Mañana va a ser igual” sigue diciendo. “Estaría bien que te pasaras por aquí cuando termines de doblar camisetas.” Con todo el barullo casi me atropella un jodido coche ¡estaba en verde joder! Le grito. Pero avanza a todo trapo y ya está a tomar por culo, putos conductores locos.

Tengo que correr si quiero llegar al curro. De todas formas siempre llego tarde porque me importa una mierda este tío y su negocio de ropa barata.  En el anterior me dieron una carta de despido donde ponía que me echaban porque no estaba comprometida con la empresa. Ni que lo digas tío, sin duda esto no es para mí.

Las otras pasean su culo de arriba abajo, es lo único que hacen, pavonearse. Cómo si tuvieran dignidad las mamonas. “Cuando termines de doblar camisetas”, recuerdo esa parte. Puede que ellas se sientan completas con este trabajo cutre. Encima la rara seré yo por odiar trabajar o tener nada que ver con ninguna tienda de ropa.

Sigo bajando la calle, se nota que es sábado, esta toda la gente de pasta en el centro saliendo a consumir. Ni que España fuera bien, me digo. Todos estos tienen que ser “hijos de”, van tan estirados que parece que tengan un palo metido por el culo. Es lo que hace el dinero, quitarte cualquier atisbo de humanidad. Putos pijos.

Esquivo como puedo a la multitud. Encima te piden imagen, no puedes ir a trabajar un día sin ir pintada como una puta y con los tacones. Vaya, bien cómodas, para tener movilidad, di que sí, dejando clarito lo que vende hoy en día.

Lo dejo, hasta aquí hemos llegado. No quiero perder un minuto más de salud por cuatro duros de mierda. Ni chuparle la polla al jefe, a este lo que le hace falta es que alguien le diga a la cara lo que es. Y visto que las otras andan tan a gusto imagino que me va a tocar a mí.

Los emails se los mandas a tu madre, puto cerdo. Asqueroso, que das mucho asco. Como te vea en la calle te mato.

Tendría que pensar mejor el discursito. Algo saldrá.

Cruzo corriendo otro semáforo en ámbar. Suena un crack y me quedo en el sitio flipando, se me ha roto el puto tacón. El semáforo cambia a rojo y me tiro en plan plancha para salvarme el culo. Con la suerte de caer en un charco. No quiero ni abrir los ojos. Ya nada importa y pienso en quedarme ahí tirada el resto del día. Noto una patada. Miro arriba y veo a un tipo partiéndose la caja de mí.

-¿Te has visto la pinta que tienes ahora mismo? – se suelta.

-Ni quiero.- le respondo mientras me ayuda a levantarme.

Me pongo de pie y me sacudo como puedo.

-Parece que te hayas cagado.-dice

-Oye tío ¿me puedes dejar en paz?

Se queda ahí plantado mirándome serio. Ahora que me fijo el chico está de buen ver.  Pienso que él no tiene la culpa de mi puta suerte y le lanzo una sonrisa de culpabilidad.

-Perdona, vaya día llevo. No es justo que venga y la pague contigo.

Nos vamos a la terraza del bar de enfrente. Pedimos dos birras. El camarero tarda pero al final llega y le pegamos un sorbo.

-Esta buena.-dice

-Si bastante fresca.

-En algunos sitios te las sirven calientes.- dice

-Menuda mierda.

Nos quedamos en silencio como dos desconocidos, que es lo que somos y la situación es un poco rara  y más ahora que nos hemos terminado las medianas.

-¿Te quieres venir a mi casa?- pregunta.

-Vale.

Cogemos el metro.  Cinco paradas y estamos en Drassanes, nos bajamos las ramblas y giramos a la derecha. Entramos al portal y no hay ascensor, intento aguantar el tipo mientras subo las escaleras hasta el cuarto piso.

Abrimos y ahí está su piso. Bien, es bonito. Paredes grises y muebles negros. Cruzamos el pasillo y llegamos al salón. Me tiro en él sofá y mando a la mierda los zapatos. He tenido que caminar coja hasta aquí. Él está en la cocina, y yo me siento incomoda cuando trae dos vasos con whisky y hielo, pensando que acabo de conocer a este tío y que puede meterles cualquier cosa. Huelo el mío. No noto nada raro más allá del alcohol. Para adentro.

-¿Cómo te llamas?- le pregunto.

-Lorenzo.

-¿No quieres saber cómo me llamo yo?

Lorenzo se levanta y se estira la espalda. Se acerca a la estantería y saca papel y lápiz. Vuelve a sentarse a mi lado.

Estoy sentada con las piernas muy juntas y reclinada hacia adelante, sujetando el vaso con las dos manos y con los ojos como platos, esperando a que responda.

-Quiero hacerte un retrato. Creo que eres mona.

-Eh, vale

-No te muevas.

Comienza a hacer líneas sobre el papel.

-¿Qué eres? ¿pintor?

-Que va, tengo un negocio.-dice.

Me fijo y veo que me está dibujando realmente fea.  Me pregunto si todos los espejos del mundo me han engañado con mi aspecto y realmente soy como ese monigote que está haciendo.  Bebo un trago para borrar ese pensamiento.

-No te muevas. – me recrimina.

-Lo siento.

Empiezo a estar cansada de todo este papelón y me subo con disimulo la falda enseñando muslo. El me mira con el rabillo del ojo y se ríe. Deja el papel y el lápiz a un lado y se acerca a mí pasándome su brazo sobre mi hombro. Gracias a Dios.

Nos besamos tras chocar varias veces con nuestras narices. Me quito la camisa e intenta desabrocharme el sostén sin mucho éxito. Me lo quito yo y le intento desabrochar los tejanos. Se los termina quitando él.

Me tumbo en el sofá y él se pone sobre mí agarrándose la polla para apuntar al metérmela. Empieza a darme sacudidas y se sienten bien, realmente lo hace bien. Me dejo llevar y Lorenzo empieza a gemir más alto que yo. Cómo tengo miedo de que se corra, me levanto como puedo y le pongo mi coño en su cara para que le dé a la lengua. Él contesta bien y me hace el trabajito.

Me corro con el oral y él me pone a cuatro patas mientras aún respiro exhausta. Me endiña unas cuatro sacudidas y saca la polla para correrse sobre mi culo. Se queda reposado sobre mí y nos quedamos un tiempo así.

Enciende un pitillo, le pega una calada y me lo pasa.  Doy dos chupes rápidos y se lo acerco. Estoy cómoda ahí con él. El chaval me gusta y podría ser un buen novio. Le dejaría hacerme mil retratos si luego me folla así. Y pienso que creo que me estoy enamorando.

En ese momento suena mi móvil y me levanto en bolas a rebuscarlo en el bolso. Es del curro y descuelgo. Es mi jefe pervertido echándome un rapapolvo porque he faltado al trabajo. Ya con el whisky y el post orgasmo me suelto y le digo;

-Cierra la boca, podría estar ahora mismo en comisaria denunciándote por acoso laboral, maldito gilipollas. No no, escúchame a mí…Tú no me has dado ninguna oportunidad, eres un perdedor  inútil que se conforma con su negocio y sus putas de mierda, cabrón. No tienes ninguna ambición en la vida y te conformas con la gran mierda que te has montado. Pero yo voy a llegar lejos ¿ME OYES? ¡lejos! Lo dejo ¿ME OYES? ¡lo dejo! Me importa una mierda si pierdo el puto finiquito… VOY A LLENARME ENTERA DE COSAS GENIALES que no podrás tener en tu puta vida, perdedor enfermo. VOY A LLENAR MI CUERPO DE EXPERIENCIAS QUE NO SE PAREZCAN EN NADA A TI NI A LO QUE REPRENSENTAS.

Cuelgo y me tumbo de nuevo junto a Lorenzo que sigue fumándose el pitillo. Estoy satisfecha conmigo misma y con mi nuevo novio y soy feliz.

-¿Quién era?- me dice.

-Mi ex jefe. Lo he mandado a la mierda, me tenía ya frita. A partir de ahora todo va a ser distinto. – me abrazo a él. – por cierto, antes me has dicho que tenías un negocio, ¿de qué?

-Tengo una tienda de ropa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Dura descripción de una existencia soez, me ha encantado
    Muy bien... es de esos relatos que comienzas a leer y no puedes parar...
    Divertido, sensual y ágil el relato. Saludos Lucía
    Pues hay que felicitarle a Venerdi por pincharte, y a ti por dejarte pinchar y traernos este relato, fresco, divertido, irreverente y con tu característico toque de humor con mala leche. Me encantó.
    Me ha encantado!!!, de verdad, cuando he visto lo que duraba he dudado, no tenía mucho tiempo ahora, pero..., ha merecido la pena y ya puestos sólo tardaba un poquito más en valorarlo y decírtelo.
    Excelente relato!! No es sólo la idea, la cual es ingeniosa. Sobre todo me encanta la manera de narrar, el estilo, los pequeños sucesos y comentarios que encadenas tan bien en tus relatos. Todo lo que parece accesorio pasa a un primer plano, la "idea principal" termina siendo secundaria ante la belleza de los pequeños elementos del relato. Lo que haces me parece realmente muy bonito y muy particular. Saludos!
    Me ha gustado. Tiene su frescura y se lo zampa uno, casi sin darse cuenta. Es fácil identificarse con los personajes (en concreto, del jefe).
    Se me pasaba algo. "Nuevo documento Microsoft Word"... ya es mala leche...
    El pesado de Venerdi puede tener buenas ideas, a veces. En unos días ya va con none y contigo, yo lo lanzo y mis perritas van a por el palo (adoro esta maldad que sé que me perdonáis) Muy buen relato. Apenas se descubre en el principio el germen del relato, te has adueñado absolutamente de la personalidad de la mujer, de sus problemas, de los hechos que le ocurren y, a mi gusto, te reivindicas como escritora -lo sepas o no- con oficio. (oficio, oficio, oficio) Dos relatos en un día (el otro en el blog "480km de palabras') es una muy buena marca. Ya sabes, se escribe si uno se sienta a hacerlo, no a esperar a que lleguen las musas por correo, o wifi... Muy buen humor, especialmente al final
    Debo decir que me he imaginado que era una tienda de ropa en cuanto el tío ha dicho que tenía un negocio... Pero, joder, qué redondo, qué bueno... Me ha encantado, de verdad. Me he reído un montón leyéndolo, y me he sentido algo identificada con la prota (últimamente no sé qué me pasa que me siento identificada con todo lo que leo). Enhorabuena, te sienta bien experimentar. Maldito Venerdi y sus ejercicios...
  • www.luciaclementine.blogspot.com

    www.luciaclementine.blogspot.com

    SUPONER ESTA BIEN Ender me enseña a mentir en los relatos. Bueno, a mentir a medias. www.luciaclementine.blogspot.com

    Para suavizar los largos de últimamente www.luciaclementine.blogspot.com

    Mi primer largo. Sólo para valientes. www.luciaclementine.blogspot.com EDITADO Y CORREGIDO.

    Relato publicado en el blog www.480kmdepalabras.blogspot.com

    http://480kmdepalabras.blogspot.com.es/2013/03/los-principios-del-desencanto.html EDITADO Y CORREGIDO.

    Por favor, si hay algún psicólogo en la sala, que visite a cada uno de mis amantes. www.luciaclementine.blogspot.com EDITADO Y CORREGIDO

    Relato en plan ejercicio para salir de lo que estamos acostumbrados. Idea de inicio del texto hecha por el pesado de Venerdi.

    Aprovechando que ya a pasado San Valentín y sus cosas. http://luciaclementine.blogspot.com.es/

  • 22
  • 4.37
  • 528

Jazmín, tabaco, jack daniel's

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta