cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Off
Varios |
19.10.06
  • 3
  • 6
  • 2647
Sinopsis


Se quedaba horas y horas frente a su televisor. Se acomodaba en su sofá de dos para uno solo, (aunque cuando este le abrazaba en sus sueños, se llenaba hasta el último rincón de besos y caricias acompañándose por dos).

Se imaginaba desde el trabajo arropado por grandes brazos tapizados de azul, recostado frente a su televisor y su viejo portátil desnudo de Office, descansando sobre sus rodillas…

Al llegar a casa, arrojaba sus llaves sobre fríos metales, cuadrando el silencio de la estancia. A las nueve de cualquier reloj, restaba para otro momento cualquier atención que pudiese tener a las 8 o cualquier otro instante del día. Se centraba en la actualidad de la jornada y se enfadaba con los personajes del sumario y las secuencias completas que le mostraban, vomitando improperios a medida que alzaba su dedo amenazador contra el viejo televisor.

Se levantaba y hurgaba entre los botones de la vieja caja, creyendo que alguno de ellos solucionaría el sonido y la imagen que sus ojos no daban crédito. Creyendo que algún botón cambiaría los diálogos de esos personajes que tantas veces inquietó, creyendo que cambiaria el escenario de esas imágenes que tantas veces apenó.

- Maldita caja!! - decía. Te voy a cambiar por otra- Amenazaba sentado desde su sofá de dos.
Y cansado de ser siempre las mismas 21 horas, empezó a remplazar su viejo televisor por otros nuevos, creyendo que le traería con ellos 21 horas diferentes, de diálogos nuevos y secuencias desarmadas.

Y allí quedaron, en una esquina de la habitación, a solas, en gris, con una selección de únicos botones en “off”, sin colores y sin necesidad de volver a ver personajes, paisajes. Sin necesidad de imaginarse olores, sensaciones. Sin necesidad de sufrir las sin razones de las 21 horas de cada día…

Ahora, continúa sentado en su sofá de dos para él solo. Atado a libros y a una pastilla de chocolate…..

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta