cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Ofelia
Drama |
17.07.13
  • 5
  • 2
  • 1770
Sinopsis

Es posible que conozcáis a Gregory Crewdson, un extraordinario fotógrafo americano que retrata como nadie ese punto en el que la realidad -esa que tiene un toque mediocre y vulgar- se toca con la magia, en una línea similar a Hopper. Al parecer, sus fotos no están retocadas, tan sólo preparadas con una meticulosidad impresionante y un uso de la luz magistral, lo que le permite obtener resultados extraordinarios. De su serie Twilight, es la foto que inspira este relato: una mujer que flota en un salón lleno de agua.

Nació pequeña, frágil, y creció convencida de ser alguien especial, de estar por encima del mundo que la rodeaba. Su madre, atrapada en una vida mediocre y en una relación agotada, había volcado en la niña todos sus anhelos, sus ambiciones, sus sueños románticos, intentando que su hija viviera al margen del mundo vulgar y tosco en el que se movían. No le permitía jugar con los demás niños, ni salir a la calle, ni tocar nada que pudiera mancharla: quería que fuera etérea, única, como de otro mundo, pensando que al alejarla de la realidad que les envolvía le abriría las puertas de una vida mejor. Incluso al elegir su nombre, buscó escapatoria. Ofelia, sutil y delicada, enamorada sin esperanza de Hamlet. No se le ocurrió que tal vez los nombres predispongan a un destino común.

Desde muy pequeña, su angelical aspecto, su pelo negro y sus ojos violeta intenso contrastando con una piel casi traslúcida, permitieron a su madre introducirla en el mundo de la publicidad, de la fotografía y, finalmente, de la televisión. Tenía que concentrarse por completo en ese futuro. La niña sería famosa y ella, en cierto modo, también.

Los trabajos empezaron a ser cada vez más frecuentes y los días de casting, de sesión fotográfica o de rodaje, la niña no iba al colegio. Ofelia, rodeada de una nube de peluqueras, estilistas y maquilladoras, se sentía una princesa de cuento de hadas. Su madre organizaba todo y sus caprichos se convertían en realidad al instante. El mundo giraba en torno suyo, tenía todo lo que deseaba, nadie le decía que no a nada. No podía imaginar que no siempre sería así.

Cuando tenía nueve años, y previendo el desastre, el padre de Ofelia, incapaz de soportar por más tiempo aquella situación, pidió el divorcio y la custodia de la niña, alegando el abuso que suponía que dedicara tanto tiempo al trabajo con el consiguiente descuido de su educación. El juez desestimó la petición, y el hombre tuvo que conformarse con hacerse cargo de su manutención y verla los tiempos que a fuerza de repetirse, se habían tornado clásicos: un fin de semana de cada dos y quince días en verano. Durante todo el tiempo que pasó con ella nunca dejó de intentar devolver a Ofelia al mundo real, llevándola a parques llenos de atracciones, a las cuales la niña no subía; invitando a los hijos de sus amigos, con los que no sólo no jugaba, sino que los que trataba con desprecio; visitando museos, ferias, exposiciones, pueblos… buscando despertar algún interés en su hija. Pero ella permanecía ausente, ajena, hastiada y deseando marchar. Fue una tortura que duró cuatro años, hasta que, con la complicidad con su madre, la niña logró que un juez suprimiera las visitas.

Sin embargo, la vida que su madre había soñado para ella no llegó nunca. La adolescencia se llevó el ángel que tuvo durante la infancia. La cara se le llenó de granos, la piel se le oscureció, los rasgos se le endurecieron, y cuando, en torno a los veinte años había terminado su tiempo de desarrollo, se había convertido en una mujer absolutamente corriente, pequeña y demasiado flaca, de formas rectas y sin ningún atractivo especial: una mujer como tantas. Sin estudios, tuvo que aceptar un trabajo vulgar y mal pagado que le impedía llevar el ritmo de vida que estaba convencida de merecer. La frustración se hizo su más fiel compañera: ella seguía viéndose como la reina que creía ser y comportándose como tal, con aires de superioridad y desprecio hacia los demás, mirando al resto del mundo desde una atalaya inexistente.

Los hombres que se le acercaban nunca eran los que ella quería, y los que a ella le interesaban, la ignoraban. Así, se fue fabricándose una personalidad hipersensible, incomprendida del resto del mundo, rodeada de un aura de romanticismo fatuo, de amores desmedidos y sensibleros, de exigencias sin compensaciones, que ninguno de sus eventuales novios podía soportar. Esperaba con desesperación la llegada de un príncipe azul que la rescatara de ese mundo mediocre e insensible, un mundo que la trataba cruelmente. Pocos llegaban a convertirse en sus amantes, pero cuando ocurría, su frialdad, su desconsideración, sus ínfulas de princesa, esperando todo sin dar nada, conducían, indefectiblemente, al fracaso. Y cada uno de ellos era un paso más hacia la desesperanza: se sentía maltratada y herida, sin comprender el porqué de tanto daño y sin siquiera plantearse que parte de la culpa de esos fracasos podía ser suya.

Según pasaba el tiempo, acuciada por la soledad y la necesidad de encontrar ese amor que había inventado y que sólo existía en su mente, su listón masculino empezó a bajar, lo que no impidió que los fracasos se siguieran sucediendo. Al principio, la incomprensión y el asombro por los comportamientos de sus amantes fueron acompañadas de rabia e ira, pero poco a poco fueron sustituidas por la angustia y la ansiedad. Ofelia se sentía desgarrada, vejada, convencida de que nadie era capaz de percibir su exquisitez, de entender sus sentimientos, de abrir la jaula donde su pasión se mantenía cautiva. Empezó a barajar la posibilidad de poner fin a todo, cada vez más abatida, más lánguida, más apática e indolente. Sentía que el mundo la había traicionado e, incapaz de admitir sus propios errores, sus egocentrismo y sus defectos, empezó a pensar en un final acorde a la percepción tan extraordinaria que tenía de sí misma.

 Aquel viernes, al llegar de su trabajo, se desvistió de forma casi ritual, como para un baño purificador. Una vez desnuda, abrió los grifos de la bañera, luego los del lavabo, finalmente, bajó a la planta inferior para abrir los de la cocina. Subió de nuevo a su alcoba y se puso un camisón blanco, ligero, de seda, y de forma suave y teatral, se sumergió en el agua, que pronto llenó la bañera y la desbordó, uniéndose a la que manaba del lavabo e inundaba el cuarto de baño para salir al pasillo y descender por las escaleras, donde se encontraría con el agua de la cocina y que ya había empezado a llenar el suelo de la sala de estar, rodeando los maltrechos muebles de la estancia. Ofelia, salió de la bañera, bajó las escaleras y tras tomarse todas las pastillas del bote de barbitúricos, se tumbó en el suelo a esperar que la muerte le diese un final con la belleza y el brillo que ella merecía.

 Cuando, a los dos días, los vecinos, preocupados por el reguero de agua que escapaba por debajo de la puerta, avisaron a la policía y a los bomberos, éstos sólo vieron el patético espectáculo de una mujer vulgar, corriente, con la palidez de la muerte en su rostro, flotando en medio de un salón inundado en el que muebles destartalados, impersonales y grises flotaban a su alrededor.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias, Alcázar: me alegro de que te haya gustado este fotógrafo (¿verdad que es impactante?) y también el relato. :)
    Bueno primero decirte que no conocía a este tal Crewdson. He investigado un poco por internet y la verdad que las imágenes que he encontrado son espectaculares. Gracias por este aporte. En cuanto al relato pues me ha gustado mucho. Un final casi anunciado( con la imagen de crewdson te ha quedado precioso). Tal vez los padres, en ocasiones, crean monstruos infelices a su imagen y semejanza. Seguramente también el juez tiene parte de culpa. Un relato bonito, duro y con una fotografía final más que hermosa, a pesar de su dramatismo. Saludos
  • Cuando proyectamos nuestras expectativas de una persona sobre ella, estamos llamando a la puerta del fracaso.

    Demasiado a menudo nos damos cuenta de lo que tenemos cuando lo hemos perdido. Entonces, sólo nos queda vivir con ello.

    ¿Acaso es menos eterno ese amor al que la rutina no horada hasta abrir un hueco por el que se escapa?

    ¿Hasta dónde puede llegar la venganza?

    Medidas radicales.

    El padre.

    Descubrimiento.

    Vuela el tiempo

    Puede que el tiempo no sea una barrera insuperable. Primera parte.

    Una historia que podría ser tan real como cualquiera que esté pasado en este mismo momento en cualquier lugar de África.

  • 25
  • 4.54
  • 150

¿Qué decir sobre una misma? Mejor no decir nada: si alguien quiere saber de mí, no tiene más que leerme.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta