cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Otro cuento de Navidad
Humor |
21.11.09
  • 4
  • 13
  • 7259
Sinopsis

Ahora que se acercan estas fechas tan entrañables, y sin que sirva de precedente, me gustaría publicar otro cuento; esta vez de Navidad. Un beso a todas, y un abrazo a los muchachotes. Hasta las uvas.

Evaristo Estruch se levantó sobresaltado aquel veinticinco de Diciembre. Había sufrido una noche agitada, inmerso en terribles pesadillas que apenas le habían permito descansar. En una de ellas, la única que recordaba, un antiguo socio ya fallecido se le aparecía y le martirizaba con una profecía de horrendas apariciones fantasmales en Navidad; algo que le recordó al fantástico cuento de Dickens con los espíritus de las navidades, pasadas, presentes y futuras. Todo le pareció muy surrealista, y aunque nunca fue una persona susceptible le dejó un punto de inquietud.

Tampoco era Evaristo un hombre especialmente avaro, al menos eso creía él.Su única conexión con el “Ebenezer Scrooge” del cuento, era quizás su cargo de Consejero Delegado en una pequeña Caja de Ahorros de la comarca y la adicción al trabajo, vicio que le recriminaban tanto su esposa como sus mejores amigos. Así que una vez hubo desayunado, despejó de su mente las tribulaciones de la noche anterior, seguramente el resultado inevitable de los excesos de la cena de nochebuena.

.- Paparruchas, pensó.

Junto a su hijo menor dedicó la mañana de Navidad a abrir los regalos que “Santa Claus” había dejado bajo el árbol, Un Papá Noel especialmente generoso aquellas navidades, a la vista de la montaña de cajas decoradas que se amontonaban bajo el brillante aveto de poliuretano del salón. En esa tarea estaba cuando sonó el timbre de la puerta. Al abrir su sorpresa inicial se fue convirtiendo en estupefacción, y esta última en un terrible presentimiento:

.- Hola primo, acabamos de llegar de Granada y nos hemos dicho, vamos a visitar al primo Evaristo, y de paso comemos juntos en Navidad con la familia. He intentado encontrar tu teléfono para llamarte antes, pero hace tantos años que no nos vemos que me fue imposible dar con él. No te preocupes por la comida, de camino a tu casa hemos comprado unas pizzas para que no te quedes corto.

Casi no podía articular palabra, ante sus ojos, en el rellano de la escalera y esperando una indicación para entrar se encontraba el primo Julián, un fantasma (en el más moderno sentido de la palabra) de juventud en su Granada natal, acompañado de su mujer y los cuatro hijos del matrimonio.

.- Por Dios Evaristo, no les dejes en la puerta, pasad, pasad…¡qué hombre! Con la ilusión que me hacía conocer a tu primo Julián.

Carmen, su esposa, una mujer encantadora con quien se casó ya hacía más de veinte años, siempre se había caracterizado por su (a criterio de Evaristo) exagerada hospitalidad. Ella tomó las riendas de la situación en un instante y el pobre Evaristo “sin ganas de ná, na más que de morirse” se veía arrastrado por el tsunami de los acontecimientos. Entre tanto, los hijos del primo Julián empezaron a saltar por el sofá, mientras su hijo intentaba proteger (sin demasiado éxito) los juguetes recién estrenados.

Aún no recuperado del golpe inicial, sonó por segunda vez el timbre de la puerta:

.- Hola vecino, ¿está tu mujer?

Era la vecina soltera del segundo. La señora Encarnación, una mujer cuya edad era mucho menor de la que aparentaba, sola en la vida, a pesar de sus denodados esfuerzos por encontrar esa media naranja que le acompañase en el devenir de su existencia, y una plaga bíblica que asolaba casas y haciendas día sí, día también. Entre sollozos y tras una breve conversación con la esposa de Evaristo, esta última se acercó a su marido y le dijo:

.- Cariño, Doña Encarnación se quedará a comer con nosotros, está sola en su casa y no sabe con quien pasar la Navidad, nadie de su familia ha querido invitarla y está con una depresión de caballo. Nos ha traído un bizcocho buenísimo. La verdad es que me he visto en la obligación de invitarla, pobre mujer…

Evaristo en un primer instante pensó en proponer al Vaticano la beatificación en vida de su esposa, pero inmediatamente le vino al pensamiento de nuevo el cuento de Dickens; el fantasma de las Navidades presentes. ¿Será verdad que existen los sueños premonitorios?

Se estaba haciendo tarde para comer, y con la familia del primo Julián y Doña Encarnación en la mesa esperando los langostinos, Carmencita, su hija, se estaba retrasando. En ese instante oyó como se abría la puerta de entrada, y Carmencita entró en el comedor, pero tampoco llegaba sola.

.- Papá he invitado a comer en Navidad a mi novio para presentároslo, D.J.y yo hemos querido que fuese una sorpresa estas navidades, Mamá ha sido nuestra cómplice y está al corriente desde hace unos días. Se llama Damián Josué y es argentino… pero podéis llamarle D.J. Trabaja pinchando discos en varias discotecas. Evaristo miró a su mujer con los ojos inyectados en sangre, en tanto esta le sonreía con complacencia y procedía a acomodar en la mesa a los nuevos comensales.

.- ¡Suegro! Esteee ¿Donde guardás vos las cervezas?

Ante sí tenía al fantasma de las Navidades futuras. Un pollo lleno de tatuajes y piercings que le miraba con una sonrisa forzada mientras daba buena cuenta de una cerveza que Carmencia diligentemente le había servido.

Hundido en su silla mientras la familia del primo comía a dos carrillos, D.J acababa con las existencias de cerveza, vinos y licores, y la vecina seguía obsequiándoles con su conferencia dramática de mujer solitaria y abandonada en Navidad, escuchó en algún programa de televisión las notas de “El tamborilero” cantado a dúo por Raphael y uno de los finalistas de Operación Triunfo VII, cerró levemente los ojos y se dispuso a celebrar la Navidad en "familia".

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me ha hecho mucha gracia, pobre Evaristo que le han colado unos cuantos listos.
    muy bueno :) me gusta leerte
    Lo de Raphael y uno de los finalistas de Operación Triunfo es realmente sobrecogedor....
    Jejjeje, no puede uno menos que reirse, Capi. Un relato tan entrañable como deberian de ser las navidades, si es que aún encierran algún significado.
    Un relato simpático y muy a tu estilo compañero, me alegra verte por aquí, entrañable historia capitán. Un saludo
    Jijiji... me ha encantado la entrada del novio argentino :-) Sabes mantener muy bien la atención del que lee. Me gusta tu estilo. Por cierto!! Respondiendo a lo que me decias en mi publicación - no he matado a nadie - pero como soy nueva.... es lo que tiene :p Ale!! a seguir escribiendo
    Me ha gustado, pero no debería: me temo que mis navidades van a ser parecidas... Me alegro de que andes por aquí.
    Muy divertido. De solo imaginarlo se me pone la piel de gallina.
    jejjejeje pobre hombre, le vino todo a la vez, sin avisar. Buen relato, Capitán¡¡¡ Besos
  • Siguiendo las instrucciones de Ender, y sin esperar a normas que pongan en evidencia mi indisciplina, escribo este relato sobre la temática que Stavros y Ender de forma magnífica han propuesto. Si os sirve para empezar estaré satisfecho, de otro modo, espero que paséis un buen rato. Toda aproximación histórica es producto de las dichosas coincidencias, o no.

    Sí, ya sé que no es Navidad, pero... ¿solo se pueden leer cuentos de Navidad en esas fechas?

    Otra vuelta de tuerca

    Este es un relato escrito en catalán y traducido posteriormente al castellano. Soy consciente de que esta es una página de relatos en español, espero que nadie se moleste, publico las dos versiones únicamente por una razón, dado que quien pueda leerlo en la lengua original creo que podrá percibir algunos matices de la ambientación y los lugares geográficos que quizás se han quedado en el tintero de la traducción. Muchas gracias.

    Si he estado tanto tiempo sin publicar es quizás porque he estado haciendo algunos encargos.

    Ahora que se acercan estas fechas tan entrañables, y sin que sirva de precedente, me gustaría publicar otro cuento; esta vez de Navidad. Un beso a todas, y un abrazo a los muchachotes. Hasta las uvas.

    Escenas de la depresión.

    Lo que no les conté en el hiperbreve

    Sí, dije que me iba... pero la inspiración ha venido y nadie sabe como ha sido. ¡ De aquí no se va ni Dios!

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta