cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Oscuridad
Varios |
15.02.15
  • 0
  • 0
  • 474
Sinopsis

Las bajas pasiones, los deseos oscuros ocultos del ser humano son sacados a la luz, y acaban destruyéndonos. -Si te ha gustado, puedes leer más en http://wwwblackraindrops-nanna-mei.blogspot.com.es/ -

Hace ya 10 años que el mundo ha muerto.

 

10 años, desde que cruzamos la línea y la realidad vomitó sangre negra y destrucción sobre nosotros. Empezó como algo excitante, divertido; jugamos a ser dioses y reafirmamos nuestra naturaleza humana volviéndonos adictos a ello. Fuimos despiadados, codiciosos. Vimos morir almas entre nuestras manos y aquello no hizo más que impulsar nuestras alas, empujándonos hacia delante. Y un día -insulso, casi inapropiado-, la encontramos. La caja de Pandora, el venenoso arché dentro de nuestros cuerpos. Seguimos los pasos de un líder muy cuestionado, tratando de llevar sus teorías más allá y, desgraciadamente, lo conseguimos. Arrastramos el inconsciente fuera de nuestros cuerpos buscando la verdad, buscando la solución a todos los problemas, y bautizamos esa ponzoñosa verdad Onkalo, como un guiño a aquello enterrado bajo multitud de capas de negación en lo más profundo, olvidando lo mortal del secreto que escondía. No pudimos soportarlo.

 

La gente llora pasiones innombrables, desprecio hacia sí mismos, desesperación, miedo.

 

Llego a casa y la miro, pero solo veo a aquella a la que adoraba cuando no conocía nada más allá de lo que alcanzaban mis ojos. Ella me mira, y ve a aquel que la sostenía en sus brazos en su más tierna inocencia. Desviamos la mirada. Nuestro amor murió con el mundo; el amor ya no existe.

Caminas por la calle y ves sombras cansadas, perseguidas por el insomnio; te preguntas si sus deseos son tan perturbadores como los tuyos. No. La vanidad, como una cucaracha tras una catástrofe nuclear, pervive, alimentándose de los fantasmas de los que ahora somos conscientes, persistiendo donde nosotros no pudimos. Aún estando destrozados, los pecados ajenos siempre serán peores que los propios. La vanidad se transforma en un falso instinto de supervivencia, en ira, y finalmente en un odio defensivo, casi animal...

 

***

 

Reí amargamente, sentado en mi vieja butaca. Una brisa plomiza bailaba lentamente a través de mi ventana, acompañada de un silencio estático y descorazonador; la ciudad se mantenía indiferente, bañada por nuestras lágrimas. Resultaba irónico que lo que no llegó a hacer aquella inminente guerra, lo lograra el conocimiento completo sobre nosotros mismos. Un descubrimiento irreversible. Pero ese era el encanto de las cosas irrefutables, absolutas; que mientras pausadamente adoptan su carácter inamovible desechan su propia belleza y la entregan a las ideas que la contradicen, haciéndonos desear algo que ya no podemos tener.

 

No era habitual que alguien se parase a reflexionar en medio de aquel escenario, y menos yo -quizás por el simple hecho de ser yo-, pero ya no importaba. Un montón de pensamientos inconexos, inadmisibles, o ´polimórficamente perversos´ bombardeaban mi mente sin enfrentamiento alguno por parte de mi cerebro. Siempre me había gustado el humor ácido. Encendí un cigarrillo y el humo se fundió en el ambiente cargado de mi despacho, contaminando una vez más mis estropeados pulmones; y por primera vez desde hace 10 años pude disfrutarlo. Dejé caer la ceniza sobre el suelo de madera, y apagué la colilla sobre la mesita. En otro tiempo. ella habría venido expresamente, guiada por el olfato y agudeza que la caracterizaban, a reprocharme este mal hábito. En otro tiempo habría fingido que me importaba. Froté con cansancio las múltiples arrugas que ocupaban mi frente, notando como un cansancio profundo y liberador me abrazaba, a la vez que cerraba poco a poco mis párpados. Mi cuerpo, insensible, pero de una forma placentera, como en esos preciosos segundos antes de un dulce sueño; se dejó llevar, caer... Hasta ese lugar donde ni siquiera tú mismo eres capaz de atormentarte. El bote vacío de somníferos resbaló de la palma de mi mano y, en la oscuridad más confortable, solo quedamos yo... y la eternidad.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.56
  • 301

Fatalista y monotemática desde 1997. http://wwwblackraindrops-nanna-mei.blogspot.com.es/

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta