cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
¡P… Hola, buenos días, que tal!
Reales |
01.10.15
  • 5
  • 0
  • 866
Sinopsis

¡Hola, buenos días, que tal!, ¡Joder!, que civilizado es todo el mundo nada más coge la bicicleta y empieza a circular por los caminos, seguro que si nos cruzásemos por la ciudad ni nos dignaríamos a mirarnos a la cara.

Se pone los auriculares y sale con la bicicleta de montaña por los caminos buscando alejarse del pueblo; cuando lleva 5 km empieza a cruzarse con otros ciclistas.

¡Hola, buenos días, que tal!, ¡Joder!, que civilizado es todo el mundo nada más coge la bicicleta y empieza a circular por los caminos, seguro que si nos cruzásemos por la ciudad ni nos dignaríamos a mirarnos a la cara.

Cruza el puente romano, sube la cuesta de 3 km, la ascensión al puente que cruza la autopista que están terminando,  ¡Hola, buenos días, que tal!, ¡ahhh!, si cojo la bici es para olvidarse de todo y no tener que hablar con nadie, varios km después cruza la carretera y sigue 20 km más hasta llegar a la pista de aterrizaje de avionetas.

Se baja de la bici, bebe un poco de agua, enciende un cigarro y empieza a escribir, mientras ve como aterrizan y despegan las avionetas a varios metros de él.

En ese momento pasan varios ciclista junto a el

  • No fumes que tienes los pulmones abierto por el ejercicio so bruto, dice uno de ellos mientras los demás sonríen.
  • No me queda más que un año de vida, responde el mientras piensa que no le matara en único cigarro que fuma al dia,

Termina su relato, se vuelve a montar en la bici, el primer ciclista con el que se cruza le grita

  • ¡ponte un casco que te puedes matar.
  • ¡Ahhh!, grita como respuesta, mientras piensa que al próximo que le diga algo sobre matarse le dirá: mira tío no me queda mucho de vida, y pese a que lo tengo prohibido, todos los días cojo la bici, llego hasta aquí, fumo un cigarro y escribo, solo quiero vivir lo poco que queda a mi manera.

Por suerte no se cruza con nadie durante varios km, al empezar a subir el puente se cruza con otro ciclista, ¡Hola, buenos días, que tal!; a lo que él responde ¡Hola, buenos días, que tal!, el siempre responde, pese a que siga pensando igual.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

  • 1042
  • 4.67
  • 183

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta