cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Obsesión, lectora
Amor |
03.07.13
  • 4
  • 4
  • 1779
Sinopsis

No sólo leemos libros, leemos mentes, aprehendemos los cuerpos de los otros en cualquier sala de lectura.

Obsesión, lectora


Le veo, no sabe que lo observo, me abstraigo, me detengo, disimulo. Me oculto y revelo. Veo en partes su rostro, su forma única, que le hacer ser: de dedos largos, cortos cabellos, labios no muy gruesos y provocadores si se les ve con tiento. Su rostro, sin expresión, como en los que me suelo fijar me invitan a penetrar en él, en sí, es una señal ¿de qué?, no lo sé pero sólo con imaginar que una idea taladra o acaricia su pensamiento se me rompe el cráneo. 

En el silencio nos conjugamos y el hecho de que no nos conocemos, se hace irrelevante en este instante que le sigo con la mirada. No puedo disimular. Eleva sus pupilas para recorrer el entorno mientras rumia una idea, nuestras miradas se encuentran por un momento, leve, pero el pudor, ese pudor que nos hace ridículos en ocasiones, lo embarga como a mí y nos obliga a bajar la cabeza y mordernos los labios para reencontrarnos de nuevo con la lectura que dejamos un instante para vernos sin máscaras, porque no tenemos en esta sala de lectura, en este lugar del mundo, la necesidad de un sustantivo que nos catalogue, porque somos tan sólo una visión pasajera, una visita, un vistazo y nada más.

Espero a que salga de la biblioteca, no me resisto y le sigo. No tengo otra opción, las piernas solas van y no disimulo, no me detengo. Entro en el ascensor, cierro la puerta, oprimo el botón para detenerlo, y él, no gesticula palabra, y evidencia no sentir lo que por él siento. Es pirotecnia lo que vivo mientras mis senos se endurecen con sus manos que palpan/recorre. Se conecta y el ascensor comienza de nuevo a seguir su marcha. Salimos pero no hacia el motel de la calle Pitches, no. No tengo la intención de acomodarme a su placer, estoy decidida a acomodarlo al mío, a mi necesidad. ¿Acaso no es una de las consecuencias directas de la inversión de roles? Por eso, subo de nuevo a la sala de lectura, y dejarlo en el pasillo en estado de shock. Deseo leer rostros, labios y páginas tan suaves como la piel, y entegarme por un instante a mi juego, a mi placer, a mi obsesión.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una mujer interesante, sin duda. Y sabe lo que quiere. Una historia original, sí. :)
    Gran relato. Es curioso, sólo me fijé en la coma del título cuando lo repasé al terminar la lectura. Es la cazadora acechante, como una leona. Saludos.
    Muy Bueno, Saludos
    Muy original y sugerente. Saludos
  • Este relato es uno de los primeros que he escrito y corregido durante meses. Los invito a que lo critiquen, y pregunto, ¿alguna vez has conocido a un hombre o mujer como Jaques?

    La poesía es un acto que nace del interior, y este poema es en totalidad subjetivo que me evoca esa decisión de guardarme en una estantería de libros ya leídos.

    Un libro que impele ser traducido; un amor destructivo entre un poeta y una lectora asesinada por él. El castigo, la ausencia y el sacrificio que busca el libro.

    En un delirio cuerdo, me ví reflejado en el papel manchado por el tintero que se ha rebozado...

    Una visión, un posición que asumo y otros asumen. No es otro cavilado que se queda emparedado, es un voz que ronda, un lente con el que es posible trasformar y crear mundos.

    una voz se agita y revolotea... la lluvia espanta el sueño y se hace corpóreo el pienso.

    Un atentado son estos versos. Un acto terrorista, algo que debe ser inmolado junto a su creador... Nota: Este es un cuadro psicológico, la radiografía de un ego.

    hace ya un tiempo que no publicaba... más no se ha dejado de seguir el dictado que hace el duendecillo/voz del interior que nos hace parir vitrales/idea... uno de ellos lo expongo a los cuervos, a sus ojos, al mundo mediático, a sus ojos... jejejjojojojujuju

    Marvin, boxeador clandestino. De su ritual somos testigos, sumergirse en la tina llena de hielo y agua para ser abducido por su búsqueda/necesidad última... y encontrar al final su rostro con otros nudillos/idea que lo consume.

    Instinto de escritor expuesto. Sombra Adicta que me arrastra a vestirme/desnudo. El papel, la idea, una reacción...

  • 21
  • 4.33
  • 571

Escritor/librero por oficio, lector por instinto.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta