cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Papeles en negro, con tinta blanca
Reflexiones |
02.06.15
  • 5
  • 1
  • 602
Sinopsis

Cuando el rojo es la idea de tu sangre

Cuando me dispongo a escribir, suelo clavarme una jeringuilla al brazo y escribir en el papel con sangre, necesito que el "me hierve la sangre" sea cierto con mis sentimientos y quemen el papel. Hay veces que al hablar sobre tus sentimientos no quieres mostrárselos a nadie pero necesitas sacarlos del fondo de tu mente. Y deben arder. Deben nacer de tu sangre y morir, porque tienen vida. Bueno, al menos la vida que tú le das. ¿Le das vida a tus demonios o son ellos los que nacen y crecen solos? ¿Quizá son en realidad la gente de tu alrededor que los cuida y alimenta? Da igual, nacen en tus pensamientos y deben morir en el papel porque la destrucción y guerras que hay en tu mente no permiten que nadie te ayude. Es tu lucha y sientes cobardía al mostrar debilidad. Piensas por un momento: ¿Soy un cobarde? Quizá y aunque tu cerebro te lo discuta y te haga creer lo contrario sabes que no lo eres, pero cuando estás a punto de saltar por el precipicio, echas un paso atrás y no adelante. Te ofrecen ayuda y crees que te mienten ¿Quién te escucharía? ¿A ti? ¿Un corazón que camina con un traje hecho por lagrimas marcadas de dolor? Nunca supiste abrirte a la gente y los que te recibieron, cerraron la puerta. O su mente, no querían interrumpir sus sentimientos con los tuyos. No querían mezclarlos. No les importabas.

 

No atino en el papel. La sangre chorrea, quema y sale por el tubo con gran fuerza y disperso. No puedo escribir sobre el dolor, o quizá lo esté haciendo de una forma abstracta. A ojos ajenos es una hoja ensangrentada, algunas lagrimas y mala caligrafía con muchas manchas. Es curioso que con más sangre en la ropa, en la cara; con un aire odioso, triste y lleno de rabia, comience a reír con locura delante de esas personas. Delante de cada uno que me llama loco al no entender mi sufrimiento. Les cuento mis teorías, mis mentiras, las verdades, el dolor y la felicidad, los engaños, mis ganas de desaparecer. Cosas que alguien que no ha pasado más allá del fondo de sus sentimientos nunca entenderá.  

A veces me planteo la situación del acantilado y saltar. No volver a dar un paso atrás por cobardía.

A veces me planteo saltar

 

 

 

 

 

 

                                             para no volver a caer.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta